Miles de guardias civiles marchan "por el fin de los abusos laborales"

Méndez y Toxo recibidos con abucheos por los manifestantes

nacional

| 18.09.2010 - 12:14 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

Miles de guardias civiles (20.000, según la organización) se han manifestado hoy ante la Dirección General de la Guardia Civil en Madrid convocados por la AUGC y la UO en defensa de sus derechos laborales y "por el fin de los abusos". Los gritos y consignas contra Interior y el Gobierno a cuenta de la jornada laboral o el debate sobre la desmilitarización del cuerpo han marcado un acto en el que se han vivido momentos de tensión con la llegada de los representantes de CC.OO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, quienes fueron abucheados.

Tras una pancarta en la que se podía leer 'Basta de abusos con los guardias civiles: Laboral y Ley de Personal `Ya!', han marchado desde la 12.00 horas los distintos representantes de las asociaciones profesionales de la Guardia Civil y sindicatos policiales y políticos como el coordinador general de IU, Cayo Lara o el eurodiputado de la misma formación Willy Meyer. Además, los convocantes indicaron que se había cursado invitación al resto de las fuerzas políticas, que finalmente no asistieron.

La mayoría de los gritos y pancartas iban dirigidos hacía el ministro, Alfredo Pérez Rubalcaba, el Gobierno y el PSOE a los que se les exige "que cumplan las promesas". "Queremos currar como un nacional", "Todo por la patria, pero dignamente retribuido" o "esta 'mani' es legal" han sido algunos de los mensajes más repetidos por los presentes junto a las peticiones de dimisión del presidente Zapatero, el ministro Rubalcaba y el director general Francisco Javier Velázquez.

Al terminó de la macha se ha dado paso al capítulo de discursos para lo que se ha habilitado un escenario frente a la misma Dirección General. Allí se ha leído una carta remitida para la ocasión por el secuestrado por ETA, José Antonio Ortega Lara, quien ha lanzado un mensaje de apoyo a los agentes del Instituto Armado y ha censurado al Departamento que dirige Alfredo Pérez Rubalcaba por "coartar los derechos de quienes más han sufrido el zarpazo del terrorismo" y por sancionar a quienes "denuncian el mal estado de los cuarteles".

GUARDIAS CIVILES DE "CORAZON ROJO"

Por su parte Cayo Lara ha comenzado argumentando que su presencia en el acto no ha sido "para ganar votos" sino "por convicción personal" y ha asegurado que él no es Zapatero por "si acaso alguien se había confundido". A partir de ahí, ha hecho una defensa por la desmilitarización del Cuerpo recordando que "esta institución nació para ser civil y no militar".

Además, el coordinador general de IU ha hecho un llamamiento para secundar la huelga general del día 29. "Sé que no tenéis derecho de huelga y sé que tenéis el uniforme verde porque muchas veces me tocó correr delante de vosotros, pero también sé que tenéis el corazón rojo y por eso os pido que el próximo día 29 sigáis la huelga con el corazón para defender a toda la clase trabajadora", ha dicho.

Aunque inicialmente estaba previsto, Toxo y Méndez finalmente no han hecho uso de su palabra al ser abucheados a su llegada a la manifestación. Pasadas las 13 horas el portavoz de CC.OO. se incorporó a la cabecera de la marcha y minutos más tarde lo hizo el portavoz de UGT. Ambos fueron recibidos con gritos de "`fuera, fuera!" e incluso con insultos como "embustero" por parte de gente que se había sumado voluntariamente a la protesta, pero también por personas que portaban pegatinas y pancartas de las asociaciones convocantes.

"A mi no me incomodan, en absoluto", ha señalado Méndez, quien ha justificado su presencia en la marcha al decir que han sido invitados por las asociaciones convocantes y al considerar un "deber" estar con los guardias civiles. "Nuestra presencia aquí está estrictamente relacionada con sus derechos laborales. Para que quede claro, no es un acto más en relación con la huelga general del 29, que es otro escenario", ha sostenido.

La mayoría de los responsables sindicales y de las asociaciones que han intervenido en el acto han centrado sus mensajes en pedir "el fin de los abusos" a la Guardia Civil, han solicitado el archivo de los expedientes a los agentes y han hecho especial hincapié en la desmilitarización de la Guardia Civil y su equiparación a la Policía Nacional.

"Hoy ha muerto la ley del silencio", "que Rubalcaba archive los expedientes y se los meta por donde le quepan" o "defendemos una guardia civil, civil" han sido algunas de las expresiones escuchadas por parte de colectivos como la Unión de Guardias Civiles (UGC), el Sindicato Unificado de la Policía (SUP), la Asociación Unificada de Militares Españoles (AUME), Eurocop o el Movimiento contra la Intolerancia, entre otros.

FOTOGRAFIADOS DESDE LO ALTO

En un momento de los discursos uno de los encargados de la organización llamó la atención de dos personas que desde lo alto del edificio de la Dirección General de la Guardia Civil sacaban fotos de los presentes. "`*Compañero?! Podemos subir a hacer fotos también", gritó desde el micrófono acompañado por las protestas de los presentes tras las cuales se retiraron los fotógrafos improvisados.

Posteriormente, los convocantes se han esforzado por desvincular el acto de hoy con el debate sobre la desmilitarización del cuerpo. "*pero aquí quien ha hablado de desmilitarizar el Cuerpo?" llegó a decir Francisco García, líder de la UO --expedientado por decir que Interior les trata como a etarras--, obviando los discursos anteriores. Después ha acusado a Interior y a Rubalcaba de introducir interesadamente ese debate en la opinión pública.

"`Es mentira! *alguien cree que si fuésemos el Cuerpo mejor pagado y mejor considerado estaríamos hoy aquí? A quienes nos acusan de querer la desmilitarización les respondemos que lo que queremos es que se cumpla la ley", ha zanjado.

"Hemos ganado la batalla, nuestro pecado fue pedir una jornada laboral digna. Se nos ha acusado de todo, hasta de querer acabar con el modelo", ha insistido en la misma línea Alberto Moya de la AUGC, quien ha rechazado la nueva Jornada Laboral, firmada el jueves por Interior. "No nos resignamos, seguiremos luchando porque merece la pena si el fin merece la pena. El Gobierno ha apretado, pero no nos han tumbado, seguimos en pie", ha advertido Moya, quien además ha tenido tiempo de respaldar la presencia de CC.OO y UGT: "han venido de corazón no a hacerse la foto".