Muere a los 87 años Carmen Cuesta, una de las compañeras de "Las Trece Rosas"

nacional

| 17.10.2010 - 12:37 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Carmen Cuesta, compañera de las trece jóvenes conocidas como "Las Trece Rosas", que fueron fusiladas en 1939 por ser militantes de las Juventudes Socialistas Unificadas (JSU), ha fallecido en Valencia a los 87 años, ha informado el Partido Socialista de Madrid (PSM).

Cuesta, que murió ayer en la capital valenciana y hoy será incinerada en el crematorio de la ciudad, fue detenida cuando tenía 16 años por la Policía franquista y encarcelada en 1939 junto a un grupo de militantes de las JSU en la madrileña cárcel de Ventas.

En un comunicado, el vicepresidente del grupo parlamentario socialista y presidente de la Fundación "Trece Rosas", José Cepeda, ha expresado su dolor a los familiares de la fallecida, a la que ha recordado como "una mujer irrepetible que con su aportación a la memoria colectiva de aquel hecho histórico, ha permitido que millones de españoles conozcan esa parte de la historia que estuvo silenciada por El Caudillo".

"Su nombre, sus ideas, su lucha, su trabajo hoy están más vigentes que nunca en Madrid, en España y en el mundo y su memoria, al igual que la de su padre y sus compañeras de las Juventudes Socialistas Unificadas, jamás será borrada ya de la historia", ha subrayado.

"Las Trece Rosas", de las que siete eran menores de edad, fueron fusiladas contra las tapias del cementerio del Este de Madrid el 5 de agosto de 1939, de igual forma que otras 56 personas, tras ser condenadas a muerte en un Consejo de Guerra celebrado en las Salesas.

Carmen Cuesta, a quien las trece jóvenes conocían como la "peque" por ser la menor de todas ellas, fue condenada a 12 años de cárcel y al salir de prisión fue desterrada a 350 kilómetros de Madrid, por lo que se trasladó hasta Valencia y allí comenzó su nueva vida junto a su hermana Angelita, que también había sido detenida, aunque fue liberada por no pertenecer a las JSU.

Además, otro de los hermanos de Cuesta, que era piloto durante la República, fue encarcelado, mientras que al padre lo fusilaron junto a otros 17 presos, cuyos restos sigue buscando hoy en día Angelita.

Las trece jóvenes republicanas, ajusticiadas hace setenta y un años por el régimen franquista, han sido objeto de diversas investigaciones históricas, así como protagonistas de una novela y un película.