Méndez y Toxo: Comienza la cuenta atrás para la huelga del 29M

Han registrado hoy la convocatoria de huelga en el Ministerio de Empleo

José Ricardo Martínez: "Nuestros piquetes van a proteger el derecho a la huelga"

Los sindicatos madrileños quieren servicios mínimos esenciales equivalentes a los de un domingo

nacional

| 16.03.2012 - 12:30 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los secretarios generales de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, y de UGT, Cándido Méndez, han asegurado que hoy comienza la "cuenta atrás" para la huelga general de 29 de marzo contra la reforma laboral. Méndez y Toxo han registrado hoy la convocatoria de huelga en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Según Méndez, ante la negativa del Gobierno a negociar con ellos, la corrección de la reforma el "desenlace" es el paro general de 24 de horas del 29M.

Para Toxo, la huelga es el "resultado inevitable" al que ha conducido la "sinrazón" del Gobierno, del que ha recordado que se ha negado a aceptar su petición de abrir una mesa tripartita (con ellos y la CEOE) para negociar la reforma.

No obstante, el secretario general de CCOO ha afirmado que, aunque el tiempo se "agota", el Gobierno todavía tiene hasta el 29 de marzo para hacer cambios a su reforma.

Si no lo hace así puede que le suceda como en 2002, cuando aprobaron un "decretazo" que acababa con los salarios de tramitación para los despidos improcedentes, que luego tuvieron que cambiar por la huelga general convocada por CCOO y UGT, así como a seis ministros, entre ellos el de Trabajo, ha avisado Toxo.

De la reforma laboral, Cándido Méndez ha insistido en que, unida a los recortes de gastos sociales que está aprobando el Gobierno, provocará un aumento del paro y un retroceso laboral y social "sin precedentes" en la democracia. Por ello, Méndez ha explicado que, con la huelga y con las manifestaciones, ofrecen a los trabajadores el "cauce democrático" para que rechacen la reforma.

Toxo también ha resaltado que el Gobierno quiere utilizarla para "arruinar de un plumazo" tres décadas de diálogo social, cuando la reforma no era urgente y no va a contribuir a crear empleo. Además, la reforma es una clara "apuesta" para devaluar el coste del factor trabajo como única vía para ganar en competitividad.

LOS SINDICATOS DE MADRID VIGILANTES ANTE LOS SERVICIOS MINIMOS

Preguntado por la intención de la Comunidad de Madrid de imponer unos servicios mínimos si no hay acuerdo entre las partes antes del próximo jueves, el secretario de general de UGT Madrid, José Ricardo Martínez, indicó a los medios que se trata de "una frivolidad y una irresponsabilidad por su parte". Recordó que los sindicatos, de producirse esta decisión unilateral, pedirán responsabilidades a todas aquellas personas que la tomen y la plantearán como un ejercicio de prevaricación para lograr su inhabilitación.

"Nuestros piquetes van a proteger el derecho a la huelga porque ya estamos teniendo denuncias sobre empresarios que están amenazando a los trabajadores para que no hagan huelga", dijo, para advertir de que, ante una eventual reforma de la Ley de Huelga, el Parlamento debe "ser respetuoso, porque es una ley constitucional". "Aunque el PP da la impresión a veces que pretende pasarse la Constitución por el forro de sus caprichos, hay derechos que no se va a atrever y que no vamos a dejar que se atreva a tocar", indicó José Ricardo Martínez.

Por su parte, el secretario general de CC.OO. Madrid, Javier López, confió en la "voluntad negociadora" de la Comunidad de Madrid en torno a los servicios mínimos el día de la huelga general, ya que deben hacer referencia a "servicios esenciales".

"Todo lo que sea intentar mantener abiertos servicios que no son esenciales, que no se abren en un domingo o en un festivo, nos parece desproporcionado", señaló. Asimismo, recalcó que el deseo de los sindicatos es que "se lo piense dos veces" antes de adoptar cualquier decisión unilateral para establecer "servicios mínimos abusivos".