Rajoy ante Mas: No se puede mejorar "sin ser grandes y trabajar juntos"

Rajoy define a España como "un gran equipo, plural y distinto"

Elogia ante Mas el papel de Cataluña como lugar de convivencia

Anuncia una nueva "oleada" de inversiones del sector del automóvil en España de 1.000 millones

Mas elude el debate soberanista y reclama el Corredor Mediterráneo

nacional

| 10.05.2013 - 08:29 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha advertido este viernes en Barcelona, ante la mirada del presidente de la Generalitat, Artur Mas, de que "sin ser grandes y trabajar juntos" no es posible aspirar a mejorar. "No podemos aspirar a nada grande, sino somos grandes", indicó.

"Yo creo que nuestro país es un gran equipo, plural, distinto en muchas cosas, pero un gran equipo trabajador, abierto y solidario", ha afirmado en su intervención en un almuerzo con el sector de la automoción antes de inaugurar en la Fira de Barcelona el Salón Internacional del Automóvil.

Rajoy ha reivindicado Barcelona como un ejemplo de la aportación que la industria del automóvil ha hecho para la convivencia e integración social, y ha defendido que los emigrantes que llegaron a Cataluña a buscar trabajo en este sector contribuyeron a crear la identidad de Cataluña: "No solo entregaron su esfuerzo; se integraron y enriquecieron el tejido social hasta hacer lo que es hoy".

El jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, ha elogiado el papel de Cataluña "como un punto de encuentro, un lugar de convivencia y un espejo de la pluralidad de España".

Además, ha señalado que los emigrantes que llegaron a Cataluña para trabajar en las industrias recibieron "la cálida acogida de una sociedad abierta e inclusiva" que les permitió contribuir al progreso de Catalunya y establecer su futuro y el de sus hijos.

NUEVA OLEADA DE INVERSIONES EN EL SECTOR DEL AUTOMOVIL

Rajoy, ha anunciado una nueva oleada de inversiones por más de 1.000 millones de euros de la industria automovilística en España, que "se concretarán próximamente", y ha destacado su importante efecto multiplicador.

Rajoy ha realizado este anuncio durante su intervención en un almuerzo en Barcelona con representantes del sector antes de inaugurar el 37 Salón Internacional del Automóvil, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas; el ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria; el de Interior, Jorge Fernández; el secretario general de Industria y de la Pequeña y Mediana Empresa, Luis Valero.

"En total hablamos de 5.000 millones de euros comprometidos en poco más de un año por una industria, la del automóvil, que está haciendo de nuestro país la punta de lanza en su firma apuesta europea", indicó el presidente del Gobierno.

Ha aplaudido las inversiones de multinacionales automovilísticas y ha considerado que es la demostración "más elocuente de que fuera de las fronteras se ve a España como un país para invertir".

El presidente ha asegurado que el sector del automóvil es "una prioridad máxima" para el Gobierno central, por lo que se ha comprometido a mantener las medidas de impulso como el Plan PIVE mientras la industria lo siga reclamando y las restricciones presupuestarias lo permitan.

Ha defendido las reformas emprendidas por el Gobierno, especialmente la laboral, y ha reivindicado que está ayudando al sector de la automoción a ser más competitivo: "Si un sector está sabiendo sacar provecho de las posibilidades de la reforma laboral es el del automóvil".

MAS ELUDE EL DEBATE SOBERANISTA Y REIVINDICA EL CORREDOR MEDITERRANEO

Por su parte, el presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha eludido el debate soberanista ante el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, y ha reclamado que se desbloquee este año el Corredor del Mediterráneo porque sectores claves para Cataluña, como el automovilístico, lo necesitan "como el pan".

Ante representantes del sector del automóvil, Mas ha pronunciado un discurso de unos diez minutos centrado en la economía del motor, sin ninguna referencia al debate soberanista.

"Esperemos que sea el año clave, final y definitivo en cuanto a desbloquear el Corredor (ferroviario), lo necesitamos como el pan porque no se puede pensar en una industria exportadora integrada en Europa si no tenemos estas infraestructuras", ha afirmado el presidente catalán.

"No las hemos tenido durante muchos años, si tuviera aquí al lado madera la tocaría, pero parece que este año ya va a ser el definitivo del Corredor del Mediterráneo, que marcará un antes y un después", ha agregado Mas.

Rajoy ha dicho, en su discurso posterior, que el corredor es una "prioridad" de su ejecutivo pese a las dificultades económicas y que espera poder participar en su inauguración.

El presidente catalán ha recordado que Cataluña concentra el 25 % de la actividad del sector de la automoción en España y que, en el ámbito de los componentes, ese porcentaje se eleva al 40 %.

"SE HA GANADO COMPETITIVIDAD"

Mas ha explicado que tiene sentido que se "concentre la potencia de fuego" en Barcelona como un único salón del motor en España y ha defendido que, pese a que en los últimos 4 o 5 años el tejido industrial "se ha desgastado", en los últimos tiempos se está ganando "competitividad".

Existe aún, según el presidente catalán, el problema de que el mercado doméstico no despierta, por lo que, a su entender, se debería apostar por las ayudas a la compra de vehículos, que animarían el consumo al tiempo que beneficiarían al sector del automóvil y a las arcas publicas, por la recaudación de impuestos.

Ambos han departido cordialmente mientras se realizaba la foto de familia entre los invitados, en la que Mas ha protagonizado la anécdota al sufrir un pequeño tropiezo que ha obligado a sujetarle al propio Rajoy y al ministro del Interior, Jorge Fernández, para evitar una posible caída.

Tras el almuerzo en un hotel, Rajoy y Mas se han trasladado a la Fira de Barcelona para inaugurar el Salón del Automóvil.

El encuentro de los dos presidentes se ha producido en pleno auge del debate soberanista después de que el Tribunal Constitucional (TC) aceptara el recurso estatal y suspendiera cautelarmente la declaración de soberanía del Parlament, y minutos después de que la vicepresidenta del Ejecutivo central, Soraya Sáenz de Santamaría, anunciase que la Abogacía del Estado estudiaba también impugnar la comisión parlamentaria de 'derecho a decidir'.