Muere una mujer asesinada con arma blanca por su pareja en Valencia

nacional

| 22.09.2011 - 07:25 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Clientes y amigas de Mina, la mujer asesinada anoche en la localidad valenciana de Puçol (Valencia) supuestamente por su pareja, han asegurado hoy que la víctima "vivía con miedo" y estaba "muy controlada" por su agresor, quien en público avanzaba que la iba a matar. El Ayuntamiento ha guardado este mediodía cinco minutos de silencio en repulsa por este asesinato, ocurrido cerca de un mes después de que al detenido le impusieran una orden de alejamiento de doscientos metros tras haber sido denunciado por maltrato.

EL SUCESO

El suceso se produjo poco antes de las ocho de la tarde de ayer en la peluquería Donna Nova, de la que era propietaria la víctima, de 39 años, y en cuyo interior el supuesto agresor, de 62, le asestó varias puñaladas. La víctima pudo telefonear a la Policía Local para pedir auxilio, y aunque fue trasladada a un centro de salud cercano falleció en este por la gravedad de las heridas.

La pareja tenía una hija en común, de 17 años, con quien se pondrán en contacto los servicios sociales del Ayuntamiento de Puçol para atenderla psicológicamente, según ha explicado a Efe el concejal de Seguridad Ciudadana y Policía Local, Joaquín Galcerá. El edil ha relatado que sobre las dos de la tarde de ayer la víctima, que tenía un teléfono para llamadas urgentes, llamó a la Guardia Civil y la Policía Local porque el agresor "estaba rondando" la peluquería.

Los agentes patrullaron allí por la tarde pero no vieron a la pareja de la mujer, que finalmente agredió a esta cuando estaba sola y a punto de cerrar la peluquería. "No podemos hablar de fallos, ni por parte del Ayuntamiento ni de la Policía Local ni la Guardia Civil", ha asegurado Galcerá, quien ha agregado que estos casos "se están dando desgraciadamente en demasiadas ocasiones"."No sé si será tema de la justicia o de poner más mano dura", ha añadido, para indicar que el Ayuntamiento intenta contactar con la familia de Mina en Marruecos, ya que en España solo tenía a su hija, a la que el Consistorio apoyará "para que tenga toda la solvencia posible para seguir en España con sus estudios o lo que quiera".

Rasa, amiga de Mina desde hace al menos siete años, ha asegurado que temían lo ocurrido porque la fallecida "vivía con mucho miedo", ya que el marido no respetaba la orden de alejamiento impuesta tras ser denunciado por maltrato tras agredirla en la calle.

Según Rasa, estaban pendientes de Mina porque su marido "iba por los bares repitiendo 'te voy a matar'", y ha explicado que fue hace uno o dos meses cuando comenzó a comentar su situación de maltrato.

Amparo Monzonís, que reside junto a la peluquería y era cliente habitual de la asesinada, ha asegurado que el marido de Mina, que trabajaba como camionero, era "muy celoso" y la tenía "muy controlada".

Según ha explicado, Mina le dijo que no podía vivir así y que tenía que separarse porque si no, decía, "a disgustos me mata", y aunque no le dijo directamente que tenía miedo de su pareja, "venía más pronto que otras veces a la peluquería y ella en la casa no quería estar".

Greta, otra de las clientas de la peluquera, ha explicado que Mina "tenía miedo de salir de casa" porque cuando sacaba a pasear a su perro y veía a su pareja "volvía a casa corriendo a esconderse y dejaba el perro suelto".Según Greta, Mina "tenía mucho miedo a su pareja", que controlaba dónde y con quién iba y las llamada que realizaba y que por todos los sitios a donde iba "decía que la iba a matar".Otra de las clientas y vecinas de Mina, Enriqueta, ha señalado que era una "excelente chica, muy educada".Unas injurias fueron el móvil del tiroteo entre miembros de la familia Cortés

Esta es la cuarta mujer que muere a consecuencia de la violencia machista desde el pasado domingo, cuando se conocieron tres asesinatos: uno en Lora del Río (Sevilla), otro en Arona (Tenerife) y un tercero en Vinaroz (Castellón), si bien el cadáver fue hallado en Amposta (Tarragona).

Su muerte eleva a 45 el número de fallecidas a manos de sus parejas o ex parejas en lo que va de año. Once de los casos ocurrieron en Andalucía, siete de Madrid, siete de la Comunidad Valenciana, seis de Cataluña, dos en el País Vasco, Castilla y León, Murcia y Canarias; el resto perdieron la vida en Baleares, Castilla-La Mancha, Navarra, Galicia, Asturias y Aragón.