Mas aclara que sólo los catalanes pueden decidir sobre la independencia de Cataluña

Homs dice que si gana la independencia en la consulta, solo se negociarán las condiciones

El Gobierno critica los "vaivenes" de la Generalitat sobre la consulta

(Archivo)

nacional

| 07.02.2014 - 10:37 h
REDACCIÓN

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha dejado claro este viernes que la decisión sobre "lo que debe ser Cataluña corresponde a los catalanes, como es lógico", al igual que quien debe decidir el futuro de Escocia son sus habitantes.

En declaraciones tras inaugurar las nuevas instalaciones de la empresa de embalajes Embamat de Terrassa, ha sostenido que la posición de su ejecutivo sobre la autodeterminación no ha variado: "Estamos donde estábamos siempre y donde estaremos".

El portavoz del Gobierno catalán, Francesc Homs, contempló el jueves la posibilidad de que todos los españoles acaben votando un cambio de estatus de Cataluña, pero sólo si el resultado de la consulta y una posterior negociación con el Estado implican una reforma constitucional.

Mas ha dicho que, después de ver en la consulta la opinión ciudadana mayoritaria sobre cómo deben ser las relaciones entre Cataluña y el resto de España, deberá procederse a una negociación, que "no sólo es con Madrid", sino también con las instituciones europeas y la comunidad internacional.

HOMS DICE QUE SI GANA LA INDEPENDENCIA EN LA CONSULTA, SOLO SE NEGOCIARÁN LAS CONDICIONES

El conseller de Presidencia y portavoz del Govern, Francesc Homs, ha afirmado que lo que decidan los catalanes en una eventual consulta soberanista será "sagrado" y que si gana la independencia la Generalitat sólo negociará con el Estado las "condiciones", pero no la decisión.

"Lo que exprese el pueblo de Cataluña es sagrado. Si el pueblo de Cataluña vota independencia se pueden negociar las condiciones, pero no la decisión del pueblo, que es soberana y debe llevarse a cabo", ha afirmado Homs en declaraciones a Rac1.

Homs ha aclarado así unas declaraciones que realizó ayer, en las que el conseller no descartó que el conjunto de los españoles puedan votar los cambios legales que se pudieran derivar del resultado de un eventual referendo soberanista.

"Hemos tomado una decisión, como consecuencia de unas elecciones, que nos dieron un mandato, que es hacer una consulta. Tenemos calendario, tenemos pregunta y hemos establecido un modus operandi que consiste en acordar con las instituciones de España.

Si este punto no sale, no dejaremos de hacer las cosas. Tenemos una ley de consultas catalana e iremos por este segundo camino, y si esto tampoco sale, aunque no fuera la fórmula ideal, iríamos hacia unas elecciones", ha abundado.

Sobre una posible votación a nivel estatal que reforme la Constitución, Homs ha asegurado que "un proceso constitucional, en un momento dado, puede querer decir una votación por parte del conjunto", pero esa cuestión la deja en manos del Estado.

"Nosotros debemos ser coherentes. Debemos aceptar que ellos puedan decir algo. Pero lamentablemente creo que esto no ocurrirá, dirán que 'no' a todo", ha dicho.

EL GOBIERNO CRITICA LOS "VAIVENES" DE LA GENERALITAT SOBRE LA CONSULTA

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha criticado hoy los "vaivenes" que está teniendo la Generalitat en sus propuestas para celebrar la consulta soberanista y ha recordado que la Constitución es "muy clara" dando la soberanía a todos los españoles.

Así ha respondido Sáenz de Santamaría, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, a la propuesta que hizo ayer el conseller de Presidencia, Francesc Homs, de que los catalanes decidan su futuro en una consulta y después el conjunto de los españoles voten los cambios legales que se puedan derivar del resultado del referendo.

Un cambio "de la naturaleza" del que se propone ahora, ha apostillado, es "un cambio de la Constitución misma", además de lamentar que "cada día" los defensores de la consulta planteen "una cuestión diferente".

En su opinión, en lugar de someter a los ciudadanos a estos "vaivenes", se deberían "contar todas las cosas", como las consecuencias negativas que tendría la independencia para Cataluña, empezando por su salida del euro.

Además, ha insistido a Homs en que la respuesta a sus planteamientos "la tiene en nuestra Constitución", que explica de forma "muy clara" no sólo que la soberanía es del conjunto de los españoles, sino también los pasos que se han de dar para cambiarla.

Lo que el Gobierno siempre le ha dicho a la Generalitat, ha añadido, es que "hay que cumplir la Constitución y las leyes". Y en la Carta Magna, ha añadido, hay "un procedimiento para modificaciones de esta naturaleza, que está muy bien limitado", aunque no sea el que "oportunamente" le guste a Homs. "Están muy hilados los trámites" en la Carta Magna, ha apostillado.