Rajoy advierte a Mas de que la consulta es "ilegal" y no se va a celebrar

Mas dice que hay "un clima de diálogo abierto" y mantiene la consulta "legal"

Rajoy dice a Mas que la consulta "ni se puede celebrar ni se va a celebrar"

El presidente catalán remarca que no tiene un 'plan B' y que sólo se plantea la consulta

Interrumpen la rueda de prensa de Mas sobre Rajoy con "Vivas a España"

Rajoy y Mas se ven en Moncloa por quinta vez, dos de ellas en secreto

nacional

| 30.07.2014 - 07:34 h
REDACCIÓN

Mariano Rajoy y Artur Mas han abierto hoy una vía de diálogo pese a constatar que sus posiciones sobre la consulta son irreconciliables, ya que mientras el presidente del Gobierno ha garantizado que ni puede ni va a celebrarse, el de la Generalitat ha asegurado que no tiene un plan B y la convocará para el 9 de Noviembre.

Durante dos horas y cuarto Rajoy y Mas han intercambiado puntos de vista sobre esa consulta y sobre otros asuntos en una reunión en el Palacio de la Moncloa que era la primera en casi un año pese a que ambos han coincidido en diversos actos tanto en Madrid como en Barcelona.

POSICIONES IRRECONCILIABLES RESPECTO A LA CONSULTA

Sus posiciones respecto al referéndum que pretende Mas no se han movido un ápice respecto a lo que han venido defendiendo, y, así, el presidente de la Generalitat ha asegurado en rueda de prensa que no tiene prevista ninguna alternativa a la consulta y que ésta es la que ofrecería una solución "estable" y "duradera" al encaje de Cataluña en España.

Sin concretar nada respecto a lo que puede decidir en el futuro, Mas ha explicado que si se obstaculiza la consulta, se pasará a otra "fase" y ha reconocido tener la "impresión" de que Rajoy impugnará la ley de consultas que tramita el Parlament."No me ha dicho explícitamente que la llevará al Constitucional pero a buen entendedor pocas palabras bastan", ha señalado.

Las palabras de Rajoy no dejan lugar a la duda según el comunicado que ha hecho público la Moncloa exponiendo el mensaje que ha trasladado al presidente de la Generalitat.

Esa consulta, le ha dicho, "ni se puede celebrar ni se va a celebrar", al tiempo que le ha recordado que esa posición es compartida tanto por el Tribunal Constitucional como por la inmensa mayoría del Congreso de los Diputados.

Mariano Rajoy ha advertido a Mas de los riesgos de la inestabilidad política para el incipiente proceso de recuperación de la economía.

El presidente del Gobierno ha expuesto al de la Generalitat su disposición a seguir colaborando "franca y lealmente" en todo aquello que beneficie a los ciudadanos de Cataluña desde el reconocimiento de su contribución al progreso general de España.

Rajoy se ha comprometido a estudiar "con ánimo constructivo" el documento con diversas propuestas que sobre otras cuestiones le ha hecho llegar el presidente de la Generalitat.

Incluso ha planteado a Mas la conveniencia de colaborar de manera más intensa en lo que, a su juicio, es la principal prioridad de los catalanes y del resto de españoles: consolidar y acelerar la recuperación económica que permita una creación intensa de puestos de trabajo.

Rajoy también ha asegurado a Mas su compromiso con el mantenimiento y correcto funcionamiento de los servicios públicos esenciales.

MAS: SI EL ESTADO DECIDE ENTORPECER LA CONSULTA ENTRARIAMOS EN UNA FASE DISTINTA

El presidente de la Generalitat ha aseverado que, aunque es "difícil", seguirá intentando hacer la consulta de acuerdo con el Estado, y ha remarcado que está "decidido" a llevarla hacia adelante porque hay una "base legal" y una "amplia mayoría parlamentaria" sobre la pregunta y la fecha. Al mismo tiempo, ha lamentado que por parte del Ejecutivo central "no hay una propuesta alternativa más allá de decir que es ilegal".

En una conferencia de prensa de una hora y media de duración, Mas ha mantenido la hoja de ruta soberanista, con la voluntad de celebrar la consulta el 9 de noviembre de forma acordada con el Estado y dentro de un marco legal.

El presidente catalán, que ha respondido a preguntas en catalán y castellano, ha subrayado, sin embargo, que "no se acaba todo el 9 de noviembre" y si el Estado decide "entorpecer del todo" la consulta "entraremos en una fase distinta", sin desvelar si convocará elecciones anticipadas de tipo plebiscitario.

Pese a la falta de acuerdo en la consulta, Mas ha dejado una puerta abierta a la negociación para una salida "civilizada". "Podría haber dicho que aquí se termina todo pero hay un clima de diálogo abierto", ha remarcado el presidente catalán, que ha planteado hasta 23 asuntos distintos a la consulta a Rajoy, de los que ha dicho que, en algunos casos, podría haber acuerdos antes de final de año.

Mas ha dejado también la puerta abierta a posibles "terceras vías", y, aunque Rajoy no le ha propuesto nada en concreto, ha explicado: "volver a proponer una tercera vía -desde Cataluña- para que estemos donde estamos no tiene mucho sentido", pero "si la propone el Estado, la estudiaremos".

Preguntado por la respuesta internacional al proceso soberanista y a la consulta que impulsan CiU, ERC, ICV-EUiA y CUP, ha dicho que los países europeos esperan que haya "una solución dentro de España" y "no sentimos que nos den la espalda".

Tras su cita en la Moncloa, el presidente de la Generalitat ha asegurado que informará del contenido de la reunión a estos cuatro grupos del Parlamento catalán con los que pactó la consulta del 9N.

INTERRUMPIDO DURANTE SU CONFERENCIA

La conferencia de prensa ha sufrido una interrupción al inicio cuando un hombre, desde fuera de la sala, ha lanzado varios gritos en catalán de "Visca Espanya" (Viva España).

Antes de la conferencia y ante la puerta del centro cultural Blanquerna, en donde había un furgón policial, también había un hombre con dos letreros que versaban: "Pujol y Mas roban de más" y "Los Pujol y compañeros, bien juzgados a prisión".