Rita Barberá fallece en un hotel de Madrid tras sufrir un infarto

La senadora y exalcaldesa de Valencia se encontraba en un hotel de Madrid y el Summa ha intentado reanimarla sin éxito

Barberá estaba sometida a una gran presión y el pasado lunes declaró en los tribunales por presunto blanqueo de 1000 euros

El Congreso y el Senado guardan un minuto de silencio y su inesperada muerte causa consternación en el PP

El funeral por Barberá se oficiará en la intimidad familiar este jueves por la tarde en Valencia en la intimidad

La senadora y exalcaldesa de Valencia se encontraba en un hotel de Madrid y el Summa intentó reanimarla sin éxito

nacional

| 23.11.2016 - 09:57 h
REDACCIÓN

La senadora y ex-alcaldesa de Valencia, Rita Barberá ha fallecido en Madrid, a los 68 años, víctima de un infarto. La muerte le sobrevino en la habitación del hotel Villa Real, muy próximo al Congreso de los Diputados, donde se encontraba alojada, y al parecer ha ocurrido mientras dormía. El Summa confirmó su muerte tras haberla atendido sus facultativos y haber intentado reanimarla durante más de media hora.

A primera hora de la mañana, una hermana de Barberá llamó a los servicios de emergencias de Madrid para que acudieran al hotel Villa Real, situado a escasos metros del Congreso, con el fin de atender a la senadora.

Durante más de media hora intentaron reanimarla, pero sólo pudieron certificar su fallecimiento a consecuencia de un infarto, tal y como confirmó horas después la autopsia a la que fue sometido el cadáver de la exalcaldesa valenciana en el Instituto Anatómico Forense de Madrid.

La noticia de su muerte se conoció escasos minutos antes de que comenzaran sendas sesiones plenarias del Congreso y del Senado, lo que provocó un aluvión de reacciones por parte de dirigentes de todos los partidos.

La exalcaldesa de Valencia Rita Barberá se ausentó de la primera sesión de control al nuevo Gobierno de ayer martes y en la que se estrenó el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En los últimos días la exalcaldesa se encontraba mal e indispuesta y ayer martes llamó al Senado para decir que no asistiría hoy a la sesión porque no se encontraba bien.

SU DECLARACIÓN ANTE EL SUPREMO FUE SU ÚLTIMA APARICIÓN PÚBLICA

Barberá, declaró este lunes ante el Tribunal Supremo por el presunto blanqueo de dinero en el PP del Ayuntamiento de Valencia, en concreto por 1000 euros, acusación que Barberá negó ante el juez. En esa su última aparición en público, a Barberá se le apreció un cierto deterioro físico que fue comentado en círculos políticos.

Tras esa ausencia, la senadora reapareció el pasado jueves en público en la apertura solemne de la legislatura en el Congreso de los Diputados y, de hecho, se sentó ese día en la bancada 'popular', a pesar de que el PP la expulsó del partido, con lo que la senadora pasó a formar parte del Grupo Mixto de la Cámara Alta, ya que declinó dejar el acta.

CONSTERNACIÓN ENTRE LOS DIRIGENTES DEL PP

La ministra de Defensa y secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, se ha desplazado, acompañada de su equipo, al hotel donde ha fallecido la ex alcaldesa de Valencia. Poco después han llegado también el vicesecretario de Política Autonómica y Local del PP, Javier Arenas; el presidente del Senado, Pío García-Escudero; el portavoz del PP en esa Cámara, José Manuel Barreiro y el expresidente de La Rioja, Pedro Sanz, todos ellos senadores.

En el lugar también han estado el ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y el diputado y presidente de la Comisión de Interior de la Cámara Baja, Rafael Merino. Poco después de las 10.00 horas ha llegado la ex alcaldesa 'popular' de Cádiz Teófila Martínez.

Barberá fue alcaldesa de Valencia por el PP entre 1991 y 2015. Al perder la alcaldía fue nombrada senadora, pero desde el pasado septiembre lo era del Grupo Mixto, ya que solicitó la baja de su partido tras conocerse que el Tribunal Supremo la investigaría por el 'caso Taula'.

Sobre las diez y media de esta mañana de miércoles, y tras la intervención de la Policía Judicial y el juez de guardia, se ha producido el levantamiento del cadáver. Al parecer Rita Barberá, de 68 años, se alojaba sola en el Hotel Villa Real, donde ha fallecido.

El funeral por Barberá se oficiará este jueves por la tarde en Valencia, y su familia ha expresado su deseo de que se celebre en la intimidad, sin la presencia de instituciones ni partidos políticos. La capilla ardiente se instalará en el Tanatorio de Valencia.

Durante la jornada, el portal de la vivienda de Valencia en la que residía la exalcaldesa se ha convertido en un lugar de homenaje improvisado al que decenas de sus seguidores políticos han llevado flores, banderas y mensajes de cariño hacia ella.

MINUTO DE SILENCIO EN EL CONGRESO DE LOS DIPUTADOS Y EN EL SENADO

El Pleno del Congreso de los Diputados ha guardado un minuto de silencio tras conocer el fallecimiento de Barberá y antes de comenzar la sesión de Control al Gobierno. Un acto de respeto al que los únicos que no han asistido han sido los diputados de Podemos.

También lo ha hecho el Pleno del Senado, que debía comenzar a las nueve de la mañana y que se ha retrasado, tras conocerse la muerte de la senadora y exalcaldesa valenciana, Rita Barberá. En esate caso el minuto de silencio ha sido secundado por todos los grupos, incluídos lo representantes de Unidos Podemos.

REACCIONES

Los Reyes Felipe VI y la Reina Letizia, así como los Reyes Juan Carlos y Sofía, han enviado sendos telegramas de pésame a la familia de la senadora Rita Barberá, fallecida en un hotel de Madrid a causa de un infarto.

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, visiblemente emocionado, ha comentado que pudo hablar con ella hace poco y ha transmitido a la familia sus condolencias, ha dicho estar "enormemente apenado" y ha recordado que dedicó toda su vida al PP y a Valencia. "Se hace muy duro", ha dicho Rajoy.

Tras él se han sucedido también los elogios de otros miembros de su partido, como José María Aznar. Pero el expresidente ha lamentado también que Barberá haya fallecido "habiendo sido excluida del partido al que dedicó su vida", en referencia al hecho de que el pasado 14 de septiembre abandonase el PP como muestra de entrega al partido y para no causarle ningún perjuicio.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha dicho que los cargos del PP están "impactados y apenados", y María Dolores de Cospedal, secretaria general del PP y ministra de Defensa, ha calificado a Barberá de una magnífica política y "una mujer honesta".

Ente quienes han denunciado la actitud de otros partidos con ella, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, ha considerado que sufrió un "linchamiento" político y mediático con el que se traspasaron "todas las fronteras". "No quiero hacer responsable a nadie, pero creo que es bueno que todos hagamos una profunda reflexión sobre todo y, especialmente, sobre las exageraciones a las que llevamos a veces las acusaciones políticas", ha añadido.

También el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha lamentado que sufriera "tanta crítica injustificada" y "tantas barbaridades" que cree que "cada uno tendrá sobre su conciencia". Y el ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, ha considerado que "algunos no se portaron bien" en los últimos tiempos con ella, pero ha añadido que era generosa y los habrá perdonado.

La presidenta del Congreso, Ana Pastor, ha calificado a la exalcaldesa de "excelente política", y el presidente del Senado, Pío García Escudero, ha dicho que la muerte de Rita Barberá es una "noticia terrible" que deja un gran sentimiento de tristeza. Entre los dirigentes populares valencianos, su presidenta, Isabel Bonig, ha calificado a Barberá de "referente en la política nacional".

Representantes de otros partidos se han sumado a las expresiones de pésame, entre ellos el presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, y el portavoz de la Comisión Gestora del PSOE, Mario Jiménez.