Rajoy agradece los sacrificios a la sociedad y pide comprensión y solidaridad

"Si no hubiesemos tomado esas medidas hoy estaríamos infinitamente peor"

Dice que 2013 será un año "muy duro", pero espera que empiece a mejorar en la segunda mitad

Su "mayor éxito" no ha sido evitar el rescate sino "corregir el rumbo" en las cuentas públicas

nacional

| 28.12.2012 - Actualizado: 17:01 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha agradecido hoy a la sociedad que haya aceptado los sacrificios "necesarios e inevitables" que ha provocado la crisis, en especial a los funcionarios públicos y a los pensionistas, y ha pedido a los españoles "comprensión y solidaridad"

"No voy a pedir paciencia, porque ya los españoles han tenido mucha, tampoco confianza ciega, porque los políticos nos debemos al escrutinio diario de lo que hacemos", ha manifestado Rajoy, quien ha reclamado "comprensión" para aplicar medidas que, aunque no gusten son "imprescindibles" y "solidaridad" para entender que "todos tenemos que aportar algo del sacrificio común para remontar nuestros problemas.

En la rueda de prensa de balance del año en el Palacio de la Moncloa, el jefe del Ejecutivo ha añadido que "aunque no todos puedan notarlo" las medidas adoptadas en este año y cuyo único objetivo es crecer y crear empleo "ya están dado algunos frutos".

Rajoy ha comenzado su comparecencia reconociendo que "las cosas han sido más difíciles de lo que esperábamos" y ha admitido asimismo que las políticas que ha desarrollado "no producen efectos instantáneos".

"Sabemos que mucha gente está impaciente, son cinco años de la más larga e intensa crisis que haya padecido este país en las últimas décadas, sabemos que mucha gente se está dejando llevar por el escepticismo, cuando no por la desesperanza, que mucha gente se siente decepcionada, por la falta de resultados", ha continuado.

INEVITABLE

El presidente del Gobierno ha insistido en que era "necesario e inevitable" adoptar esas medidas y ha dicho que, si no hubiera sido así, "los españoles estaríamos en una situación muchísimo peor".

Ha expresado entonces su "elogio" a la sociedad española que "mayoritariamente, se enfrenta y acepta los sacrificios", a la "moderación" que ha mostrado "la inmensa mayoría" de los ciudadanos y a su "voluntad por mantener el espíritu de cohesión y de solidaridad en las dificultades".

Rajoy ha hecho una "mención especial" a los funcionarios públicos, a los que el Gobierno ha pedido "grandes sacrificios", así como a los pensionistas, a los que no ha "podido" actualizar la pensión en la cuantía en la que hubiese "deseado".

"Aunque no todos puedan notarlo, esta política ya está dando algunos frutos", ha asegurado el jefe del Ejecutivo, "tanto en términos económicos" como en términos de "recuperación de la confianza y el reconocimiento de nuestros socios europeos y de los mercados financieros internacionales".

Rajoy ha insistido en varias ocasiones en que 2012 ha sido un año "muy difícil" para la "inmensa mayoría de los españoles" y en que "gracias a la corrección del rumbo" en la política económica y al "sacrificio realizado", no se verán "obligados a enfrentarse a otros mayores".

Sin embargo, ha hecho hincapié en que "no hay que engañarse ni intentar engañar a los españoles" porque "tenemos todavía por delante un año muy duro (2013) especialmente en su primera mitad".

Rajoy, ha asegurado que intentará que no se superen los seis millones de parados, no volver a subir el IVA y eliminar en 2014 el gravamen complementario del IRPF que se creó a finales de 2011.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, reconoció este viernes que la decisión más difícil que ha tomado en su primer año de mandato ha sido la de "contravenir el programa electoral" con el que se presentó a las elecciones generales en 2011.

En este capítulo de medidas podrían englobarse la subida del IRPF, el incremento del IVA y la subida de las pensiones por debajo de la inflación con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo para los jubilados.

"NECESITAMOS QUE LA GENTE SE JUBILE CON ARREGLO A LA EDAD QUE MARCA LA LEY"

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, afirmó este viernes que el Gobierno abordará en el marco del Pacto de Toledo la sostenibilidad del sistema de pensiones, y destacó que "necesitamos que la gente se jubile con arreglo a la edad que marca la ley". Rajoy defendió que "si hay una prioridad básica en el gasto público español son las pensiones".

El responsable del Ejecutivo indicó que sólo hay que mirar los datos sobre jubilaciones para observar que sólo alrededor del 50% de los trabajaores se jubilaron a los 65 años, y agregó que el sistema necesita más cotizantes pero también que los ciudadanos dejen de trabajar a la edad que fija la ley y no antes.

"Es importantísimo, es capital que haya cotizantes", reiteró Rajoy, para agregar que "no pensamos aumentar más la edad de jubilación", pues "necesitamos que no se jubilen a los 55, 60 ó 62". Así, subrayó que lo que "más nos importa es que haya una edad de jubilación que se cumpla", porque hay nueve millones de pensionistas cuyos ingresos se sustentas en las cotizaciones de 17 millones de afiliados a la Seguridad Social.

Sobre materia de jubilaciones anticipadas, el Gobierno ha presentado una propuesta en noviembre en el Pacto de Toledo que "está debatiéndose", dijo Rajoy, quien agregó que "a partir de ahí llevaremos el debate sobre la sostenibilidad de las pensiones".

Además, defendió que el Ejecutivo ha subido todas las pensiones un 1%, y que el año que viene las más bajas se incrementarán un 2%.

NO SE FLEXIBILIZARÁ EL OBJETIVO DE DÉFICIT DE LAS AUTONOMÍAS

El presidente del Gobierno ha aclarado que el Gobierno no tiene "ninguna intención" de flexibilizar el objetivo de déficit de las comunidades autónomas, una reclamación de varias autonomías pero defendida especialmente por el consejero catalán de Economía, Andreu Mas-Colell.

Rajoy ha subrayado que las administraciones no pueden seguir gastando más de lo que ingresan, porque "eso lleva inevitablemente a quebrar" y porque es un dinero "que hay que pedirlo" en los mercados, con los problemas que acarrea. "Tenemos que tomárnoslo en serio", ha añadido.

Asimismo ha explicado que confía en "no tener que llegar" a la intervención de ninguna autonomía, por incumplir los planes de ajuste aprobados que deben conducir al objetivo de déficit aunque ha aclarado sin embargo que en las previsiones de la ley de estabilidad presupuestaria,se abre la puerta a esa intervención. Dicho todo esto, Rajoy ha reconocido el "gran esfuerzo" de todas las administraciones para embridar el déficit y los beneficios que tiene, porque además de pagar deudas, se comparte un objetivo común de tener "cuentas públicas sostenibles". En esta línea irá el nuevo Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) de 2013, que volverá a refinanciar deuda extranjera de las autonomías y les ayudará a pagar a sus proveedores.

MANO TENDIDA A MANOS, PERO SIN DESVIARSE DE LA DEFENSA DE LA CONSTITUCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha reiterado que mantiene "tendida la mano" al diálogo y que está dispuesto a "acomodar mejor las demandas de diversidad", pero también ha sentenciado que conoce sus responsabilidades como presidente, las "lealtades" a las que se debe y el "papel" que le corresponde "en la defensa de la Constitución", en referencia a al anuncio del Gobierno catalán de convocar un referéndum independentista.

"Y no me desviaré de ninguna de ellas. Mantengo tendida la mano al consenso, pero siempre en el marco que delimita la Constitución", ha subrayado el jefe del Ejecutivo, quien no ha mencionado a Artur Mas en su intervención inicial. Sí ha dicho después, ante las preguntas de los periodistas, que cuando el presidente catalán quiera verle, le recibirá "con mucho gusto".

Rajoy ha subrayado la necesidad de que todos los esfuerzos del país se concentren en la salida de la crisis económica y en lo que une a unos y otros. "Podemos mejorar sin duda muchas cosas, recomponer consensos debilitados, acomodar mejor las demandas de diversidad, pero respetando reglas y procedimientos, con lealtad recíproca y primando lo que nos une sobre lo que nos separa", ha añadido