Puigdemont pide al Estado que escuche última propuesta catalana de referéndum

Rajoy le dice que es consciente de que no puede acceder a su pretensión de hacer un referéndum

Puigdemont

nacional

| 30.04.2017 - 09:31 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido hoy al Estado que "escuche y se sienta interpelado" por la última "propuesta catalana" que le hará llegar en breve el Pacto Nacional por el Referéndum, pues la mejor forma de resolver un conflicto es "hablando", "razonando" y "asumiendo responsabilidades".

En la clausura de la V Asamblea General de la Assemblea Nacional Catalana (ANC) celebrada en el Palacio de Deportes de Granollers (Barcelona), Puigdemont ha afirmado que la sociedad catalana "es políticamente madura y nadie le tiene que tutelar sus derechos democráticos", por lo que ha pedido al Gobierno que la "escuche", que "escuche a una parte de sus ciudadanos cuando llamen a la puerta".

El presidente de la Generalitat también ha indicado que, en cualquier caso, "estamos a las puertas de la campaña definitiva" de un eventual referéndum de autodeterminación, y a los que dudan de que el proceso vaya a tener una culminación rápida les ha indicado que "no estamos a la mitad del camino, sino al final", ha afirmado.

"No os diré la fecha y la pregunta del referéndum", ha empezado por apuntar Puigdemont tras la alusión que, a este respecto, había hecho minutos antes el presidente de la ANC, Jordi Sánchez, "pero sí que habrá el referéndum, porque es un compromiso democrático", ha subrayado.

"Todos debemos tener claro que las cosas culminan, y tenemos el inmenso privilegio de poder vivir este momento, no hay ningún motivo para fallar, y no lo hará ni el Govern ni el Parlament, esto lo empezamos juntos y lo acabaremos juntos", ha asegurado.

Ha recordado, en este punto, que los catalanes "ya sea mediante elecciones, votaciones en el Parlament, encuestas o a través del trabajo que hace el Pacto Nacional por el Referéndum" expresan "el deseo colectivo de ejercer el derecho de autodeterminación, como muchos otros países ya lo han hecho en el mundo".

"Le pido al Estado que escuche y se sienta interpelado, cuando una parte de sus ciudadanos llamen a la puerta y le digan que la mejor forma de tratar un conflicto es hablando", ha señalado Puigdemont antes de instar al Gobierno central a "dejar a un lado la pereza y los prejuicios" y a asumir "su responsabilidad".

RAJOY DICE QUE PUIGDEMONT "ES CONSCIENTE" DE QUE NO HAY NADA QUE NEGOCIAR---

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, descartó tácitamente este sábado que vaya a atender la nueva propuesta de negociar un referéndum que avanzó hoy mismo el de la Generalitat, Carles Puigdemont. "Es consciente de que no puedo acceder a su petición", deslizó.

A Rajoy se le preguntó, en una rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo Europeo, por el anuncio que hizo Puigdemont ante la Asamblea Nacional Catalana de que trasladará una nueva "propuesta en firme" al Gobierno central para tratar de acordar el referéndum, a la vez que le pidió que deje de lado su "vagancia" y sus "prejuicios".

El presidente del Gobierno central aseguró que contestará a Puigdemont cuando le llegue esa oferta, pero que hasta ahora la negociación ha sido "muy difícil", porque así lo es cuando una de las partes "dice que 'hay que hacer lo que digo yo'". Pero, en todo caso, reiteró su doble tesis habitual de que un presidente como él "no puede hacer un referéndum, porque no es el titular de la soberanía nacional", y además personalmente no quiere hacerlo: "No estoy dispuesto a que sobre lo que es España decida sólo una parte de España".

Por tanto, coligió que insistir en este tema como hace Puigdemont es "crear mal ambiente" y "generar problemas", a sabiendas de que no puede obtener otra respuestas. "Es consiente de que no puedo acceder a su petición, al margen de que me parece absolutamente disparatado", zanjó, advirtiendo de que esa "dirección" le parece "muy negativa para los españoles que viven en Cataluña y los españoles que viven fuera de ahí".