Las víctimas piden a los partidos no retroceder "ni un milímetro" ante los terroristas

Policías y guardias civiles víctimas de ETA abandonan el homenaje por sentirse "arrinconados"

nacional

| 27.06.2017 - 12:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
¿Podemos permitirnos mas tiempo sin Gobierno?
Si
63.3%
No
36.7%

Las víctimas del terrorismo han pedido hoy a los partidos políticos que no retrocedan "ni un milímetro" frente a los terroristas y que no permitan ningún mensaje de "debilidad" con los asesinos de ETA, que pretenden "disculpar" la violencia y "exonerar" sus crímenes, pues nada se les debe y nada se les tiene que dar. Con estas palabras "en nombre de los que fueron silenciados por las bombas y por las balas" de los etarras, la presidenta de la Fundación de Víctimas del Terrorismo, Mari Mar Blanco, se ha dirigido a representantes políticos en el tradicional homenaje que todos los años el Congreso de los Diputados brinda a las víctimas.

El Salón de los Pasos Perdidos ha sido el escenario de este solemne acto presidido por la presidenta del Congreso, Ana Pastor, y al que han asistido el presidente Gobierno Mariano Rajoy, y su número dos, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, así como los ministros de Interior, Defensa, Exteriores, Agricultura y Energía.

Los portavoces de todos los grupos políticos, entre ellos Rafael Hernando (PP), Margarita Robles (PSOE), el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el de Ciudadanos, Albert Rivera, han querido refrendar su compromiso con las víctimas, también mostrado por el presidente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), Carlos Lesmes; la defensora del pueblo, Soledad Becerril, y mandos de la Policía y de la Guardia Civil.

Ante todos ellos y ante un buen nutrido grupo de víctimas -algunas finalmente no han accedido al salón porque han considerado que su sitio en el acto no era el "adecuado" al tener que estar de pie mucho tiempo en un espacio muy reducido-, Mari Mar Blanco ha recordado a Ignacio Echeverría, la última víctima española asesinada en Londres mientras daba "un heroico ejemplo de generosidad, valor y solidaridad". "No podemos permitir que ninguna forma de terrorismo ponga de nuevo en peligro nuestra convivencia en paz y en libertad", ha destacado Blanco, que ha aprovechado su discurso para trasladar "el más sincero reconocimiento y gratitud" a las fuerzas de seguridad. "Nunca olvidaremos lo que habéis hecho por nosotros".

Y en nombre de nuevo de las víctimas ha reclamado a los partidos que garanticen que el Estado de derecho y la democracia por la que dieron sus vidas tantos españoles "no retroceda ni un milímetro frente a los asesinos", con especial mención a los etarras y a "sectores de la sociedad vasca" que pretender "blanquear" su violencia.

Blanco ha lamentado que los etarras, con el "paripé" de su supuesto desarme incondicional en Bayona el 8 de abril, solo pretendiesen "hacerse la foto y obtener rédito a su derrota".

Frente a estas intenciones, la presidenta ha enfatizado que las víctimas no se "doblegarán (...) El final de ETA debe ser una disolución sin concesión alguna por parte del Estado", ha continuado antes de reiterar que la unidad debe ser también la clave, como lo fue para derrotar a los etarras, para ganar la batalla de la verdad histórica. "Jamás vamos a permitir que nadie reescriba el relato", ha añadido Mari Mar Blanco, quien ha enfatizado que a las víctimas les "duelen" los falsos testimonios a la reconciliación, una trampa "en la que pueden caer las futuras generaciones", ha advertido.

A estos jóvenes también se ha referido la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a quienes debe llegar el mensaje de que en el 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas la mayoría de ciudadanos unían sus fuerzas en pro del progreso, mientras otros, ETA, "sembraban el caos y acobardaban a los ciudadanos". "Cuanto más se afianzaba la democracia más cruentos eran los zarpazos del terrorismo", ha dicho Pastor antes de subrayar que fue la unidad y el comportamiento de las víctimas lo que dejó claro a la banda que su "único horizonte posible" era su derrota y que ahora "su único epílogo" es la disolución total.

Pastor no ha olvidado la lucha contra el yihadismo, la principal amenaza para la seguridad de la UE hoy en día, así como el papel de las víctimas que deben ser, ha defendido, "el faro que guíe" las actuaciones coordinadas de todos los estados miembros. "Vuestro testimonio y voz es la brújula del civismo", ha dicho Pastor, que ha refrendado el "más solemne" compromiso de las Cortes con el colectivo. "Vuestra causa es la nuestra, la de rechazar la farsa de quienes quieren hacer de la violencia una razón".

Tras las palabras de Pastor, todos los asistentes han guardado, como todos los años, un minuto de silencio que cierra este acto en recuerdo de las víctimas, un homenaje que desde 2010 se celebra en el Congreso cada 27 de junio en memoria de la niña Begoña Urroz, asesinada ese día en 1960 por una bomba y considerada la primera víctima mortal de la banda terrorista ETA.

POLICÍAS Y GUARDIAS CIVILES VÍCTIMAS DE ETA ABANDONAN EL HOMENAJE POR SENTIRSE "ARRINCONADOS"

Una decena de miembros de la Asociación de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado Víctimas del Terrorismo han abandonado este martes el acto de homenaje que ha organizado el Congreso para el colectivo de víctimas por considerar que en el mismo se ha favorecido a determinadas asociaciones "arrinconando" a otras como la suya y poniendo de manifiesto que existen "víctimas de primera y de segunda".

Además, han denunciado que en el acto, que ha tenido lugar en el Salón de Pasos Perdidos del Palacio de la Carrera de San Jerónimo, no se habían colocado sillas para los asistentes que tienen dificultades de movilidad y que no pueden estar de pie mucho tiempo como consecuencia de las secuelas de los atentados que sufrieron en su momento.

Así lo han explicado Javier Correa y Javier López, representantes de esta asociación que llevaban cuatro años sin acudir a este homenaje anual del Congreso, pero que este año habían decidido estar presentes tras recibir garantías de que no se iba a hacer "diferencias entre víctimas".

LA AVT NO REPRESENTA A TODAS

"Nosotros ya habíamos avisado de que si veníamos lo hacíamos como una asociación más, pero no ha sido así", se ha lamentado Correa, mientras que su compañero se ha quejado de que sólo han permitido estar junto a la presidenta del Congreso, Ana Pastor, a la de la Fundación Víctimas del Terrorismo y diputada del PP, María del Mar Blanco, y al de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Alfonso Sánchez Rodrígo.

En este contexto, Javier López ha remarcado que la suya es la segunda asociación en número de miembros y que la AVT "no representa a todas las víctimas".

Esta no es la primera que vez que el homenaje anual del Congreso a las víctimas del terrorismo genera polémica. Durante sus primeras ediciones, cuando tenía lugar en el Hemiciclo, las asociaciones se quejaron de no poder tomar la palabra y de que sólo podía pronunciar un discurso el presidente de la Cámara.

Por este motivo, después se decidió cambiar la ubicación del acto y se trasladó a la Sala Ernest Lluch, donde sí podían tomar la palabra las representantes de las víctimas. En esta ocasión se ha vuelto a modificar y se ha celebrado en el Salón de Pasos Perdidos, aunque con el mismo esquema de los últimos años, con sendos discursos de la presidenta de la Fundación de Víctimas y de la presidenta de la Cámara.