Moreno y Díaz intercambian reproches por el paro y la corrupción

Susana Díaz, "satisfecha" con su intervención, dice que Moreno y ella han podido debatir 'cara a cara'

PP-A dice que en el debate se ha visto la "honestidad" y cercanía de Moreno frente a la "soberbia" de Díaz

IU contrapone "los eslóganes" de Díaz y Moreno frente a "las propuestas solventes" de Maíllo

Moreno, Maíllo y Díaz

nacional

| 10.03.2015 - 09:35 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los candidatos del PP y el PSOE a la Junta de Andalucía, Juanma Moreno y Susana Díaz, respectivamente, se han intercambiado reproches esta noche a cuenta de la responsabilidad de los gobiernos en la tasa de paro, lo que ha sido tachado de "pim pam pum" por el aspirante de IU, Antonio Maíllo.

El problema del paro en Andalucía, que supera el 34%, ha sido el eje central de las primeras intervenciones de los candidatos en el debate que se emite esta noche en Canal Sur con motivo de las elecciones autonómicas del 22 de marzo. El debate lo ha abierto el bloque "Empleo, Economía, Financiación Autonómica y Administración Pública", en el que cada uno de los candidatos ha defendido el modelo económico por el que apuestan sus formaciones.

El candidato del PP ha dicho que se propone un cambio después de 33 años de un gobierno que no ha cumplido con las expectativas; Susana Díaz ha admitido que Andalucía tiene problemas, pero no "parte de cero", y Maíllo ha apostado por un proyecto "de profunda transformación social".

Después de que Díaz acusara al Gobierno central del "sufrimiento" provocado por los recortes, Moreno ha replicado que hay "un millón de andaluces que están sufriendo después de 33 años", en alusión a los parados, y ha concluido que han "fallado las recetas antiguas" de Díaz, Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

La presidenta andaluza ha sostenido que la autonomía y el autogobierno "han servido" tras recordar que hace treinta años Andalucía era una comunidad con un millón de analfabetos y hoy, entre otras mejoras, hay 2.200 kilómetros de autovía.

"Empiezo a ver el 'pim pam pum' de siempre. Dice Bonilla que es hijo de emigrantes y no entiendo cómo siendo de derechas es hijo de emigrantes", han sido las primeras palabras de Maíllo en este bloque del debate, en el que ha dicho que encabeza un proyecto "de profunda transformación social".

La candidata del PSOE ha pedido "rigor" al hablar de la tasa de empleo y ha reprochado a Moreno que se remontara a los años 80: "No voy a tolerar que se diga que Andalucía no es una tierra atractiva para la inversión, hay mucho talento", ha remachado, tras lo que ha acusado al Gobierno central de que un 5 % de los jóvenes hayan tenido que "coger la maleta e irse de España".

En materia económica, ha destacado que una quinta parte del volumen de exportaciones de España procede de esta comunidad y ha acusado al Gobierno del PP de haber subido los impuestos a todos los sectores. Díaz ha asegurado que, si gana los comicios, bajará los impuestos, especialmente entre los sectores que estén creando empleo e invirtiendo en Andalucía.

El candidato del PP ha dicho que para crear empleo "hace falta saber gestionar y, tras preguntarse cómo es que Andalucía "sólo atraiga el 1,6% de la inversión", ha concluido que la corrupción ha "achicharrado" el "buen nombre" de esta comunidad.

Maíllo ha defendido la creación de una banca pública y de empleo "estable" frente a los planes recientemente aprobados por la Junta, de los que ha dicho: "Es jugar con la ilusión", lo que ha considerado un "fraude".

Sobre la administración pública, ha subrayado que IU, antes de que Susana Díaz les "desalojara" del gobierno de coalición, hizo los "deberes" al demostrar que no hay que "despedir" para afrontar una remodelación del sector público.

LA CORRUPCIÓN SUBE EL TONO DE UN DEBATE AJUSTADO AL GUIÓN

Los temas relacionados con la corrupción han subido el tono del primer debate, por lo demás ajustado al guión, entre los candidatos del PP, el PSOE e IU a la Presidencia de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, Susana Díaz y Antonio Maíllo, respectivamente, con motivo de los comicios del 22 de marzo. Moreno y Díaz han cruzado acusaciones sobre los casos de corrupción en sus partidos y sobre la forma de actuar contra ellos, y Maíllo les ha instado a "pedir perdón" a los andaluces.

El candidato del PP ha afeado a Díaz que haya decidido "tapar" la corrupción porque carga "con una mochila" muy pesada y le ha echado en cara su "cambio" de opinión en torno a la citación como imputados de sus "padrinos", los expresidentes Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

Díaz ha asegurado que le "repugna" la corrupción, ha defendido sus propuestas para atajarlas -entre ellas una "oficina antifraude"- y, tras acusar a Moreno de ser "una autoridad en corrupción" porque ha estado "de cerca" con Luis Bárcenas y "ha tenido el posgrado con Ana Mato", le ha conminado en varias ocasiones a aclarar si va a "mantener a los imputados que lleva en sus listas".

Por su parte, Maíllo ha defendido la actuación de IU durante los tres años en los que ha participado en el gobierno andaluz, periodo que ha presentado a su formación como "garantía de un gobierno que no robe y no mienta".

El candidato del PP ha dicho que se propone un cambio después de 33 años de un gobierno que no ha cumplido con las expectativas; Susana Díaz ha admitido que Andalucía tiene problemas, pero no "parte de cero", y Maíllo ha apostado por un proyecto "de profunda transformación social".

Además de la corrupción, los candidatos del PP y el PSOE se han intercambiado reproches a cuenta de la responsabilidad de los gobiernos en la tasa de paro, lo que ha sido tachado de "pim pam pum" por el aspirante de IU. Díaz ha acusado al Gobierno central del "sufrimiento" provocado por los recortes y Moreno ha replicado que hay "un millón de andaluces que están sufriendo" y que han "fallado las recetas antiguas" de Díaz, Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

El candidato del PP ha dicho que para crear empleo "hace falta saber gestionar", mientras la candidata del PSOE ha pedido "rigor" al hablar de la tasa de desempleo y ha acusado al Gobierno central de que un 5% de los jóvenes hayan tenido que "coger la maleta e irse de España".

Ha resaltado que la Junta está poniendo en marcha "planes potentes" de empleo en Andalucía, como el programa para el retorno del talento, y ha asegurado que si gana los comicios bajará los impuestos, especialmente entre los sectores que estén creando empleo e invirtiendo en la comunidad.

El candidato de IU ha defendido, sobre todo, la creación de una banca pública y de empleo "estable" frente a los planes recientemente aprobados por la Junta, que ha considerado un "fraude". Sobre la administración pública, ha subrayado que IU, antes de que Susana Díaz les "desalojara" del gobierno de coalición, hizo los "deberes" al demostrar que no hay que "despedir" para afrontar una remodelación del sector público.

En cuanto a los servicios públicos esenciales, los tres candidatos se han atribuido la defensa de los más vulnerables y han reivindicado sus políticas en materia de sanidad, educación y servicios sociales.

Díaz ha acusado a Rajoy de haber recortado 7.000 millones de euros en este campo, mientras Moreno le ha espetado que Andalucía es la comunidad "con menos médicos por habitante", y Maíllo les ha recordado el acuerdo entre PP y PSOE para la reforma del artículo 135 de la Constitución, que "cambió la prioridad de las políticas públicas, con recortes durísimos".