Podemos presenta su programa imitando un catálogo de Ikea

Podemos gastará 60.000 millones más, recaudará 37.900 millones más y aplaza a 2019 la reducción del déficit

nacional

| 08.06.2016 - 15:17 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Podemos ha presentado hoy su programa para las elecciones del 26J, agrupando sus propuestas en un catálogo casi idéntico a los de la tienda de decoración sueca Ikea, en la que aparecen los dirigentes de la formación morada fotografiados en sus casas y despachos anunciando sus medidas. El catálogo-programa se puede comprar on-line en la web de Podemos por 1,80 euros más gastos de envío y con ese formato Podemos se ha marcado el reto de lograr que sea "el programa mas leído en la historia de los programas electorales de nuestro país".

Son palabras de la responsable de Análisis, Carolina Bescansa, quien en rueda de prensa ha explicado su objetivo de conseguir que su programa sea accesible y despierte interés en el mayor número posible de personas. "El 20D conseguimos redactar el programa electoral más participativo de la historia de la democracia", hoy el objetivo es otro, ha dicho: llegar al mayor número de personas posible.

El parecido con las revistas de Ikea es innegable, aunque no aparecen ninguna alusión a marcas ni productos de esta compañía, con lo que aseguran no habrá ningún problema por derechos de autor.

El catálogo se divide en secciones con este reparto: Cocina (recoge las medidas que tienen que ver con las necesidades básicas); Salones y comedores para evocar los espacios de toma de decisión y democracia; Iluminación, para abordar la transición energética y Despachos, con medidas de igualdad y condiciones de trabajo.

Les siguen los apartados dedicados a baños, para abordar la "limpieza de las instituciones"; dormitorios, con medidas en defensa de los derechos a la intimidad y ejercicio de las libertades y jardines, para poner énfasis en el medio ambiente.

Así, en el apartado de cocinas una fotografía del cabeza de lista por Almería, el exjefe del Estado Mayor de la Defensa (Jemad) Julio Rodríguez fregando los platos anuncia que ha llegado el momento de cambiar la forma en la que producimos y transformamos nuestros bienes.

El secretario de Relaciones con los Movimientos Sociales, Rafael Mayoral tiende la ropa en la página siguiente bajo el epígrafe de eliminar el secreto bancario privilegiado de los paraísos fiscales, mientras que el juez Juan Pedro Yllanes en otra página corta queso en otra cocina y promete modificar el programa de fomento de empleo agrario.

En la sección de salones, el candidato de Podemos a la Presidencia, Pablo Iglesias, asomado a una terraza aparece con la vista puesta en el compromiso de garantizar la sostenibilidad del sistema de pensiones, y vuelve a aparecer en otra página de la revista relacionada con la iluminación, en la que se anuncia su plan de transición energética.

Por su parte, el secretario de Organización, Pablo Echenique, promociona también ese plan en la misma sección, al tiempo que el director de campaña, Íñigo Errejón, aparece sentado en su despacho estudiando los derechos para las migraciones de ida y vuelta entre España y América Latina.

Iglesias vuelve a salir también en su despacho en una página en la que se aboga por abandonar la política de devaluación salarial; y Bescansa aparece en su salón-despacho junto a la propuesta de incrementar el salario mínimo interprofesional hasta llegar a los 14 pagas de 950 euros al final de la legislatura.

En su dormitorio se ve al responsable de la Secretaria Internacional, Pablo Bustinduy, con el epígrafe dedicado al acceso a los suministros básicos, y a la jefa del gabinete de Iglesias, sentada en su sofá defendiendo la educación infantil de 0 a 6 años universal y gratuita.

60.000 MILONES DE GASTO MÁS, SUBIDA DE IMPUESTOS POR CASI 38.0000 Y APLAZAMIENTO DE LA REDUCCIÓN DEL DÉFICIT HASTA 2019

Al final de la revista se recoge en texto el programa electoral de Podemos, su memoria económica y las medidas de mínimos pactadas con IU para concurrir en coalición al 26J.

Podemos ha actualizado la memoria económica del programa para las elecciones del 26 de junio y renuncia a más de 30.000 millones de euros de incremento del gasto público, que en total crecerá unos 60.000 millones durante la próxima legislatura. No obstante, sostiene que cubrirá sus principales medidas y mantiene la previsión de crecimiento en el 3,5%.

El responsable de Economía, Nacho Alvarez, en rueda de prensa ha rechazado que esta actualización del programa conlleve "recortes" y ha definido la rebaja del gasto como una "moderación" que se deriva de que "parte del margen que el nuevo gobierno iba a tener" para gastar más no existirá porque "el PP deja una factura de 9.000 millones no prevista", lo que se suma a una ralentización de la economía en los próximos años.

Para llegar hasta los 37.900 millones de euros que Podemos estima necesarios para cubrir sus compromisos de gasto habría que aplicar una reforma fiscal "justa" que incrementara la recaudación soportada por las rentas más altas y las grandes empresas. En concreto, se pretende elevar en 2,7 puntos (unos 27.000 millones de euros más) el peso de los ingresos sobre el PIB respecto de la previsión del Gobierno.

Para ello, la formación mantiene sus principales compromisos de diciembre respecto al IRPF: aumentar los tramos a partir de los 60.000 euros y elevar progresivamente el tipo marginal de cada tramo desde el 45% actual hasta el 55% para rentas de más de 300.000 euros, eliminar deducciones regresivas y avanzar hacia una tarifa única entre las rentas del trabajo y del ahorro. Estos cambios aportarían unos 10.000 millones.

En cuanto a Sociedades, se mantendría un tipo general del 30%, con deducciones sólo para favorecer la productividad y la creación de empleo; habría un tipo mínimo para grandes empresas y los beneficios reinvertidos en bienes de equipo e I+D+i tendrían un tipo reducido del 25%. Con todo ello se aportaría otro 1% del PIB.

Para que la recaudación por Patrimonio y Sucesiones subiera unos 2.000 millones se establecerían unos mínimos no bonificables para todo el Estado y se reduciría el mínimo exento; mientras que los nuevos impuestos verdes y los gravámenes por transacciones financieras y para que los bancos contribuyan a la devolución del rescate --ya previstos en diciembre-- aportarían unos 7.000 millones adicionales.

Con todo esto, y con un nuevo tipo del IVA para productos de lujo, se compensaría la pérdida de 4.000 millones que provocaría la reclasificación de los productos de alimentación y suministros básicos que más peso tienen en la cesta de la compra. Además, la mejora en la lucha contra el fraude y la reducción de la economía sumergida en cinco puntos del PIB permitiría sumar otros 10.000 millones a las arcas del Estado.

Aunque la memoria económica no recoge las propuestas en materia laboral, sí se señala que la reforma de esta normativa para revertir la devaluación salarial, junto con el cambio de modelo productivo, tendría un efecto expansivo sobre los ingresos de la Seguridad Social. Además, se destoparían las cotizaciones.

De hecho, gracias a esa política expansiva y de abandono de la austeridad, Podemos calcula que el PIB podría incrementarse en al menos un punto porcentual anual adicional a lo previsto en el Programa de Estabilidad. Esto supondría que la economía española crecería a una tasa media del 3,5%. A su vez, se podría reducir de manera más rápida la tasa de paro que, según las previsiones de la formación morada, podría quedar en el 11% en 2019.