Prisión sin fianza para la policía local imputada por la muerte de Carrasco

La juez envía a prisión a la policía local que entregó la pistola con la que dispararon a Carrasco

La detenida será ingresada en la prisión de Mansilla de las Mulas

El Ayuntamiento de León ha decidido abrirle un expediente disciplinario

nacional

| 16.05.2014 - 11:19 h
REDACCIÓN

La titular del juzgado de instrucción número 4 de León ha decretado prisión sin fianza para la policía local Raquel Gago, de 41 años, imputada por la muerte de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, tras entregar el arma homicida en una comisaría treinta horas después del crimen.

La jueza le imputa delitos de homicidio, atentado a la autoridad y tenencia ilícita de armas, al igual que a las otras dos mujeres ya encarceladas, María Montserrat González Fernández, de 55 años, y su hija, Montserrat Triana Martínez González, de 35.

La detenida ha sido conducida a la prisión provincial de la localidad de Mansilla de las Mulas, muy próxima a la capital, donde están ingresadas desde la madrugada de ayer las otras dos imputadas.

RELACIONADA CON EL ARMA

La tercera mujer imputada por el asesinato el pasado lunes de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, es una policía local de la ciudad, Raquel Gago, de 41 años, que declaró este viernes ante la juez de instrucción número 4 de León.

La acusada, que se encontraba imputada, pero en libertad hasta este momento, ha permanecido en los Juzgados de Sáez de Miera hasta pasadas las 18.00 horas.

En el interrogatorio han estado presentes el fiscal, la acusación pública y la defensa, han agregado las mismas fuentes.

Esta agente, adscrita al servicio de barrios, entregó el martes por la noche en comisaría el arma homicida y aseguró que la encontró en su coche, que había prestado a la más joven de las detenidas por este crimen, con la que tiene una relación de amistad. También ha declarado que poco después de que se produjera el crimen se cruzó por la calle con su amiga, acusada del crimen.

El Ayuntamiento de León decidió ayer abrirle un expediente disciplinario y suspenderla durante dos meses de empleo y sueldo. La suspensión de empleo y sueldo de esta agente es de dos meses "ampliables o reducibles" en función de cómo se vayan desarrollando los hechos.Los investigadores del caso consideran que son varios los indicios que reflejan "cierto grado" de implicación de esta persona con los hechos.

Isabel Carrasco fue abatida a tiros el pasado lunes, 12 de mayo, poco después de las 17.15 horas, cuando caminaba por una pasarela sobre el río Bernesga, cerca de su casa, en dirección a la sede el PP, para dirigirse a un mitin que se iba a celebrar en Valladolid con la presencia del presidente del Gobierno y del PP, Mariano Rajoy.

Poco después fueron detenidas María Montserrat González Fernández, de 55 años, y su hija, Montserrat Triana Martínez González, de 35, gracias a un policía jubilado que contempló la agresión y las siguió hasta el coche con el que pretendían huir del lugar.

María Montserrat González Fernández confesó ante la Policía que fue ella quien efectuó los disparos y que cometió el crimen por "inquina personal" y que quiso vengarse por el trato que Carrasco había dado a su hija, que fue cesada de la institución provincial en 2011, según fuentes de la investigación.

Las detenidas, que ya se encuentran en prisión, son esposa e hija del inspector jefe del Cuerpo Nacional de Policía de Astorga (León), Pablo Antonio Martínez, que ayer ha sido relevado de su cargo en esta localidad a petición propia y ha pedido el traslado a Gijón.