Margallo no descarta la suspensión de la autonomía catalana por la consulta

Mas le replica que "no parará el curso de la historia" en Cataluña

ERC denuncia el "fanatismo" de Margallo y le pide "sensatez" en lugar de ideas "incendiarias"

El PNV pregunta a Margallo si el uso de todos los mecanismos legales incluye "el envío de tanques"

Rosa Díez afirma que la "única línea roja" para Cataluña es cumplir la ley

C's pide a Margallo "no matar moscas a cañonazos"

nacional

| 16.09.2014 - 11:29 h
REDACCIÓN

El ministro de Asuntos Exteriores, José Manuel García-Margallo, ha asegurado hoy que el Gobierno usará "toda la ley" para evitar la consulta soberanista en Cataluña, y ante la posibilidad de que, si fuera necesario, eso incluyera la suspensión de la autonomía, ha respondido: "Incluido lo que haya que incluir".

Estas declaraciones de Margallo han provocado la inmediata reacción de dirigentes de partidos a favor de la independencia y del propio presidente de al Generalitat, Artur Mas, quien ha respondido al ministro que sus palabras no van a parar el curso de la historia.

Ante el desafío soberanista, el titular de Exteriores ha advertido de que el Gobierno debe utilizar todos los medios a su alcance que le proporciona la ley.

"Sólo puede utilizar la ley, pero toda la ley para evitar una consulta que es contraria a la legalidad y que produciría unos efectos pésimos para Cataluña, para España y para la Unión Europea", ha afirmado.

Al ser preguntado si el Gobierno podría llegar a plantearse la suspensión de autonomía es cuando ha respondido: "Incluido lo que haya que incluir".

La cascada de reacciones a esas palabras ha estado encabezada por Artur Mas, quien, en su intervención en el debate de Política General en el Parlamento catalán, las ha interpretado como una amenaza.

Frente a ello, la presidenta del PP catalán, Alicia Sánchez Camacho, le ha reprochado que considere amenazante decir que hay que hacer cumplir la ley.

El portavoz de ERC en el Congreso, Alfred Bosch, ha tachado a Margallo de "incendiario" y le ha acusado de actuar con "intransigencia y fanatismo".

Por parte de CiU, el portavoz adjunto en la Cámara baja, Pere Macías, ha considerado las declaraciones del ministro como una más de sus "ocurrencias" y se ha preguntado si prevé perseguir judicialmente a 1,8 millones de catalanes.

En nombre de ICV, el diputado Joan Coscubiela ha calificado también de "amenazadoras" las tesis de Margallo y ha apelado a mantener "mucho diálogo, prudencia y poca bravuconería".

Pero también se ha opinado desde instituciones y formaciones no estrictamente catalanas, como el PNV, y mientras que el portavoz del Gobierno vasco, Josu Erkoreka, ha avisado al Gobierno de que yerra si cree que frenará a Cataluña invocando la ley, el portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, se ha preguntado si el ministro prevé el "envío de tanques".

El líder del PSOE, Pedro Sánchez, ha considerado que el ministro ha cometido un error, mientras que su portavoz en el Congreso, Antonio Hernando, le ha pedido que "no eche más leña al fuego", y el secretario de Política Federal socialista, Antonio Pradas, ha visto los argumentos de Margallo "fuera de lugar".

Por parte de Amaiur, el diputado Iker Urbina le ha acusado de "cerrazón" y de mantener una posición "antidemocrática".

Rosa Díez, de UPyD, se ha mostrado cercana a la reflexión de Margallo y ha considerado que el Estado "no puede permitir" que nadie incumpla las leyes, ni un ciudadano ni un gobernante y, por tanto, esa es la "única línea roja" que nadie puede traspasar, tampoco Cataluña.

También ha opinado el portavoz del PP en la Cámara baja, Alfonso Alonso, quien ha garantizado que el Gobierno "va a actuar de manera proporcional y equilibrada", y el fiscal general del Estado, Eduardo Torres-Dulce, ha afirmado que "suspender una autonomía es una decisión estrictamente política".

El revuelo provocado por sus declaraciones ha llevado a Margallo a que poco después, a su llegada al Congreso para comparecer ante la comisión de Asuntos Exteriores y en declaraciones a los periodistas, considerara "sorprendente" que sea noticia "en un país maduro" que dijera que el Gobierno va a utilizar todos los instrumentos que le permite la ley.

Al pedirle si se ratificaba en sus palabras, ha recalcado que lo que ha dicho es que "para cualquier gobierno legítimo, la raya roja, el límite infranqueable, es la ley".

Respecto a las declaraciones de Aitor Esteban en las que ironizaba sobre un hipotético envío de tanques, el ministro ha señalado: "Eso no me parece que esté en la Constitución".

Ya en su comparecencia en la comisión parlamentaria y ante las referencias de los grupos a sus manifestaciones sobre Cataluña ha insistido en las mismas garantizando que el Gobierno responderá al "desafío a la legalidad "con toda contundencia".

No obstante, ha precisado que está "absolutamente seguro" de que Artur Mas "no va a hacer nada que infrinja le legalidad" y ha asegurado que no tiene "entusiasmo" por ninguna de las decisiones que podría adoptar el Gobierno si la Generalitat siguiera adelante con sus intenciones.

Fuentes del Gobierno han señalado a Efe que lo que ha hecho hoy Margallo es plantear todas las opciones que ofrece la ley al Ejecutivo sin que en ningún momento haya expuesto la suspensión de la autonomía como una de las intenciones que se barajan.