Mas afronta este lunes el primer asalto para ser investido presidente

nacional

| 19.12.2010 - 12:12 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El líder de CiU, Artur Mas, se enfrentará este lunes a su primer intento para ser investido presidente de la Generalitat, y pronunciará su primer discurso ante el Parlament tras vencer las elecciones para intentar conseguir los seis apoyos que necesita para ser nombrado por mayoría absoluta.

Sin embargo, todo apunta a que ningún partido respaldará en la primera vuelta al candidato de CiU, por lo que Mas requerirá de una segunda votación el jueves 23 en la que le bastaría con la abstención de alguno de los grupos parlamentarios.

El debate de investidura empezará con una intervención sin límite de tiempo de Mas, en la que expondrá su hoja de ruta para la legislatura e intentará seducir al resto de partidos para que le faciliten la investidura.

El resto de grupos intervendrán después por orden de representación parlamentaria, dejando la última palabra del debate --que finalizará el martes-- para CiU.

Todos los partidos de la oposición han descartado en los últimos días votar a favor de la investidura de Mas en la primera vuelta, por lo que salvo sorpresa de última hora el pleno continuará al cabo de dos días.

Este segundo debate será mucho más corto, y durará sólo la mañana del día 23. El candidato a presidir la Generalitat lo abrirá con una intervención de 20 minutos y luego será el turno del resto de grupos.

En esta ocasión Mas requiere la abstención de, mínimo, uno de los grupos, y los focos se centran en observar si PSC y PP se abstienen o votan en contra de la investidura.

Los partidos de la izquierda prevén que el PP se abstendrá después de que los votos de CiU catapultasen a Jordi Cornet como secretario primero de la Cámara, aunque los populares ya han advertido que no facilitarán la investidura de Mas si no aparca su reivindicación del concierto económico.