Puigdemont comparece este viernes ante el Tribunal belga que debe decidir sobre su extradición

La Fiscalía belga ha pedido información a España sobre la situación de sus cárceles

El expresident iría a cárcel de Estremera y tendría celda individual si la pide

Asegura que la declaración de independencia no era un fin, sino un medio para sentar a Rajoy a negociar

nacional

| 16.11.2017 - Actualizado: 21:18 h
REDACCIÓN

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont y los cuatro exconsellers que le acompañan en Bruselas comparecerán este viernes ante el tribunal de primera instancia que debe decidir sobre la orden europea de detención y entrega (OEDE) dictada contra ellos por España, aunque lo más probable es que el juez no tome una decisión hasta pasados unos días.

La vista está fijada para las 14:00 horas en la Cámara del Consejo de Bruselas (tribunal de primera instancia belga) y los cinco acusados comparecerán conjuntamente ante el mismo juez, acompañados por un equipo de once abogados belgas.

La sesión se celebrará a puerta cerrada y habrá también un intérprete español-neerlandés, ya que éste ha sido el idioma elegido por los acusados para la instrucción del caso, en detrimento del francés, la otra lengua oficial en Bruselas.

El juez podría tomar una decisión el mismo viernes si considera que cuenta con toda la información necesaria para ello, aunque el escenario más probable apunta a que aplace su decisión varios días hasta estudiar las alegaciones presentadas por las partes.

PUIGDEMONT IRÍA A ESTREMERA Y TENDRÍA UNA CELDA INDIVIDUAL

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont ingresaría en la prisión de Estremera (Madrid) en caso de que se decidiera su encarcelamiento tras la extradición, un centro de los más avanzados de España, en el que podría disponer de celda individual si la pide o compartirla con alguno de sus exconsejeros. Así se pone de manifiesto en la respuesta que España ha remitido a la fiscalía belga, que ha pedido a la jueza de la Audiencia Nacional Carmen Lamela información sobre el sistema penitenciario y judicial español de cara a la comparecencia mañana ante un juez belga de Puigdemont y los cuatro exconsellers que huyeron a Bruselas.

Según han indicado a Efe fuentes de Instituciones Penitenciarias, en la respuesta a la pregunta de la fiscalía de "¿En qué cárcel quedarán encerrados?", se asegura que Puigdemont y los exconsejeros varones irían a Estremera, a 70 kilómetros de la capital, y donde están en prisión preventiva los exmiembros del Govern que la juez Lamela envió a la cárcel.

Mientras, las mujeres huidas a Bélgica ingresarían en un centro penitenciario de la Comunidad de Madrid, previsiblemente el de Alcalá-Meco, donde están recluidas ya dos exconsejeras.

Las autoridades españolas han informado a la fiscalía belga de las condiciones de la cárcel Estremera, un centro tipo con un diseño muy avanzado, inaugurado en 2008 y con instalaciones que mejoran las de prisiones de otros países europeos.

De hecho, esta prisión cuenta con celdas amplias de 11 metros cuadrados, talleres para los internos, aulas y atención médica todo el día, así como los demás servicios propios de una cárcel.

A la pregunta de "¿Cuáles son las dimensiones de la celda en la cual el (los) implicados (s) serán encerrados?", las autoridades españolas, según las mismas fuentes, han ofrecido a la fiscalía información adicional, como que cada celda está equipada para ser ocupada por dos internos y tiene inodoro y ducha con una separación para preservar la intimidad, así como conexión para televisión. También informan a la fiscalía de que las celdas pueden ser compartidas pero se podría garantizar la estancia individual salvo que los facultativos observen riesgo de suicidio.

Las autoridades españolas han respondido a catorce preguntas sobre el sistema carcelario, entre ellas las relacionadas con la higiene, el acceso a equipamientos sanitarios o duchas y a la asistencia médica, la comida (¿Es suficiente y de buena calidad?, ha preguntado la fiscalía), las actividades recreativas y culturales o las visitas de familias o amigos.

Recuerda España que solo si protagonizan incidentes violentos especialmente graves, los internos pueden quedar encerrados en una celda de aislamiento, pero siempre supervisado por el equipo médico, autorizado por el director de la cárcel y comunicado al juez de Vigilancia Penitenciaria.

También tranquiliza a la fiscalía belga al haberle informado de que la comida responde a las exigencias dietéticas de los presos, edad, salud y costumbres; de que pueden ir al gimnasio, a la biblioteca y a talleres y de que los reclusos realizan vida en común con otros unas ocho horas diarias.

Garantizan asimismo las autoridades españolas una asistencia médica primaria, pero también la especializada en la red pública sanitaria, así como su derecho a la defensa facilitando el acceso a sus abogados y su integridad física con medidas de seguridad interior para evitar agresiones.

PUIGDEMONT ASEGURA A RUSSIA TODAY QUE "LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA NO ERA UN FIN SINO UN MEDIO"

El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha explicado este jueves que si gana las elecciones del 21 de diciembre propondrá al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y a las autoridades europeas abrir una "nueva etapa de diálogo" sobre Cataluña. "Si en las próximas elecciones ganamos, propondré al señor Rajoy, a Juncker y a Tajani aceptar y empezar una nueva etapa para el diálogo y la negociación sobre la realidad" que salga del 21-D, ha explicado en una entrevista del programa que pilota el exprimer ministro escocés Alex Salmond en la cadena Russia Today (RT) y recogida por Europa Press.

También ha confiado en que vencerán las candidaturas independentistas: "Tenemos que tener confianza, ser fuertes. Ganaremos, tendremos éxito. Finalmente, la democracia prevalecerá". Puigdemont plantea también que la ONU y su secretario general, Antonio Guterres, interceda instando a la negociación entre las partes: "No hay posibilidad de tener éxito en este proceso sin una negociación. Propongo hablar de ello incluso a Naciones Unidas".

Ha retado a Rajoy y a las autoridades europeas a aclarar si aceptarán los resultados del 21-D si gana el independentismo y, si se produce esta victoria, les ha reclamado que acepten negociar sobre "la realidad" de que la mayoría catalanes quieren la independencia. "Si los independentistas son mayoría en el próximo Parlament, ¿está el Estado español preparado para aceptarlo?", y asegura que la aplicación del artículo 155 demuestra que no se da margen a Cataluña para seguir formando parte de España.

En la entrevista, Salmond recuerda a Puigdemont que la República duró "un fin de semana", y Puigdemont replica que la declaración que hizo el Parlament fue para él un momento muy serio, importante, histórico y decisivo para su generación. "Fue un día honorable. Hicimos posible lo que dijimos que haríamos", concluye el expresidente catalán, que también explica que se hizo independentista durante el franquismo por hechos como la persecución de la lengua catalana.

Puigdemont insiste en que la República no se consolidó porque el Govern cesado quiso evitar que el Estado respondiera con violencia: "La única posibilidad de ser independientes es a través de la democracia. Mi compromiso con la sociedad catalana es seguir solo el camino de la democracia". También se ha mostrado seguro de Cataluña aún puede convertirse en un Estado, porque "si la mayoría quiere ser independiente, Cataluña será independiente".

Y afirma que una gran parte del Estado no ve la unidad de España como un asunto político, sino "como una religión, como una cuestión espiritual, de fe", sobre la que no se puede dialogar.