Miles de españoles salen a las calles en diferentes ciudades para reclamar "una democracia real"

nacional

| 16.05.2011 - Actualizado: 14:15 h
REDACCIÓN

Miles de personas han secundado este domingo, a siete días de las elecciones municipales y autonómicas del 22 de mayo, la convocatoria de la plataforma 'Democracia real ya' para mostrar en al menos 50 ciudades españolas su rechazado al modelo económico y político.

Tras anunciar la convocatoria por Internet, 'Democracia real ya' ha conseguido que miles de madrileños de todas las edades llenaran la céntrica plaza de Cibeles y los accesos desde la calle de Alcalá con gritos y pancartas como "esta crisis no la pagamos", "no más corrupción, pasamos a la acción", "manos arriba, esto es un atraco", "PSOE-PP la misma mierda es" o "futuro de mierda, trabajo precario".

En su manifiesto, la plataforma muestra la preocupación e indignación de los ciudadanos por las consecuencias de la crisis económica y la respuesta política a la misma.

"Unos nos consideramos más progresistas, otros más conservadores. Unos creyentes, otros no. Unos tenemos ideologías bien definidas, otros nos consideramos apolíticos. Pero todos estamos preocupados e indignados por el panorama político, económico y social que vemos a nuestro alrededor. Por la corrupción de los políticos, empresarios, banqueros. Por la indefensión del ciudadano de a pie", argumenta la plataforma en el manifiesto.

En diferentes ciudades españolas como Barcelona, Mérida o Palma de Mallorca, se ha reclamado que los poderes públicos respeten derechos básicos como la vivienda, el trabajo, la cultura, la salud, la educación, la participación política, el libre desarrollo personal y derecho al consumo de los bienes necesarios para una vida sana y feliz.

Unas 6.000 personas, según la Guardia Urbana de Barcelona, y 15.000 según los organizadores, han salieron a la calle en Barcelona. "No somos mercancía en manos de políticos y banqueros", ha sido uno de los lemas que ha llenado más pancartas en esta protesta, que se ha celebrado en 50 ciudades españolas. Otros lemas han sido "De mayores queremos ser islandeses", "Políticos, no os damos más crédito" o "Lo llaman democracia y es Botín".

En su mayoría los manifestantes han sido jóvenes pero también había personas de mediana edad, incluso jubilados, con un espectro de edad más amplio del que acostumbra a haber en otras manifestaciones consideradas antisistema.

Los organizadores han transmitido en directo la manifestación a través de Internet, que a medida que ha avanzado la manifestación ha llegado a ser vista por cerca de 2.000 internautas.

Muchos manifestantes iban con camisetas amarillas con el lema "Toma la calle" y en una de las pancartas se podía leer el siguiente ofrecimiento: "2.000 euros por un político honesto"

En Valencia, también miles de ciudadanos se manifestaron para denunciar la "irresponsable gestión económica del país". La marcha, que ha discurrido desde la plaza de San Agustín hasta el Palacio de Justicia, reivindicó una reorientación de las políticas públicas "hacia la protección del interés general", así como "medidas drásticas contra el fraude" y "el fin de los privilegios de la clase política".

También reclama cambios en la Ley Electoral "que ofrezcan vías para una auténtica participación ciudadana", y aboga por "el fin de las subidas de impuestos indiscriminadas y la privatización del sector público".

En la manifestación, que ha discurrido en un ambiente festivo, con música de tambores y bailes, se han coreado lemas como "no hay pan para tanto chorizo" y "los recortes de hacen en las Cortes", y se han escuchado abucheos a su paso por las sedes del Ayuntamiento y Bancaja.

Varios de los asistentes portaban banderas o camisetas con los colores de la bandera republicana, así como caretas similares a las del protagonista de la película "V de Vendetta", y utilizadas también por el colectivo "anonymous" para ocultar su identidad.

También se han visto carteles en los que se podía leer, "Políticos y banqueros, los mismo carroñeros", "La banca no te quiere, las personas sí", "No somos mercancía de los políticos y banqueros" o "No a la especulación financiera".