Mas: "La campaña del miedo del PP es un reflejo de sus propios miedos"

Defiende una Cataluña al servicio de todos "lleven los apellidos que lleven"

Artur Mas

nacional

| 10.11.2012 - 15:07 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El presidente de la Generalitat y candidato de CiU a la reelección, Artur Mas, ha afirmado este sábado que "la campaña del miedo del PP es un reflejo de sus propios miedos", y ha reprochado así a los populares de que alerten contra las consecuencias que se derivarían de una Cataluña con Estado propio.

"Como tienen miedo de que Cataluña tome el camino propio y esto condicione al resto del Estado, lo intentan reflejar con estas campañas sistemáticas del miedo que no llevarán a ningún sitio", ha sostenido en rueda de prensa, y ha augurado que, pese a todo, no les saldrá bien.

Y es que, según Mas, el Gobierno no ha entendido que Cataluña es "un pueblo maduro que sabe lo que se juega y que ve que, cuanto más libres, más viables".

Ha argumentado que si Cataluña tiene más estructuras de Estado podrá ser más viable, vivir mejor y estar "al servicio de toda la población, lleven los apellidos que lleven", en alusión explícita a un spot del PP que alerta contra una Cataluña sin apellidos en castellano.

Para Mas, el PP intenta dividir a la sociedad catalana también con un mensaje partidista de cara a las elecciones, y ha emplazado al Estado a reflexionar sobre el motivo "por el que no han sabido aprovechar ninguna de las oportunidades" que le ha ofrecido Cataluña.

También ha remarcado que Cataluña no responderá en la misma línea que el PP porque "no sería verdad que el Estado no sería nada sin" ella, y ha sostenido que si tuviera un Estado propio dentro de la Unión Europea tendrían que comportarse como vecinos.

"No nos tenemos que hacer la puñeta. Habría que tratarse como miembros de un mismo club y espacio", ha subrayado el presidente catalán, que ha aprovechado la rueda de prensa para defender la viabilidad de un Estado propio para Cataluña.

Para argumentarlo, de los 27 países de la UE, se ha acogido a que Cataluña se situaría en la media de los países en número de habitantes, séptima en PIB por cápita, novena en el grado de apertura de su economía y doceava en gasto en investigación y desarrollo.

Así, Mas ha justificado que la dimensión de Cataluña no sería un problema, y más en un mundo globalizado como el actual donde la proximidad es un valor, y ha destacado que su posición geográfica es una "gran ventaja estratégica" en el marco europeo.

"Nuestro paraguas es Europa, y no el Estado. España no nos situará en el mundo, pero sí Europa", ha resumido, tras concretar que de las ocho economías más competitivas del mundo, cinco son pequeños países -Suiza, Singapur, Suecia, Finlandia y Dinamarca--, tres de los cuales europeos.

Para Mas, más recursos y capacidad de competir también garantizan la viabilidad social, al advertir de que si se sigue en el marco del Estado puede haber "interrogantes" en este ámbito.

En materia de pensiones, Mas ha asegurado que están "más garantizadas" en un eventual Estado propio catalán que en el Estado español y que hasta podrían ser un poco más altas.

ASUNCION DE LA DEUDA

Sobre qué parte de la deuda de España tendría que asumir Cataluña si tuviera un Estado propio, Mas ha explicado que dependería de las negociaciones que se abrieran entre ambas partes, pero ha dejado claro que, en un principio, el Estado es el responsable de la deuda suscrita.

Sin embargo, si en una eventual negociación se estableciera que debe quedarse parte de la deuda, Mas ha remarcado que debería ponerse "todo" encima la mesa, como el que Cataluña ha transferido muchos recursos que no han vuelto, los activos que le pertenecen y la parte de las reservas del Estado -metales preciosos, divisas, depósitos del BCE-- que le toca.

También ha explicitado que un Estado propio para Cataluña le proporcionaría más fiabilidad económica, por lo que daría "más garantías" a los mercados financieros para prestarle dinero.