Ferraz desoye a los 'barones' que piden convocar ya el congreso

Lucha interna en el PSOE por quién sería candidato si se repiten elecciones

nacional

| 29.12.2015 - Actualizado: 17:13 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Pedro Sánchez aguarda su turno. Espera a que Rajoy no consiga sus apoyos para intentar formar gobierno. Quiere ser presidente, para salvar de paso su liderazgo en el partido, cuestionado por buena parte de los barones. Pero Sánchez queda en manos de Pablo Iglesias, a quien necesita. Para ese pacto, un punto, a día de hoy muy complicado de salvar: la consulta indepentendista. Podemos lo impone a quien quiera su apoyo. Los barones socialistas han obligado a Sánchez a marcar esa línea roja. Y de fondo la lucha por quién sería candidato si se repiten las elecciones.

Teóricamente, Pedro Sánchez ha recibido el respaldo de su partido en el comité federal, y es lo que dicen todos en público. Pero es Susana Díaz la que protagoniza las portadas. La prensa coincide: los barones críticos, con Susana Díaz a la cabeza, quieren congreso. O bien, cuando toca, dígase febrero, o incluso, cuanto antes. El objetivo: descabalgarle de la secretaría general. Tener un candidato nuevo para un posible adelanto electoral.

Hoy, la dirección del PSOE ha manifestado su intención de aplazar el 39 congreso del partido hasta primavera, como anunció el pasado lunes, desoyendo así a los 'barones' que este lunes pidieron que se celebre cuando toca, es decir cuatro años después del último, que tuvo lugar en febrero de 2012. Según ha explicado el secretario de Organización, César Luena, este "mínimo aplazamiento" aconsejado por la "situación política" en España se ajusta al "sentir mayoritario de los órganos intermedios del partido".

Así lo ha señalado el 'número dos' del PSOE en una rueda de prensa, en la que ha asegurado que Ferraz mantiene "los tiempos y los plazos" que adelantó un día después de las elecciones generales del 20 de diciembre. Ese día, fue él mismo quien expresó la voluntad de la Ejecutiva federal de aplazar el cónclave socialista, al que el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, ha anunciado ya que se presentará.

Y este lunes, Luena ha asegurado que esos tiempos "siguen siendo los mismos". "El congreso del PSOE será cuando los intereses generales de España así lo aconsejen", ha respondido, para después asegurar que "no ha cambiado nada" desde la rueda de prensa del lunes.

De esta manera ha respondido cuando se le ha preguntado por las discrepancias que, dentro y fuera del Comité Federal, expresaron ayer varios dirigentes territoriales, que pidieron que el congreso se haga cuando "toca". Entre ellos están los presidentes de Andalucía, Susana Díaz, Asturias, Javier Fernández, Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, y la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, aunque con matices.

DUDAS DEL LIDERAZGO SÁNCHEZ

Hoy el secretario de Acción Política y Ciudadanía del PSOE, Patxi López, ha lamentado que las noticias que aparecen últimamente respecto al partido socialista tienen mucho más que ver "con una especie de lío interino" que con lo que se necesita en este tiempo, por lo que ha criticado que cuestiones de este tipo estén debilitando al partido.

Preguntado en la Cadena Ser por si la 'gresca' está debilitando al actual secretario general de los socialistas españoles, Pedro Sánchez, López ha respondido que es de la opinión que lo que "sí está debilitando es al propio Partido Socialista en su conjunto".

"Yo no soy capaz de explicar a mucha gente cuando nos dicen `pero qué estaís haciendo!; no soy capaz de explicar cómo las noticias que aparecen del partido socialista tienen que mucho más que ver con una especie de lío interino que con lo que se necesita en este tiempo", ha subrayado para defender a Pedro Sánchez y rechazar celebrar ahora el Congreso del PSOE. Dice además que "está por ver si Susana Díaz encabeza" una "operación derribo" contra Sánchez.

Por contra, el presidente de la Comunidad Valenciana, Ximo Puig, considera que el Congreso del PSOE en el que se debe decidir si continúa como líder Pedro Sánchez, debe celebrarse cuando "toca" es decir, el próximo mes de febrero, y no retrasarse como ha apuntado la Ejecutiva Federal del partid. Además, ha hecho hincapié en que hay que dar la palabra a las "bases" del partido.

El también líder del PSPV ha comentado, al ser preguntado sobre en qué fecha debe convocarse el Congreso federal que "lo normal es que sea en el tiempo que toca" y, a la pregunta de si el candidato del PSOE debe surgir de unas primarias si hay nuevas elecciones, Puig ha subrayado que "lo normal" es que "las bases tengan la oportunidad de decidir".

También el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García Page, ha recalcado que "son los estatutos los que señalan que tienen se que tienen que hacer primarias si se repiten las elecciones", pero ha declinado especular sobre "qué va a pasar con el candidato" porque en si mismo ese debate ya "perjudica" al partido y al propio Sánchez.

Eso sí, ha asegurado que "el problema del PSOE" no es el liderazgo de Sánchez y que de hecho se le va a encargar que intente un acuerdo de gobierno si Mariano Rajoy no lo logra.

Además, el secretario general de los socialistas castellano-manchegos ha recordado que la fecha de ese cónclave, al que Sánchez ya ha anunciado su intención de presentarse para seguir al frente del partido, "está determinada ya por los estatutos".

Por eso, ha explicado que es el Comité Federal el que tendrá que volver a reunirse "no tardando mucho" para decidir si se mantiene su convocatoria para febrero o si se modifica y se deja más adelante como pretende Ferraz.

REUNIÓN TENSA

En esta sentido, apuntan varias fuentes que la reunión del Comité Federal de este lunes ha sido "tensa" porque se le ha echado en cara a la Ejecutiva, y en especial al secretario general, la situación del partido y su 'mala digestión' del resultado electoral. Sostienen que la reunión de hoy ha sido un "despropósito total" contra la política de la Dirección que lidera Sánchez y que han logrado incluso que posturas que tradicionalmente han sido antagónicas en el partido coincidían este lunes.

Otras fuentes dicen que se ha vivido "con tensión" el encuentro del máximo órgano del PSOE entre congresos, de ahí que apuesten, aunque lo vean "como última opción", por forzar un nuevo Comité Federal en enero para convocar el Congreso si la ejecutiva no lo hace. Auguran que "la sangre no llegará al río" pero que hay bastante "malestar" en el seno del partido que debe abordarse en un Congreso en marzo para que en el caso de unas elecciones generales en mayo haya nueva dirección.

Primero porque el resultado de las generales, el peor de la historia del PSOE. Y segundo, porque Sánchez lo tiene muy complicado: el permiso del comité federal de ayer es para que intente formar gobierno, que tendría que sumar a Podemos. Y salvado el escollo con Podemos habría que buscar complicidades en el nacionalismo catalán, el vasco. Complicado hasta el punto que los mismos que le apoyan.

En esa batalla, Sánchez ha recordado a algunos de sus barones que ellos gobiernan gracias al apoyo de POdemos, y que él y su dirección vieron con buenos ojos que negociasen y pactaran con los de Pablo Iglesias. Sánchez les reclama ahora la misma libertad y apoyo.

Pues el PSOE, como les ha recordado Sánchez, se ha fíado de Podemos para hacerse con el gobierno de hasta seis comunidades. Gracias a su apoyo o abstención se ha hecho con Castilla-la Mancha , Valencia , Aragón, las islas Baleares y en las dos únicas donde si consiguió ser la fuerza más votada, Extremadura y Asturias. Pero también en miles de ayuntamientos y en una docena de capitales de provincia donde siendo, por ejemplo Oviedo, la tercera fuerza se hicieron con la alcaldía gracias a la marca local de Podemos.