Pedro Sánchez avisa a Iglesias de que no logrará someter al PSOE

Cree que está claro que Rajoy no podrá gobernar porque nadie le dará su apoyo, tampoco Ciudadanos

"La principal diferencia con Pablo Iglesias es que yo quiero ser presidente y él jefe de la oposición"

nacional

| 15.06.2016 - 15:18 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha avisado esta mañana a su homólogo de Podemos, Pablo Iglesias, de que el 26 de junio no conseguirá "someter" a los socialistas con un 'sorpasso' en escaños, ni tampoco lo que a su juicio más desea, ocupar el espacio de la izquierda frente a una 'gran coalición' entre PP y PSOE.

"Está proponiendo a los españoles algo imposible: que el conglomerado de siglas que él representa supere al PSOE en escaños para someterlo, y eso no va a ocurrir. Y lo segundo que propone y lo que más desea es que haya una gran coalición para él ocupar el espacio de la izquierda, y ya le digo que eso tampoco va a ocurrir", ha dicho.

Sánchez se ha expresado así, en una entrevista entelevisión en la que ha defendido que "la única alternativa que tiene España para salir de este bloqueo que han provocado los extremos es el PSOE".

El líder socialista ha insistido en reprochar a Podemos que no le apoyase en sus dos intentos de investidura y, a la pregunta de con quién pactará el PSOE después del 26J ha replicado afeando a quienes "hicieron del bloqueo su política" que ahora le exijan que se moje. El secretario general del PSOE aseguró que la "principal diferencia" que mantiene con el líder de Podemos, Pablo Iglesias, es que él aspira a ser presidente del Gobierno, mientras que éste desea ser jefe de la oposición.

A su modo de ver, "el PSOE, ya decidió, ya eligió el 2 y el 4 de marzo" apostando por cambir y por un gobierno de progreso, mientras "Iglesias eligió, legítimamente, votar no". En su opinión, entre Iglesias y él hay diferencias porque él aspira a gobernar para cambiar el futuro mientras que Iglesias quiere liderar la oposición.

Además, ha recalcado que Iglesias tiende la mano a los socialistas "hasta las eelcciones, pero al día siguiente salen los vetos, los sillones, la cal viva y el derecho de autodeterminación de Cataluña, Galicia y el País Vasco".

Preguntado quién es su rival, ha respondido que él no tiene enemigos con nombres ni apellidos; ni Mariano Rajoy, ni Pablo Iglesias, ni Albert Rivera; pero ha remarcado que es socialista porque sus enemigos son la desigualdad, la corrupción y la falta de oportunidades, pero también "la intransigencia, la insolvencia, la ocupación del poder por el poder y la falta de humildad en política".

Sánchez también ha opinado que el 26J se decidirá quién remplazará al actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy porque está claro que nadie va a poder gobernar en solitario y a Rajoy nadie le va a apoyar. A su juicio, en el debate quedó claro que tampoco alguien "ideológicamente cercano al PP como puede ser Ciudadanos" dará su apoyo a un gobierno de Rajoy.

Sánchez subrayó que confía en que la "remontada" de los votantes socialistas se traduzca en un "referéndum por el cambio" que permita ganar al "único partido que puede acabar con la España de los extremos".

En ese sentido, el líder de los socialistas dejó claro que las elecciones del próximo 26 de junio son "muy importantes", ya que España necesita un Gobierno que se debe apoyar en tres ejes: el cambio, la aplicación de políticas socialdemócratas y el entendimiento, ya que ningún candidato conseguirá mayoría absoluta.

Esto le sirvió para presentar a Unidos Podemos y al PP como unos "extremos bien diferenciados en lo ideológico pero que coinciden en el adversario": el PSOE, al tiempo que aseveró que considera "legítimo" que Iglesias bloqueara su investidura "pero no se puede confiar en quien pidió el cambio pero finalmente lo bloqueó".

"GRAN PARADOJA"

Por ello, dejó claro que si los españoles otorgan su confianza a quienes "intentamos el cambio por el diálogo, no habrá terceras elecciones", lo que le sirvió para censurar que la "gran paradoja" de Iglesias es que negándole ser presidente del Gobierno impidió que se pusieran en marcha muchas de las medidas que forman parte del programa de Podemos.

"La principal diferencia que tengo con Pablo Iglesias es que mientras yo aspiro a ser presidente del Gobierno, él quiere ser jefe de la oposición", sentenció.

Respecto de las apelaciones al entendimiento que el líder de Podemos le hizo en el debate a cuatro del pasado lunes, Sánchez manifestó que Iglesias "tiende las manos hasta las elecciones; después vienen los vetos".

"Iglesias propone algo imposible: superar en escaños al PSOE para derrotarlo y una gran coalición para ocupar el espacio de la izquierda", comentó.

Por último, Sánchez dijo que para Podemos la celebración de un referéndum en Cataluña nunca va a dejar de ser un línea roja, al tiempo que no quiso pronunciarse sobre si se juega su futuro en estas elecciones.

"Un político siempre se la juega. Quien va a dibujar mi futuro son los votantes y los militantes. He demostrado que soy un político que cumple lo que dice y que no ha venido a perpetuarse", concluyó.

UN DÍA EN MÁLAGA SIN SUSANA DÍAZ

Pedro Sánchez, que ayer por la tarde estuvo en Oviedo, cruzará hoy España entera para estar en Marbella, Benalmádena y Málaga, tres actos en los que no estará la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz.

Sánchez participará a primera hora de la tarde en un encuentro con la prensa en Marbella y a continuación en otra reunión con el alcalde de la localidad y representantes del sector económico, empresarial y turístico de la provincia.

A las 17.00 horas visitará el Centro de Mayores Anica Torres , en Benalmádena. Y, finalmente, el plato fuerte de la jornada será un acto en la Facultad de Derecho de la Universidad de Málaga, a partir de las 19.30 horas.

En ninguno de estos actos estará la presidenta de la Junta, Susana Díaz, con quien no coincidirá hasta el cierre de campaña en Sevilla, si bien coincidieron tres veces en precampaña. Estará en su lugar la consejera de Educación, Adelaida de la Calle, además del cabeza de lista del PSOE al Congreso de los Diputados por Málaga, Miguel Ángel Heredia.

PROPUESTAS ATRACTIVAS PERO IRREALIZABLES

La número dos de la lista del PSOE por Madrid, Margarita Robles, ha admitido hoy que las propuestas de Podemos son "atractivas" y "sugerentes", pero ha sostenido que "no son realistas" y que "no se pueden llevar a la práctica", entre ellas la de aumentar el gasto público en 60.000 millones de euros.

Robles ha advertido de que, si España se endeudara en 60.000 millones más "sería a costa de subir los impuestos a las clases medias y trabajadoras", en un encuentro informativo del Club Internacional de Prensa en el que se ha comprometido a seguir como diputada toda la legislatura que viene, aunque el PSOE no gobierne.

Convencida de que "quienes están jugando desde distintos ámbitos a polarizar la vida política se están equivocando" porque "no están haciendo un favor a la estabilidad" de España, la exmagistrada del Supremo ha opinado que ni es "bueno que el PP juegue al voto del miedo" ni es "creíble que Podemos pretenda aparecer como el único referente de la izquierda o la socialdemocracia de este país".

Tras defender que quien "de verdad" ocupa el espacio socialdemócrata es el PSOE, Robles ha pronosticado que IU resultará "absorbida" por Podemos como consecuencia de la crisis.

Respecto a los posibles pactos poselectorales, la candidata socialista cree que es un asunto que no preocupa a sus votantes: "La gente no me pregunta por la calle con quién vamos a pactar, me pregunta por la pensión y por el trabajo de sus hijos".