Mas redobla su oferta a ERC para un gobierno "fuerte" que garantice la consulta

nacional

| 30.11.2012 - Actualizado: 15:00 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de la Generalitat en funciones y líder de CiU, Artur Mas, ha redoblado su oferta a ERC para hacer un Gobierno "fuerte" que asegure la consulta la próxima legislatura y una política que afronte la crisis y la consolidación del Estado del Bienestar.

En rueda de prensa este viernes, ha asegurado que lo ideal es una coalición con ERC porque es la única con quien ve que comparten ambos objetivos, aunque admite que parece que no será posible, así que aboga por "trabajar en una fórmula de máxima estabilidad".

Aunque no utilizará la celebración de la consulta como "arma arrojadiza", ha avisado de que un Govern con problemas para sacar adelante Presupuestos y votaciones en el Parlamento catalán será visto como un débil y caótico al impulsar su apuesta por el derecho a decidir.

"¿Cómo puede un gobierno así afrontar la operación de más envergadura desde hace tres siglos? Es imposible", ha avisado Mas, que, ante los problemas para formar una coalición, ha señalado hasta siete veces la necesidad de tener apoyos permanentes para sacar adelante la consulta, salir de la crisis y mantener los pilares del Estado del bienestar.

Ha insistido en que su voluntad era una coalición con ERC, pero tras el 'no' del líder republicanos, Oriol Junqueras, ha optado por buscar una fórmula de máxima estabilidad con tres ejes: claridad en los planteamientos, programa conjunto y confianza mutua.

"Durante muchos años todo el mundo quería estar en el Gobierno y ahora no quiere estar nadie. Es curioso", ha comentado Mas, que ha aplazado cualquier referencia a la composición del Ejecutivo hasta ver como avanzan las negociaciones las próximas semanas.

Aunque admite que el escenario parlamentario se ha complicado tras las elecciones, está convencido de que "saldrá bien", y es posible una legislatura estable y provechosa si la oposición tiene altura de miras y remplaza la politiquería por la política, ha dicho.

Sin embargo, al preguntársele si las dificultades aritméticas del Parlament pueden precipitar otros comicios, ha asegurado que lograrán sacar adelante la legislatura.

MENSAJE AL PSC

Pese a su apuesta principal por un pacto de estabilidad con ERC, ha subrayado que quiere reunirse con el PSC para medir hasta qué punto puede acompañarle en sus dos grandes fines: salir de la crisis salvaguardando el Estado del bienestar e impulsar el derecho a decidir.

"Quiero descubrir hasta qué punto con el PSC hay posibilidad de que compartan estos dos grandes objetivos", ha continuado el líder de CiU, que ha considerado que solo ERC y los socialistas catalanes pueden llegar a compartir las metas de su Ejecutivo.

Mas no ha precisado cuándo se reunirá con el líder del PSC, Pere Navarro, para evitar "reacciones exageradas", después de que el jueves los socialistas anulasen el encuentro con el líder de CiU alegando motivos de agenda y disgustados por la filtración de la reunión.

VALORACIÓN DE LAS ELECCIONES

Ha defendido su avance electoral: "Nuestras expectativas no se han cubierto, pero es verdad que estas elecciones había que hacerlas", ha continuado Mas, que ha asegurado que tras los comicios existe una fotografía muy precisa de lo que desean los catalanes.

El líder de CiU, que ha subrayado la alta participación en los comicios para avalar su apuesta, ha sostenido que tras las elecciones se observa una apuesta "clara, rotunda y transversal" por el derecho a decidir, aunque ha precisado que no se pueden contar todos los votos favorables a la consulta como apoyos a la independencia.

Mas ha reivindicado que su Ejecutivo ha resistido el desgaste de la crisis y los recortes: mientras en Europa la crisis "se ha llevado gobiernos por delante", en Cataluña él ha perdido apoyos pero ha vuelto a ganar, con 29 escaños más que la segunda fuerza.