Puigdemont (JuntsxCat) pide encarar el 21-D como "segunda vuelta" del referéndum

Pide a los independentistas resistir "Juntos por Cataluña"

Carles Puigdemont, huido de la justicia en Bélgica, ha intervenido por videoconferencia

nacional

| 02.12.2017 - 20:20 h

EUROPA PRESS

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El candidato de JuntsxCat a presidir la Generalitat, Carles Puigdemont, ha pedido encarar las elecciones catalanas como "verdaderamente la segunda vuelta del 1-O", y ha defendido una Cataluña independiente que decida las políticas de su propio futuro.

El presidente del Govern cesado lo ha dicho este sábado a mediodía desde Bélgica, durante una videoconferencia en directo emitida en el acto de presentación de su candidatura en Sant Julià de Ramis (Girona), donde vive con su familia.

Junto a una bandera catalana, una europea y el logo de su lista, ha reivindicado que el 1-O fue una victoria de los catalanes unidos contra el miedo y la violencia: "Dio a la historia de Cataluña una de las victorias más sentidas que recordaremos siempre", y asegura que eso ha atravesado fronteras.

Se ha referido especialmente a las cargas policiales en la sede electoral del 1-O en Sant Julià de Ramis --donde estaba previsto que él fuera a votar, aunque pudo hacerlo en otra sede--, y ha añadido que le gustaría estar en su municipio con su familia.

Para Carles Puigdemont, en Sant Julià de Ramis "la dignidad de mucha gente dejó en evidencia ante todo el mundo la indignidad de la violencia del Estado".

Considera que se mostró "la rabia de la potencia policial, pero también la impotencia política" del Gobierno central, al que ha acusado de demostrar autoritarismo con esa actuación policial.

"EXISTE EL ESPIRITU DEL 1-O"

Ante las elecciones, ha dicho que el espíritu del 1-O empuja a la esperanza del soberanismo y "ha obligado finalmente al Estado a asumir lo que sistemáticamente niega": que las diferencias deben resolverse en las urnas en vez de hacerse en un tribunal y un consejo de ministros, según Puigdemont.

Ha insistido en que Sant Julià de Ramis y en cada punto de votación del referéndum "existe el espíritu del 1-O", que demuestra que los futuros de los pueblos demócratas se deciden en las urnas, por lo que ha defendido encarar el 21-D como la segunda vuelta del 1-O.

Y ha pedido participar en las elecciones para "ganar y garantizar la libertad de Cataluña, porque es garantizar la libertad de todos sus ciudadanos sin exclusiones".

RECUPERAR LA ESTABILIDAD QUE HAN "ROBADO"

También ha pedido votar para garantizar la estabilidad que se ha "robado" a Cataluña, y poder así eliminar la intervención de la autonomía y rectificar las políticas que estrangulan --ha dicho-- la economía catalana y la cohesión social.

Por eso ha pedido "continuar resistiendo" con ilusión, pese a considerar que la situación es dura, y ha destacado que es especialmente dura para los encarcelados.

Ha subrayado que los independentistas deben resistir, y hacerlo "juntos. *Juntos por quién? Por el conjunto: juntos por Cataluña", parafraseando el nombre de su candidatura, JuntsxCat.

Además, ha defendido que las elecciones sirvan para "cambiar este Estado de miedo" por uno de esperanza y propio del siglo XXI, en vez del nacionalismo de Estado, que considera propio del XX.

"Cataluña está más viva que nunca y quiere construir su futuro "con libertad, que quiere decir un país libre, independiente", ha dicho para acabar su discurso, que ha cerrado con un 'Visca Catalunya', entre aplausos y al grito de 'President' de los candidatos que han acudido al acto y los demás asistentes.