Mas apela a la "concordia" en la Diada y dice que está todo listo para el 9N

Las proclamas de independencia y algún incidente marcan las ofrendas a Casanova

Mas reclama al Gobierno que tome nota de los actos de la Diada y abandone el inmovilismo

La Comunidad de Madrid expresa su rechazo al "desafío independentista" catalán

nacional

| 11.09.2014 - 08:37 h
REDACCIÓN

El presidente catalán, Artur Mas, ha hecho con motivo de la Diada de Cataluña un llamamiento a la "concordia" y ha asegurado que, ante un Gobierno que ve "inmóvil", enrocado y "sin iniciativa", todo está listo para que se celebre la consulta del 9N, rechazando hablar de avanzar las elecciones.

A pocas horas de la celebración en Cataluña de dos manifestaciones, una a favor y otra en contra de la consulta soberanista, Mas ha mantenido así el pulso con el Estado ante las críticas principalmente del PPC y Ciutadans, y también de un PSC que cree que "así no podemos seguir" y que se debe buscar una salida a través de las urnas.

Antes de realizar la tradicional ofrenda floral ante el monumento a Rafael Casanova, Mas ha afirmado que le sorprende que el Gobierno central permanezca "inmóvil" ante un "problema de Estado" como es la reivindicación catalana de celebrar una consulta soberanista el 9N.

Le ha pedido, en este sentido, que escuche el "clamor de una gran parte de la sociedad catalana que quiere votar" para "decidir su futuro político en un plano de concordia y de entendimiento con los pueblos de España", por lo "es un error intentar resolver a través de la arquitectura legal un problema genuinamente político".

Sobre la consulta del 9 de noviembre ha precisado que "lo tenemos todo listo. Tendremos la Ley de Consultas, firmaremos un decreto y el dispositivo está preparado para poderla hacer", evitando hablar de si contempla avanzar las catalanas si la consulta no se puede celebrar.

OTROS DIRIGENTES

La presidenta del Parlament, Núria de Gispert, ha llamado por su parte a la participación en la Vía Catalana en forma de "V" convocada para esta tarde por la Asamblea Nacional Catalana, para "demostrar tanto a España como al mundo, que somos un pueblo en marcha" que quiere decidir su futuro.

Desde ERC, su líder, Oriol Junqueras, ha afirmado que "si el 9N hay 2 millones de personas en la calle y 8.000 colegios abiertos es muy difícil que no puedan votar", y ha insistido en que la consulta debe celebrarse digan lo que digan los tribunales para no renunciar "a un derecho".

Por parte del PSC, su primer secretario, Miquel Iceta, ha apuntado sobre la consulta que "así no podemos seguir" porque el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, "no está a la altura de sus responsabilidades", y ha querido dejar claro que su partido está por "la defensa del autogobierno y la estima hacia Cataluña".

El coordinador nacional de ICV, Joan Herrera, ha pedido al Gobierno que "no tenga alergia a la democracia" y "escuche" a los catalanes, además de instar a los partidos proconsulta a mantener "una unidad que no puede estar en riesgo", ha dicho.

PPC Y CIUTADANS (C'S)

Las dos formaciones no han hecho ofrendas florales ante el monumento a Rafael de Casanova pero sí que han organizado actos propios conmemorativos de la Diada.

La presidenta del PPC, Alicia Sánchez-Camacho, ha reivindicado recuperar el "seny" (cordura) y ha considerado a Mas "responsable del fracaso más grande de la historia" de Cataluña. También ha insistido en el llamamiento a la unidad de los partidos contrarios a la consulta del 9N en torno a una gran coalición antisoberanista, porque "Cataluña se merece una coalición de gobierno no independentista que garantice la convivencia".

El líder de Ciutadans, Albert Rivera, ha dicho por su lado que quiere "ganar la V de victoria" en las urnas, pero en unas autonómicas "precipitadas" en las que los catalanes se expresen dentro de la "legalidad".

Ciutadans, como en anteriores ocasiones, se ha desmarcado de los festejos institucionales y ha celebrado su acto con motivo de la Diada en el barrio barcelonés de la Barceloneta que, bajo el lema "por la convivencia y por la unión", ha culminado con un brindis en defensa de la unidad entre los catalanes y de Cataluña con España.

PROCLAMAS DE INDEPENDENCIA Y ALGÚN INCIDENTE

Las proclamas a favor de la independencia han teñido la tradicional ofrenda floral al monumento a Rafael Casanova con motivo de la Diada, empañada en algunos momentos por incidentes aislados, a pesar del amplio cordón policial, y la tensión provocada por representantes de partidos de ultraderecha.

Aunque otros años esta ofrenda suponía el punto de partida a los actos del 11 de septiembre, en esta ocasión ha quedado insertada entre varios eventos con motivo del Tricentenario de la Guerra de Sucesión, como la ofrenda que realizó ayer el president Artur Mas en el Fossar de les Moreres, el acto institucional en la Llotja de Mar anoche o, esta mañana, el concierto de 300 violoncelos en el Born.

Ha sido justo tras ese concierto cuando Mas ha acudido, pasadas las nueve de la mañana, al monumento que recuerda al que fuera el 'conseller en cap' de Barcelona durante la derrota de 1714; ahí, acompañado de los consellers de su Govern, ha realizado la primera ofrenda floral, bajo las notas del himno de Els Segadors.

Tras ellos, han acudido también una representación del Parlament, con su presidenta Núria de Gispert a la cabeza, además de todos los partidos catalanes con representación en la Cámara -a excepción de PPC, Ciutadans y la CUP-, entidades sociales, sindicatos o clubes deportivos como el Barça y el Espanyol, entre muchos otros.

Precisamente, el centrocampista azulgrana Xavi Hernández ha sido uno de los que más expectación ha generado entre asistentes y medios de comunicación, que hoy entremezclaban a prensa política y deportiva, pendientes de si el Barça podrá lucir la camiseta de la 'Senyera' en el partido de este fin de semana ante el Athletic Club.

Como ya ocurre desde años anteriores, el amplio cordón policial ha cerrado el paso de todas las calles cercanas y ha evitado que se agolparan cerca del monumento los grupos de ciudadanos y sindicatos de trabajadores que, en Diadas de otros tiempos, acostumbraban a recibir con abucheos a los distintos representantes políticos.

GRITOS A FAVOR DE LA INDPENDENCIA

Pero eso no ha evitado que, conforme transcurría la mañana, se fueran acumulando alrededor del monumento cientos de personas que habían realizado ya su ofrenda, lo que ha acabado tiñiendo la zona de banderas 'estelades' -una de ellas situada sobre la estatua de Rafael Casanova- y proclamas independentistas, que han ido ganando en decibelios con el paso del tiempo.

Los gritos a favor de la independencia y de "poder votar" se han repetido así ofrenda tras ofrenda, incluso en voz de representantes de partidos como CiU, en cuya delegación no ha estado Josep Antoni Duran Lleida, que en cambio sí que ha encabezado la de Unió.

No obstante, el dispositivo policial no ha evitado momentos de tensión, como cuando un hombre, vestido completamente con uniforme militar de camuflaje, ha logrado llegar hasta el monumento -en una zona en la que había multitud de autoridades políticas- y ha quemado una 'estelada' y un pañuelo palestino, antes de ser desalojado por agentes de policía. Fuentes de los Mossos han confirmado que dicha persona ha sido identificada, pero no detenida, y han asegurado que era un ciudadano no residente en Cataluña.

LA COMUNIDAD DE MADRID EXPRESA SU RECHAZO AL "DESAFÍO INDEPENDENTISTA" CATALÁN

El portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid, Salvador Victoria, ha expresado, en coincidencia con la celebración de la Diada, su defensa de la Constitución y de la soberanía nacional y el rechazo al "desafío independentista" de Cataluña.

"Lo que afecta a Cataluña afecta a todos los españoles", ha recalcado Victoria en una comparecencia ante la prensa posterior al Consejo de Gobierno en la que ha recalcado que la posición de la Comunidad ante el debate catalán es que "cualquier posicionamiento" político debe contar con la Constitución.

El portavoz del Gobierno de la Comunidad de Madrid ha confiado en que el Gobierno cumplirá su palabra de que se va a cumplir la ley y ha reiterado el rechazado de que, a instancias de Cataluña, "se siga en ese desafío".