Artur Mas contempla no acatar una eventual inhabilitación

Rajoy ve inaceptables las "amenazas" de Mas y le insta a cumplir la ley

Mas reconoce que él promovió el 9N pero la "ejecución" fue de los voluntarios

Mas ante Tribunal: "¿Actuar como un demócrata equivale actuar como delincuente?"

Tras declarar, sale del Palacio de Justicia aclamado por más 2.000 personas y su Govern

nacional

| 15.10.2015 - 10:11 h
REDACCIÓN

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha asumido hoy ante el juez toda la responsabilidad en la organización del 9N, como "único promotor político" de la consulta, pero ha alegado que finalmente su "ejecución" quedó en manos de voluntarios sin que ninguna autoridad del Estado la impidiera. Según han informado fuentes judiciales, Mas ha declarado durante algo más de una hora ante el juez del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) Joan Manel Abril, que le ha imputado por organizar la consulta alternativa del 9N, en un interrogatorio en el que se ha negado a contestar las preguntas de la Fiscalía, como hicieron la consellera de Enseñanza, Irene Rigau, y la exvicepresidenta Joana Ortega.

Artur Mas ha dejado hoy en el aire la posibilidad de no acatar una eventual decisión judicial de inhabilitarlo para el cargo que ocupa y ha dicho que todo "dependerá del momento" en que se encuentre el proceso hacia la independencia de Cataluña

Tras avisar de que no iba a contestar al ministerio público por entender que la querella es una "imposición" de la Fiscalía General del Estado en contra del criterio de los fiscales del TSJC, Mas ha iniciado su declaración con un discurso de unos diez minutos en que se ha declarado único responsable de la organización del 9N, una consulta que en su opinión obedecía al "mandato" del Parlament y que era "el hito fundamental de la legislatura".

El presidente de la Generalitat ha pedido al juez que no busque a otros responsables de la organización del 9N entre sus subalternos en la administración, porque se considera responsable único del proceso participativo, de la misma forma que fue "corresponsable" junto a los miembros del Govern de paralizar la primera consulta que suspendió el Tribunal Constitucional.

No obstante, Mas ha asegurado que el 4 de noviembre, en que el Constitucional suspendió la consulta alternativa, había acabado ya la actividad de apoyo logístico de la Generalitat a la votación y su ejecución quedó exclusivamente en manos de voluntarios, aunque con los medios prestados por la administración.Mas ha cuestionado ante el juez que el Govern sea el único encausado por no impedir la consulta del 9N, cuando otras autoridades que tenían competencias para evitarla no hicieron nada, y ha proclamado que no entiende por qué tiene que dar explicaciones de su gestión ante un tribunal, cuando a su parecer se trata de un asunto político.

De hecho, ha resaltado el president según las fuentes consultadas, la imposibilidad de celebrar una consulta de independencia con todas las garantías legales ha abocado a Cataluña a las elecciones del pasado 27 de septiembre. Según el president, los pasos que el Govern dio después de que se suspendiera la consulta alternativa fueron fruto de una decisión "muy meditada", en la que se analizó la resolución del Tribunal Constitucional y sus consecuencias, así como la actuación de las autoridades estatales.

En ese sentido, Mas ha asegurado que la Generalitat permaneció "expectante" ante cuál podría ser la reacción del Gobierno a la suspensión, pero observó que el Ejecutivo menospreciaba la consulta: el 7 de noviembre el ministro de Justicia, Rafael Catalá, apuntó a que no se prohibiría y el 8 de noviembre el presidente

Según Mas, la Generalitat podría haber intentado paralizar la consulta hasta el propio día 9 de noviembre, pero observó que "nadie hacía absolutamente nada", ni el Tribunal Constitcionalacudió a la jurisdicción ordinaria para garantizar que se ejecutara su suspensión ni las autoridades "con competencia directa" actuaron. Por ese motivo, el presidente catalán ha dicho no entender que se considere al gobierno catalán como la única autoridad que tenía obligación de interrumpir el proceso participativo.

Otro de los argumentos esgrimidos por Mas es que la resolución en que el Tribunal Constitcional suspendió el 9N no incluía ningún requerimiento que advirtiera a la Generalitat de las consecuencias legales de su incumplimiento y el tribunal no respondió cuando los servicios jurídicos del Govern le pidieron que aclarara qué actos concretos quedaban prohibidos.

A partir del 4 de noviembre, ha insistido Mas, la consulta cambió de "formato" respecto a la inicialmente diseñada y fueron voluntarios con garantías, algunos de ellos con la doble condición de funcionarios, los que asumieron la ejecución del proceso.Mas ha admitido que se permitió que se usaran centros educativos públicos para albergar las urnas, pero ha destacado que escuelas municipales o concertadas que no dependen de la administración catalana también lo hicieron, y que el CTTI intervino en la gestión de los datos de la votación del 9N, entidad -ha subrayado- que está operativa todos los días del año.

SALIDA DE MAS DEL PALACIO DE JUSTICIA

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha salido a las 11.27 horas de este jueves del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya tras declarar como imputado por la organización del 9N, aclamado por las más de 2.000 personas concentrada ante la entrada del Palau de Justicia. Entre las 11.30 y las 12.00 ha saludado a las primeras filas de las 2.000 personas que le han esperado, y después ha subido al coche que le lleva al Palau de la Generalitat.

Los manifestantes han coreado 'Mas, president', 'Tots som Mas' e 'Independència' mientras él, arropado por la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, y su Govern, permanecía unos instantes en las escaleras del Palau de Justícia. Escuchando el himno de Cataluña, 'Els segadors'.

Esta protesta, más amplia que la del martes pasado durante la declaración de la exvicepresidenta Joana Ortega y la consellera Irene Rigau, se produce después de que el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña opinase que las manifestaciones de apoyo a los imputados por el 9N son un "ataque directo y sin paliativos a la independencia judicial" y un cuestionamiento que es "aún más inadmisible" cuando es diseñado por representantes públicos.

RAJOY VE INACEPTABLES LAS "AMENAZAS" DE MAS Y LE INSTA A CUMPLIR LA LEY

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha considerado hoy "inaceptables" las "amenazas" del presidente de la Generalitat, Artur Mas, a la Justicia y le ha instado a que, al igual que todos los españoles, se someta al cumplimiento de la ley.

En manifestaciones a los periodistas a su llagada a la reunión del Partido Popular Europeo en Bruselas, Rajoy ha respondido de esta forma a las palabras de Mas tras declarar como imputado ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC).

El jefe del Ejecutivo ha secundado totalmente las apreciaciones del TSJC sobre las "presencias intimidatorias" ante los tribunales y ha trasladado a Mas que debe entender que la Justicia es la que garantiza sus derechos y libertades.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido al presidente de la Generalitat, Artur Mas, que asuma sus "responsabilidades judiciales" y no se "ampare" en "otros" tras la consulta alternativa del 9 de noviembre.

Mas debe "respetar" la independencia judicial "sin presiones y sin más miramientos". "Creo que quien ya se ha saltado la ley lo que no puede hacer es dejar de respetar la Justicia", ha manifestado Sáenz de Santamaría.

HOMENAJE A LLUÍS COMPANYS

Previamente, el Govern en funciones de Cataluña -encabezado por Artur Mas-, el Parlament -con su presidenta Núria de Gispert- y el Ayuntamiento de Barcelona -encabezado por la alcaldesa, Ada Colau- han rendido esta mañana homenaje al presidente de la Generalitat republicana Lluís Companys en el Fossar de la Pedrera.

En el 75 aniversario de la muerte de Companys, las tres instituciones han depositado coronas de flores junto a la tumba del que fuera presidente de la Generalitat, fusilado por la dictadura, que se encuentra en el Fossar de la Pedrera del cementerio de Montjuïc.

Ni Artur Mas, ni la presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ni tampoco la alcaldesa, Ada Colau, han querido hacer declaraciones tras depositar las respectivas coronas de flores.

Mas encabezaba al gobierno catalán que ha llegado al Fossar de la Pedrera a las 9 de la mañana, pero con la presencia también de la vicepresidenta, Neus Munté, así como de varios consellers: Francesc Homs, Boi Ruiz, Ferran Mascarell, Santi Vila, Maritxell Borràs, Irene Rigau y Felip Puig, entre otros.

La comitiva gubernamental ha guardado un minuto de silencio junto a la tumba de Companys y posteriormente han escuchado una interpretación musical de "El Cant dels Ocells".

Minutos después ha llegado al mismo lugar una representación de la Mesa de la Diputación Permanente del Parlament, formada por la presidenta, Núria de Gispert, la vicepresidenta primera, Anna Simó, el vicepresidente segundo, Lluís Maria Corominas, y el representante del PSC Celestino Corbacho.