Mas irá al juicio con cabeza alta y sin pedir perdón: "Lo volvería a hacer"

El Govern arropará al expresidente y las entidades convocan una concentración

nacional

| 05.02.2017 - 11:27 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El expresidente de la Generalitat Artur Mas ha asegurado hoy que afronta con serenidad el inicio mañana del juicio por el 9N, en el que se presentará ante el tribunal "con la cabeza alta" y sin "pedir perdón por nada", ya que se enfrentó a un estado "intolerante" y "poco democrático": "Lo volvería a hacer".

En una rueda de prensa, acompañado por las exconselleras Joana Ortega e Irene Rigau, que también serán juzgadas a partir de mañana, Mas ha destacado que el 9N de 2014 defendieron "noblemente" lo que una gran mayoría de catalanes les pedían y canalizaron como Gobierno el movimiento "ciudadano, pacífico y cívico" al que no podían dar la espalda.

"Hicimos lo que teníamos que hacer. Lo volveríamos a hacer. Mañana entraremos al Palacio de Justicia con la cabeza alta, procurando representar con la máxima dignidad a los 2,3 millones de personas que votaron el 9N y dieron una lección de democracia y de sentido de país ante todo el mundo", ha declarado Mas.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas se sentará desde este lunes en el banquillo de los acusados y lo hará "hiperconvencido" de que con la consulta sobre la independencia del 9 de noviembre de 2014 no desobedeció la orden de suspensión del Tribunal Constitucional (TC) aunque cree que lo condenarán con su inhabilitación.

En el juicio, que está previsto que comience a las 9 horas ante el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC), comparecerán también como acusados la exvicepresidenta del Govern Joana Ortega y la entonces consellera de Enseñanza Irene Rigau: los tres están acusados de desobedecer y prevaricar al seguir preparando la consulta tras suspenderla el TC.

Mas, Ortega y Rigau se enfrentan a una posible inhabilitación para ejercer cargos públicos pero no a penas de cárcel, una vez que el tribunal haya rechazado la petición de la acusación popular de jugarles también por malversación de fondos; la Fiscalía también descartó esta última acusación y se limita a achacarles desobediencia y prevaricación.

La Fiscalía sostiene que los tres continuaron con los preparativos de la consulta después de que el TC la suspendiese cuatro días antes --el 4 de noviembre-- pero los acusados se defienden diciendo que dejaron la organización de lo que califican como "proceso participativo" en manos de los voluntarios.

LA CLAVE DEL JUICIO

La clave del juicio será comprobar cuál fue el papel que Mas, Ortega y Rigau jugaron desde el 4 hasta el 9 de noviembre y los fiscales tratarán de probar con testificales y documentos que, pese a simular haber dejado la consulta en manos de los voluntarios, realmente continuaron tutelando los preparativos.

La sesión del lunes empezará con la resolución de las cuestiones previas que planteen las partes y luego será el turno de los interrogatorios a los acusados --Mas, Ortega y Rigau, por este orden--.

El martes declararán los testigos de la Fiscalía y la acusación popular --algunos de estos también pedidos por las defensas-- y el miércoles y jueves está previsto que comparezcan fundamentalmente los reclamados por los letrados de Mas, Ortega y Rigau, para acabar el viernes con la prueba documental, informes y última palabra de los acusados.

Entre los testigos, no estará el presidente de Gobierno, Mariano Rajoy, ni el ministro de Justicia, Rafael Catalá, ya que el tribunal rechazó esta petición de Mas, Ortega y Rigau al considerar que son "absolutamente ajenos" a la causa del 9N.

MOVILIZACION DEL INDEPENDENTISMO

Las entidades soberanistas ANC, Êmnium, AMI y ACM han vuelto a plantear la jornada de este lunes como una oportunidad para movilizar al independentismo y han convocado una concentración en las puertas el tribunal para arropar a Mas.

Se espera que miles de personas --se han inscrito cerca de 40.000-- reciban al expresidente y a las exconselleras ante el TSJC y extiendan su protesta hasta que finalice el juicio.

Según las entidades, se han organizado 157 autocares para desplazar a los manifestantes desde distintos puntos de Catalunya, a los que se sumarán unos 500 cargos electos que acudirán al paseo Lluís Companys para expresar su apoyo a los tres investigados.

Mas, Rigau y Ortega también recibirán apoyo institucional: a las 8 horas el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, hará una declaración institucional desde la Galería Gótica de la sede del Ejecutivo catalán.

Tras esta declaración, Puigdemont, el vicepresidente Oriol Junqueras, la mayoría de miembros del Govern y los tres encausados avanzarán en comitiva desde el Palau de la Generalitat hasta la sede del TSJC por las calles del barrio de Sant Pere, Santa Caterina i la Ribera de la ciudad de Barcelona.