PP y UPyD se quedan solos negociando la ley de transparencia

nacional

| 10.07.2013 - 14:07 h
REDACCIÓN

El ponente de UPyD se ha quedado hoy solo con los representantes del PP negociando sus enmiendas a la ley de transparencia, después de que el PSOE, IU-ICV y el grupo mixto abandonaran la ponencia hasta que Mariano Rajoy comparezca por el caso Bárcenas. Poco después se iban también CiU y PNV.

Carlos Martínez Gorriarán (UPyD) ha calificado la postura de los grupos de izquierdas de "absolutamente incoherente" y "contradictoria", y ha defendido que hay que hacer una ley de transparencia precisamente porque hay graves problemas de corrupción. "Lo que no se puede es esperar a que se arregle la corrupción sola, si no hacemos una ley de transparencia para solucionarlo", ha argumentado, y ha restado importancia al hecho de haber sido el único miembro de la oposición que se ha quedado en la ponencia: "No es lo ideal, pero no nos pueden obligar a estar donde no queremos estar".

El ponente del PP Esteban González Pons ha mostrado su pesar por que el PSOE e IU "hayan seguido la estrategia" de Amaiur -que ha abandonado la reunión en nombre del grupo mixto-, en un "sainete político" y una "escena de parlamentarismo viejo" que, a su juicio, nada tiene que ver con la ley de transparencia. "El PSOE, IU y Amaiur han secuestrado la ley de transparencia para hacer ruido político", ha lamentado González-Pons, que se ha preguntado si los socialistas e IU no han tratado de retrasar porque "están agobiados" por los ERE de Andalucía.

La primera reunión de la ponencia llamada a negociar las más de 400 enmiendas presentadas al proyecto de Ley de Transparencia, Acceso a la Información y Buen Gobierno ha durado apenas una hora y se ha celebrado a puerta cerrada. Al inicio del encuentro, los ponentes del PSOE, IU y grupo mixto han solicitado al presidente de la Comisión Constitucional, Arturo García Tizón (PP), un aplazamiento hasta que Rajoy ofrezca una explicación sobre la supuesta financiación irregular del PP y sobresueldos en dinero negro, pero el presidente se ha negado con el argumento de que no veía razones para ello.

El socialista Enrique Serrano ha explicado que su grupo no "podía ignorar lo que está pasando fuera de estas paredes" y que no podía negociar sobre transparencia con un gobierno que se niega a ser transparente en un asunto de corrupción. "La ley de transparencia pretende que lo que decimos las organizaciones políticas y los representantes públicos y lo que hacemos se identifique la una con la otra y hoy no nos sentimos en condiciones de hacer una cosa que fuera del Congreso no se produce", ha afirmado en los pasillos, tras abandonar la reunión.

Más duro ha sido el ponente de la Izquierda Plural (IU, ICV, EUiA-CHA) Joan Josep Nuet: "el PP está de corrupción hasta las cejas y lo que nos ofrece es un diálogo entre amigos para que miremos hacia otro lado", ha acusado. Según Nuet, su grupo no quiere mirar hacia otro lado, sino hacia la sociedad española, "que si hoy estuviera aquí sentiría vergüenza de esta ponencia, que se ha reunido como si no pasara nada, mientras el presidente del gobierno se niega a comparecer y dar explicaciones públicas", ha recalcado

Por razones distintas y un poco más tarde han abandonado también la ponencia los diputados de CIU y PNV, que han convenido que no se daban las "condiciones para trabajar desde el consenso", una vez que se habían ausentado los demás. Jordi Jané (CIU) y Emilio Olabarría (PNV) han hecho hincapié en que no comparten los argumentos del PSOE e IU y han lamentado que estos "mezclen" la tramitación de la ley de transparencia con el caso Bárcenas.

El ponente del grupo mixto, Rafael Larreina (Amaiur) ha defendido que hay que "ser transparentes en todos los contextos y situaciones" y que "es preciso dar claridad sobre todo lo que se mueve alrededor de toda la trama de corrupción que se vislumbra tras los papeles del señor Bárcenas".