Portugal entrega a España a la segunda supuesta etarra detenida en suelo luso

nacional

| 28.10.2010 - 18:08 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Portugal ha entregado a España a Iratxe Yáñez, la segunda supuesta etarra que pone en la frontera después de la detención de tres presuntos miembros de la banda a principios de año y el hallazgo de un arsenal de ETA en suelo luso. El descubrimiento en febrero de alrededor de una tonelada de explosivos en una vivienda de àbidos, al norte del país, sumado a estas detenciones, provocó que Madrid y Lisboa anunciaran su intención de fortalecer la colaboración en materia antiterrorista, ante la sospecha de que ETA podía tener una base en Portugal.

La entrega a España de Iratxe Yáñez Ortiz de Barrón, es la segunda de presuntos etarras que realiza Portugal en el marco de esa cooperación bilateral, tras la de Garikoitz García Arrieta en julio pasado. Tras estas entregas el único supuesto miembro de ETA que todavía permanece en Portugal, en espera de juicio por los tribunales lusos, es Andoni Zengotitabengoa, detenido el 11 de marzo, dos meses después de que los anteriores, cuando intentaba abordar en Lisboa un avión con destino a Venezuela.

Zengotitabengoa, cuyo hermano Luis María fue detenido en Bélgica en agosto, es sospechoso de montar el arsenal de àbidos junto a otro etarra, identificado como Oier Gómez Mielgo, a quien no se ha localizado todavía y que vivía en el mismo apartamento donde aparecieron, entre otros explosivos, 300 kilos de bombas listas para ser usadas y planos de ciudades españolas.

La defensa de los tres presuntos miembros de ETA ha interpuesto a lo largo de este año varios recursos que consiguieron retrasar el cumplimiento de las ordenes de detención cursadas por la Audiencia Nacional española contra los acusados.

Pero tres meses después que su compañero Iratxe Yáñez fue finalmente entregada hoy a mediodía por agentes del Grupo de Intervención de Seguridad Penitenciaria (GISP por sus siglas en portugués) en el municipio de Elvas, en la frontera con Badajoz, a la Interpol española, según confirmaron fuentes gubernamentales lusas.

La supuesta etarra permaneció en la penitenciaría especial de Santa Cruz do Bispo (al norte de Portugal) hasta el miércoles, cuando fue trasladada a Lisboa previamente a su entrega a España, según fuentes de las autoridades de la prisión.

DETENIDA EL PASADO 9 DE ENERO

La detención de Yáñez y de García Arrieta se produjo el pasado 9 de enero, después de que una patrulla de la Guardia Civil detuvo en un control una furgoneta con matrícula francesa en la localidad zamorana de Bermillo de Sayago, próxima a la frontera lusa.

En el vehículo viajaba solo García Arrieta, que utilizó el coche de los agentes para darse a la fuga en dirección a Portugal, aunque sólo unas horas más tarde fue localizado y arrestado por la policía lusa.

Los agentes portugueses detuvieron ese mismo día a la supuesta terrorista entregada hoy a España, que viajaba en otro vehículo de matrícula francesa para hacer de "lanzadera", según la policía, y alertar de posibles amenazas.

En los vehículos interceptados se encontró material para fabricar explosivos, armas, matrículas falsas y diversa documentación. La Justicia portuguesa sólo imputaba a Yáñez y García Arrieta delitos menores en Portugal y aceptó la orden detención española en su contra, pero los recursos de la defensa obligaron a que se pronunciara el Tribunal Supremo luso.

El dictamen favorable a la entrega fue emitido el pasado 31 de marzo, el mismo día que otro tribunal portugués, el de Relación, decidió que el tercer presunto etarra detenido, Zengotitabengoa, debía ser juzgado primero por los delitos, relacionados con los explosivos de Obidos, que se le imputan en este país.

Los trámites y nuevos recursos que siguieron a esas decisiones retrasaron cuatro meses la entrega de García Arrieta y siete la de Yañez.

La acción judicial se alargó también porque había dos procesos abiertos en Portugal en su contra, uno por la detención en suelo luso con armas y documentos falsos y otro por la orden europea emitida en España por delitos relacionados con el terrorismo.