Policías y testigos señalan al etarra Pajas por el asesinato de dos agentes

Identifican a Juan Jesús Narváez Goñi, Pajas, como autor del asesinato de 2 policías en Barcelona en 1991

Urrusolo Sistiaga, acogido a la reinserción, no ha reconocido a Narváez Goñi

El etarra Juan Jesús Narváez Goñi, Pajas

nacional

| 12.02.2015 - 14:58 h
REDACCIÓN
Más sobre: etarrasSuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Varios policías y testigos presenciales han señalado al etarra Juan Jesús Narváez Goñi, Pajas, como el autor del asesinato a tiros de dos policías en Barcelona en 1991, durante el juicio que se sigue en la Audiencia Nacional contra él, que se ha negado a declarar.

En la vista oral, el exmiembro de ETA José Luis Urrusolo Sistiaga, acogido a la denominada Vía Nanclares de reinserción, no ha reconocido a Narváez Goñi como el "otro militante" que participó con él en los asesinatos y al ver su imagen por videoconferencia ha asegurado que no recordaba así al coautor de los hechos.

Pajas tampoco ha sido reconocido por otro antiguo integrante de ETA que ha comparecido como testigo, Fernando Díez Torre, ahora en libertad, quien en 1992, tras ser detenido, reconoció fotográficamente al acusado y reveló que se alojaba en una furgoneta en Barcelona, que la Policía registró y en la que halló un arma empleada en el doble crimen. Díez Torre ha afirmado durante la vista oral que entonces declaró obligado y bajo torturas.

Tras negarse a declarar en el juicio el etarra Narváez Goñi, en la prueba testifical han comparecido testigos del atentado, policías y funcionarios, que se han ratificado en sus declaraciones de que los autores del asesinato se fugaron en un Ford Fiesta, robado días antes, cuya matrícula facilitó a la Policía uno de los testigos y que, tras ser abandonado por los terroristas, fue analizado hallando en él 14 huellas digitales de Narváez.

Según las conclusiones provisionales de la Fiscalía, que pide 60 años de cárcel para el acusado, Narváez Goñi integraba junto a Urrusolo Sistiaga -condenado en 2004 por estos hechos- el comando de liberados Ekaitz, que planeó actos terroristas ante los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992.

Juntos asesinaron de 20 disparos a los policías José Garrido Martínez y Francisco José Delgado Navarra el 13 de diciembre de 1991 en la ciudad condal. Los hechos sucedieron después de que los terroristas vieran a dos agentes en prácticas de la Policía Nacional en el interior de un establecimiento y de que, como se observa en el vídeo grabado por la cámara de una sucursal bancaria, volvieran sobre sus pasos y entraran en el local.

Allí "descargaron a bocajarro sobre el cuerpo de ambos un total de 20 disparos" en una acción con la que quisieron "demostrarse la facilidad con la que podían asesinar a miembros de las fuerzas del orden" sin tener la acción "planeada", según el representante del Ministerio Público. Los impactos de bala causaron la muerte instantánea de Garrido Martínez y graves heridas a Delgado Navarra, que murió durante el traslado al hospital.

Este es el primer juicio al que se enfrenta Narváez Goñi desde que fue entregado a España en febrero de 2014 junto a su pareja, la también miembro de ETA Itziar Alberdi Uranga, María, con la que residía en Puerto Vallarta (México) y con quien llevaba una vida normal con dos hijos tras 22 años en paradero desconocido.

Narváez Goñi tiene pendiente otro juicio junto a su pareja como presuntos autores del asesinato de un disparo en la cabeza del catedrático Manuel Broseta en 1992 en Valencia, hechos por los que el fiscal pide 56 años de cárcel para cada uno. El juicio por el asesinato de los dos policías continuará mañana viernes en la Audiencia Nacional.