Matas niega haber dado trato de privilegio y pagar con dinero negro a Over

Jaume Matas condenado a seis años de prisión

nacional

| 18.11.2012 - 19:58 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El expresidente del Govern balear Jaume Matas ha negado hoy ante el juez haber ordenado un trato de privilegio en los contratos públicos para la empresa de publicidad que llevó la campaña electoral del PP en 2003, Over Marketing, y se ha desvinculado de cualquier pago con dinero negro a esa sociedad.

Matas ha declarado durante una hora y cuarto ante el juez José Castro y el fiscal anticorrupción Pedro Horrach, que investigan la presunta financiación ilegal del PP mediante contratos ficticios o sobredimensionados a Over por parte de diferentes departamentos del Govern en el periodo 2003-2007.

Según fuentes jurídicas, el expresidente se ha atribuido la decisión de contratar a Over Marketing para la campaña autonómica de 2003, que el PP ganó por mayoría absoluta, pero ha negado que durante la legislatura posterior ordenara que se favoreciera a esta empresa frente a otras en los contratos de publicidad e imagen de la administración balear.

Matas ha explicado que contrató a Over Marketing porque le gustó la manera en que trabajaba esta empresa, con la que había tenido contacto cuando dirigía el Ministerio de Medio Ambiente del Gobierno de José María Aznar.

Sin embargo, el expresidente de Baleares ha negado que ordenara a los consellers de su Govern que los diferentes departamentos contrataran con Over para compensarla por gastos no abonados durante la campaña electoral de 2003.

La Fiscalía Anticorrupción sospecha que entre los contratos de publicidad e imagen obtenidos del Govern del PP en el periodo 2003-2007, por los que Over ingresó unos 3,5 millones de euros, se ocultaban pagos por servicios prestados al partido.

Matas ha rechazado este extremo y ha asegurado que, por contra, pidió a los miembros de su gabinete que procuraran favorecer el reparto de los trabajos institucionales entre las distintas agencias de publicidad.

Asimismo, el exlíder del PP de Baleares ha negado en su declaración que ordenara pagar parte de los servicios de Over en dinero negro o que tuviera conocimiento de ello.

Antes que Matas ha pasado por los juzgados de Palma, también como imputado, el exgerente del PP entre 2003 y 2007, su cuñado Fernando Areal.

Tras poco menos de una hora de comparecencia ante el juez y el fiscal del caso, Areal ha dicho al ser preguntado sobre sus presuntos pagos sobre dinero negro: "¿Qué es eso".

El exgerente del PP ha tenido que responder a las preguntas referidas a la acusación de que entregó dinero opaco al exresponsable de Over Marketing, Daniel Mercado, formulada por este imputado en su declaración ante Castro y Horrach del pasado octubre en Madrid.

Preguntado sobre si Mercado mintió al acusarle de pagarle en negro, Areal ha asegurado que "eso lo dirá el juez".

El último en declarar hoy ha sido el presidente del Parlament balear, Pere Rotger, que ha admitido que en el proceso para la contratación de Over Marketing cuando era alcalde de Inca se cometieron "errores administrativos", pero ha subrayado que no hubo ningún trato de favor para esa empresa de publicidad.

Rotger ha manifestado a los periodistas congregados en el patio de los juzgados que se ha quedado "muy tranquilo" tras dar sus explicaciones sobre un contrato a Over para un estudio sobre hábitos de vida en el municipio por el que el Ayuntamiento de Inca pagó 20.000 euros en 2008.

La Fiscalía sospecha que la factura fue inflada en unos 2.000 euros para incluir en él un curso de portavocía que la empresa dio al actual alcalde, Rafael Torres.

"Ha habido errores que hemos reconocido en el tema administrativo, pero en el fondo no hay mala fe ni ningún trato de favor a Over, el trabajo se ha hecho y ha sido muy útil para el Ayuntamiento", ha manifestado.

Respecto al mantenimiento de su condición de imputado y a las posibles consecuencias que ello pudiera tener sobre su cargo institucional, el segundo en relevancia de la Comunidad, el presidente del Parlament ha dicho que "hay que dejar pasar como mínimo 24 o 48 horas".

El código ético del PP balear establece que corresponde a los órganos de dirección de la organización decidir sobre la continuidad de sus altos cargos imputados. "Siempre he tenido mi cargo a disposición del partido", ha afirmado a este respecto Rotger, quien ha insistido en que esperará "tranquilo" qué resuelve el juez José Castro.

Por otro lado, el juez Castro ha desestimado prohibir al exconseller de Interior José María Rodríguez, que declaró ayer como imputado, que se comunique con otros implicados, medida cautelar que había solicitado la Fiscalía tras manifestar una testigo que el político del PP la llamó por teléfono hace unos días.