Rajoy agradece el esfuerzo de los españoles en una etapa difícil

"2014 será el año del inicio de la recuperación económica en nuestro país"

Dice que perseverará en las reformas porque "queda mucho camino" por hacer

Rajoy recuerda a Mas que no le puede pedir que disponga de soberanía nacional

nacional

| 27.12.2013 - 13:39 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado que 2014 será el año del inicio de la recuperación, después de que el 2012 fuera el ejercicio del ajuste económico y de que 2013 haya sido el año de las reformas del Gobierno. "Hoy puedo decir que 2014 será un año mucho mejor, con más actividad y más crecimiento de la economía", ha señalado tras el último Consejo de Ministros y después de comenzar su intervención con un reconocimiento "expreso" a todos españoles por su "comprensión, sentido común, coraje y responsabilidad" para afrontar el final de esta etapa "tan dura, larga y difícil".

El jefe del Ejecutivo ha hecho un repaso del 2013, un ejercicio en el que el país ha conseguido "dejar atrás" la recesión y en el que la economía ha vuelto a crecer en el segundo semestre, aunque sea de forma modesta. "Estamos en condiciones de afirmar que hemos asistido a un claro cambio de la situación", ha dicho.

Se ha referido a alguno de los logros conseguidos, como el mayor control de las cuentas públicas en todas las administraciones, que resulta "absolutamente imprescindible" y ha asegurado que el Gobierno no puede relajarse y "echar a perder el enorme trabajo realizado", aunque los esfuerzos "más duros" ya se hayan hecho.

De la misma forma, ha resaltado medidas como el Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) y el plan de pago a proveedores, dos mecanismos diseñados para ayudar a las comunidades y entidades locales que han movilizado más de 105.000 millones y han evitado la pérdida de 400.000 empleos y la caída de tres puntos en PIB en 2013, además de la quiebra de muchas instituciones públicas.

Por otro lado, ha resaltado el "extraordinario" incremento de la inversión extranjera en España a lo largo del ejercicio y las "históricas" cifras de crecimiento de las exportaciones, con un incremento medio en octubre superior al 6%. Además, ha confiado en que la recuperación de Europa permita mantener la fortaleza del sector exterior en los próximos meses.

Esta corrección de los algunos de los grandes desequilibrios de la economía, según Rajoy, ha permitido una reducción drástica de la prima de riesgo y una mejora de la percepción de España en todos los mercados, como prueba el hecho de que las tres agencias de rating (Moody's, Fitch y Standard & Poor's) hayan revisado al alza su perspectiva de España. En este sentido, ha recordado que hace un año, en una rueda de prensa similar, se le preguntaba por la posibilidad de que España necesitara un rescate, una pregunta que hoy por hoy está "fuera de lugar" después de que el país haya recuperado la credibilidad perdida.

Aunque ha reconocido que estas cifras aún no llegan con "plenitud" a la vida diaria de los españoles, ha asegurado que tienen consecuencias importantes, ya que el hecho de que el IPC suba sólo unas décimas es bueno para todos los españoles, especialmente para los pensionistas, que no han visto mermado su poder adquisitivo.

VALORA LAS REFORMAS PUESTAS EN MARCHA

Pese a que se ha mostrado convencido de que 2014 será un año "mejor", ha reconocido que no se siente satisfecho del todo porque el objetivo global de la legislatura, crecer y crear empleo, aún está lejos del nivel que se persigue. "No puedo ni mucho menos considerarme satisfecho con la situación", ha dicho.

En concreto, preguntado por la valoración de las medidas concretas, Rajoy ha dicho que se siente orgulloso del cambio de percepción del país que se ha visto tanto fuera como dentro de España, puesto que en el primer Consejo Europeo al que asistió como presidente se encontró una situación muy difícil en la que sólo se hablaba del rescate de España y de todos sus problemas. "Ahora ya no se habla de eso, sino de la recuperación", ha aseverado. En concreto, ha dicho que se siente "orgulloso, aunque no satisfecho" porque el Gobierno y toda la sociedad "ha dado una gran batalla" en el tema económico y ha logrado un cambio importante de la percepción del país.

En cambio, ha reconocido que no se sintió "especialmente contento" al subir los impuestos, ni al quitar una paga extra a los funcionarios ni al tomar medidas como la congelación del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), puesto que se trata de decisiones que "no gustan a nadie".

"A todos nos gusta gobernar en época de bonanza", ha dicho Rajoy, tras recordar, sin embargo, que los gobernantes tienen la obligación de dar respuesta a los problemas de un país. En este sentido, ha vuelto a reconocer que queda mucho por hacer y ha resaltado la importancia de contar ya con un camino marcado. "Espero que lo recorramos juntos y con éxito", ha señalado.

De hecho, ha garantizado que el Ejecutivo perseverará en las reformas porque "queda mucho camino" y el Gobierno no va a "desfallecer" ahora que empieza a recoger los frutos de las reformas. "Al Gobierno no le faltará el ánimo y estoy absolutamente convencido de que a los españoles tampoco", ha concluido.

LA CONSULTA SOBERANISTA DE CATALUÑA NO SE CELEBRARÁ

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha asegurado una vez más este viernes que no se celebrará la consulta soberanista en Cataluña, una iniciativa que considera que sólo genera "incertidumbre, inestabilidad y fractura social". "Esa consulta es contraria a la Constitución, por tanto, no puede celebrarse. Lo que algunos pretenden, y no pueden conseguir, dañaría enormemente a toda España, pero especialmente a Cataluña", ha sentenciado Rajoy en rueda de prensa en Moncloa para hacer balance del año.

Por ello, el jefe del Ejecutivo ha prometido que trabajará "sin descanso para defender un modelo de convivencia" que, según ha remarcado, ha proporcionado a España "el mayor periodo de estabilidad y desarrollo democrático" de su historia. "Dedicaré todos mis esfuerzos para evitar que los catalanes y el resto de españoles se vean perjudicados por una iniciativa que sólo ha conseguido generar incertidumbre, inestabilidad y fractura social", ha subrayado.

Rajoy ha dicho que está "dispuesto a hablar con todo el mundo", algo que ha puntualizado "siempre ha hecho", pero ha precisado que no se le puede pedir algo que no puede hacer y eso, ha comentado, "lo sabe quien decidió abrir un camino" sabiendo cual era su respuesta.

Tras asegurar que da importancia al debate en Cataluña, ya que si no se lo hiciera "sería un irresponsable", Rajoy ha descartado hacer un referéndum en toda España.

Preguntado por las declaraciones de Mas asegurando que los catalanes viven como "inquilinos de un casero hostil", en referencia al Estado, Rajoy no ve así la relación. Ha señalado que cuando él va a Cataluña no ha tenido ningún problema y no ha apreciado que exista una "relación hostil" ni entre el Gobierno con la Generalitat ni entre las personas.

"Como español me siento muy orgulloso de mis compatriotas de Cataluña que han hecho mucho por este país, como también hemos hecho muchos otros que no somos de allí", ha remachado.

Rajoy ha reiterado que la consulta soberanista "es contraria a la Constitución" y por tanto "no puede celebrarse". Por el contrario,ha defendido los más de 30 años de vigencia de la Constitución que "ha generado una de las mayores etapas de progreso de la historia".

Ha añadido que los que algunos pretenden pero no pueden conseguir "dañaría enormemente a toda España pero especialmente a Cataluña".