Rajoy asume la dificultad de gobernar, pero lo intentará y pide buscar acuerdos

"Tengo una gran responsabilidad, pero no seré el único"

Admite que llevará un discurso de investidura al Congreso "adecuado a la nueva situación"

"Al final las decisiones que afectan a España las tienen que tomar los 350 diputados"

Sáenz de Santamaría confirma que Rajoy está preparando el discurso de investidura

Ha subrayado la importancia de ser "prudentes", a la espera de la decisión del PSOE

nacional

| 21.10.2016 - 14:11 h
REDACCIÓN

El presidente del Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, ha asegurado que una legislatura sin mayoría absoluta, "a lo mejor por ser difícil" puede convertirse "en una gran oportunidad para dejar resueltos algunos de los grandes retos" del país para el futuro, y ha asegurado que buscará el acuerdo. En rueda de prensa tras la reunión del Consejo Europeo, Rajoy ha asegurado que si el Rey le propone candidato y es elegido, se abrirá una etapa política en la que todos los partidos tendrá que hacer "un mayor esfuerzo" para entenderse y "ceder en los planteamientos máximos".

Rajoy no ha querido hablar de lo que sucederá en el Comité Federal del PSOE del domingo, en el que se decidirá la abstención o no en el Congreso ante su investidura, y ha reiterado su respeto al proceso interno de ese partido. Pero dicho esto, ha admitido que si finalmente tiene el encargo de presentarse ante el Congreso, tendrá que "adecuar el discurso a la nueva situación" para lograr más votos a favor o las abstenciones que le permitan ser elegido.

"Esta es una legislatura en la que todos tendremos que hacer mayor esfuerzo para entendernos, buscar acuerdos y ceder en nuestros planteamientos de máximos. Si hay buena voluntad por parte de todos, hay que incidir en los asuntos en los que hay más posibilidades de acuerdo y dejar de lado aquellos en los que el desacuerdo es muy difícil de superar", ha dicho.

LA RESPONSABILIDAD TAMBIEN ES DE LOS 350 DIPUTADOS

No ha querido así adelantar qué pasará con los próximos Presupuestos del Estado, ante los que el PSOE ya anuncia el voto en contra, y ha subrayado que va a intentar gobernar porque "no es la primera vez" que un Ejecutivo está en minoría parlamentaria. "Tengo una gran responsabilidad si se produce la investidura, pero no seré el único, porque al final las decisiones que afectan a España las tienen que tomar los 350 diputados", ha agregado, para subrayar en este punto que la legislatura puede ser una "gran oportunidad".

El presidente ha insistido en que sigue defendiendo la gran coalición como el mejor gobierno para el momento actual, pero que ya no insiste en este camino porque es evidente que no lo quiere el PSOE. "Era una excelente oportunidad para que se produjera un cambio como nunca en España, que por primera vez en 40 años estuvieran en coalición los partido que tradicionalmente se alternaron en el poder", ha subrayado.

En cuanto a la organización de su futuro gobierno, Rajoy ha asegurado que no ha pensado en ello "ni un minuto" porque no ha recibido el encargo de presentarse a la investidura. En cualquier caso, ha zanjado que quien primero conocerá los nombres de los ministros será el Rey. "No le diré nada a nadie antes de hablar con su majestad el Rey", ha puntualizado.

El presidente del Gobierno en funciones ha admitido que "algunos" de sus colegas le han preguntado en Bruselas por la situación en España y ha confirmado que les ha explicado los próximos pasos --el Comité Federal del PSOE el domingo y la ronda de consultas con el Rey el lunes y martes-- de cara una investidura en España que evite la celebración de elecciones. Así, Rajoy ha mantenido intercambios sobre la situación en España con la canciller alemana, Angela Merkel, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, portugués, Antonio Costa y luxemburgués, Xavier Bettel, según han explicado a Europa Press fuentes diplomáticas.

SÁENZ DE SANTAMARÍA: "HABRÁ QUE EMPEZAR A TRABAJAR, DIALOGAR Y HACER ESFUERZOS"

La vicepresidenta del Gobierno en funciones, Soraya Sáenz de Santamaría, ha confirmado hoy que el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, está preparando su discurso para el debate de investidura, en previsión de que se celebre la próxima semana. "Clarísimamente, vamos, es lógico, hay que prevenir", ha admitido Sáenz de Santamaría en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros, al ser preguntada sobre si Rajoy estaba trabajando en su discurso de investidura.

Ha insistido, en este punto, en que, aunque no dependa del PP que haya o no debate, sino de que el PSOE finalmente decida facilitar la investidura, es un asunto importante y requiere una preparación previa. "Los plazos son los que son, y estas cuestiones son importantes y hay que prepararlas", ha insistido Sáenz de Santamaría, quien no ha querido adelantar una fecha para la celebración del debate con el argumento de que esa decisión es competencia de la presidenta del Congreso, Ana Pastor.

"Según el Parlamento nos convoque, nos organizaremos nuestra propia agenda", ha señalado la vicepresidenta. "Nosotros nos amoldaremos", ha reiterado. Además, ha subrayado la importancia de ser "prudentes", teniendo en cuenta que el próximo domingo el PSOE tiene que adoptar una posición para ver si se puede "consumar esa investidura" y que el Gobierno no va a interferir en ese proceso de los socialistas.

Fiel a su "esencia", Sáenz de Santamaría tampoco ha querido pronunciarse sobre si se ve con fuerzas para repetir en un hipotético gabinete de Rajoy: "No me voy a merendar en esta rueda de prensa del Consejo de Ministros la cena", ha bromeado. Lo que sí ha adelantado, si finalmente hay Gobierno, es que será una legislatura colaborativa, en la que habrá que "empezar a trabajar, dialogar, hacer esfuerzos", porque la responsabilidad de lo que pasa en España "es de todos".

Y por Rajoy "no va a quedar", porque "hará todos los esfuerzos y explotará al máximo la capacidad de diálogo", ha asegurado la vicepresidenta, en cuya opinión el objetivo de todos debe ser recuperar "el tiempo perdido" y dar estabilidad política, económica e institucional a España "después de diez meses de bloqueo político".

Entre los temas que el Ejecutivo quiere negociar están los presupuestos generales del Estado (PGE) de 2017, un asunto sobre el que ha prometido dialogar pese a las palabras del presidente de la gestora del PSOE, Javier Fernández, quien hoy ha afirmado que ve "muy difícil" que su partido pueda apoyar las cuentas del próximo año en caso de que Rajoy sea investido.

"No lo veo en realidad en este contexto", ha asegurado Fernández.

Sáenz de Santamaría le ha replicado que los PGE y los presupuestos del conjunto de administraciones que constituyen el Estado son "una parte crucial del PIB, de la riqueza del país". "Y todos tenemos que ser muy responsables a la hora de decidir su gestión y su empleo", ha advertido.

No ha querido confirmar si ha habido nuevos contactos entre Rajoy y Fernández posteriores a las conversaciones telefónicas que mantuvieron poco después de la creación de la gestora socialista, el pasado día 1, y de que ambos se vieran en los actos de la Fiesta Nacional, el 12. "Practicamos la prudencia, y eso es a decisión del consumidor", ha remachado la vicepresidenta para recordar que la premisa de Rajoy es que se hacen públicos los contactos si la otra parte lo quiere así.

Javier Fernández, en declaraciones en RNE, ha explicado que en la conversación que mantuvo con Rajoy hace unos días le trasladó que la gobernabilidad pasa por "la investidura y por la estabilidad", pero que el PSOE sólo apoyará la primera si el Comité Federal se inclina por la abstención el próximo domingo. Según Fernández, el PP "debe buscar la estabilidad en otros lugares políticos, que los hay". Con todo, ha subrayado que en las políticas de Estado, el PSOE "siempre ha estado y estará en sintonía con el Gobierno del signo que sea".