Pere Navarro (PSC) admite que no es el resultado deseado

El PSC cosecha sus peores resultados en unas elecciones catalanas

El PSC pierde 8 diputados y cede la segunda plaza a ERC pese a tener más votos

nacional

| 26.11.2012 - 00:32 h
REDACCIÓN

El candidato del PSC a la Generalitat, Pere Navarro, ha admitido que el resultado de las elecciones catalanas, el peor del socialismo catalán en su historia, no es el que deseaba el partido, pero ha recordado que 20 diputados y segunda fuerza en votos es "mucho mejor" que lo que señalaban las encuestas.

"En estas elecciones hay un gran fracaso y es el fracaso de Artur Mas", ha sentenciado Navarro en declaraciones desde la sede del PSC, y ha reivindicado a su partido como la segunda fuerza catalana en número de votos, pese a que en número de escaños este papel lo ha asumido ERC.

Navarro ha asegurado que el PSC trabajará en la próxima legislatura para que Cataluña tenga mejores políticas fiscales y sociales, y ha destacado que luchará para ser la fuerza más votada en las próximas pese al retroceso experimentado en estas.

El líder del PSC ha admitido que no son los resultados que su partido quería, pero ha recordado ha son "mucho mejores" de los que vaticinaban las encuestas, ya que la mayoría les pronosticaban caer por debajo incluso de los 20 diputados. Navarro ha reprochado al presidente Mas que son unas elecciones que no hacían falta ya que, según ha dicho, podía haber seguido aprobando sus políticas económicas con el PP o adentrarse en su apuesta independentista con ERC e ICV-EUiA.

Sobre el futuro de su partido, ha dicho que debe seguir trabajando para que cale su mensaje de "sensatez" que ha intentado transmitir en los últimos meses, y ha asegurado que los socialistas catalanes siguen teniendo vocación de gobernar Cataluña. "Trabajaremos para ser en las próximas elecciones al Parlament, lo garantizo, no la segunda sino la primera fuerza política", ha concluido Navarro.

El líder del PSC ha estado arropado por la plana mayor del partido, entre la que ha destacado la presencia del expresidente de la Generalitat, José Montilla, la exministra y excandidata a liderar el PSOE, Carme Chacón, y el exministro Josep Borrell.

Con este resultado el PSC cosecha sus peores resultados en unas catalanas --hasta ahora eran los 28 de 2010-- y pierde su condición de segunda fuerza, aunque consigue unos mejores números de los que le habían vaticinado las encuestas hasta ahora.

Aunque sin muestras de euforia, una cincuentena de militantes y los principales dirigentes de la formación han recibido y despedido a Navarro con aplausos, y han cantado el tradicional 'Visca, visca, visca, Catalunya socialista".

Desde Madrid, el secretario de Organización del PSOE, Óscar López, ha destacado el "catigo excepcional" que el presidente catalán, Artur Mas ha recibido de los electores. Desde la sede federal del PSOE, López ha valorado que los catalanes hayan sido conscientes de la importancia de estas elecciones, que eran "un plebiscito", y hayan "dado una lección de sensatez" además de acudir masivamente a las urnas.

López se ha referido a los resultados del PSC, que ha perdido 8 escaños, y ha dicho que, dadas las circunstancias, son "más que dignos".

EL PSC BAJA 8 DIPUTADOS Y DEJA DE SER LA SEGUNDA FUERZA POLÍTICA EN FAVOR DE ERC

El PSC liderado por Pere Navarro ha perdido ocho diputados en estas elecciones autonómicas, pasando de los 28 escaños que obtuvo en 2010 hasta los 20 de este domingo, con lo que deja de ser la segunda fuerza del arco parlamentario que pasa a manos de ERC, pese a tener más votos que los republicanos. El socialismo catalán atraviesa su peor momento en cuanto a apoyos electorales y de hecho, no ha parado de perder votos en unas elecciones autonómicas desde 1999, aunque en 2008 cosechó sus máximos históricos, con 25 diputados en las elecciones generales.

Desde las autonómicas de 2010, vive una sangría de votos que le ha llevado a cosechar de forma sucesiva sus peores resultados desde la restauración de la democracia en unas catalanas, unas municipales y unas generales.

Tras los 42 diputados que logró Pasqual Maragall en 2003, que le permitieron alumbrar el tripartito con ERC e ICV-EUiA y acabar con 23 años de 'pujolismo', los socialistas han perdido sucesivamente diputados en el Parlamento catalán --37 consiguieron en 2006 y 28 en 2010-- y casi medio millón de votos.

Las catalanas de 2010 abrieron la brecha de diputados más grande entre PSC y CiU (28 contra 62) y lejos quedaron entonces la autonómicas de 1999 y 2003 en las que Maragall consiguió doblegar a Jordi Pujol (CiU) en número de votos, aunque no de escaños.

En una noche, los socialistas vieron como Barcelona y Girona se iban por primera vez a manos de CiU, el PP les arrebataba el poder en la tercera ciudad de Cataluña, Badalona, y, lo más remarcable, el socialismo perdía fuelle en su principal granero de votos, el 'cinturón rojo' de la periferia de la capital catalana.

Más de 400.000 votos socialistas separan las municipales de 1983, el mejor resultado del PSC en un comicios locales con más de 1,1 millón de votos, y los poco más de 700.000 que logró la noche en la que el 'cinturón rojo' ha sido menos rojo desde que socialismo catalán se reunificó en sus siglas actuales.