Los violadores de la Parot

nacional

| 26.10.2014 - 15:09 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Se ha cumplido un año desde la sentencia que anuló la doctrina parot. 14 violadores y asesinos quedaron libres. Y aunque sin base legal para ello, son oficialmente vigilados. Lo demuestra el hecho de que tres de ellos han sido detenidos inmediatamente después de cometer nuevos crímenes. Veamos los seis más destacados

¿Donde están los seis más peligrosos asesinos y violadores liberados tras la anulación de la "doctrina Parot"? Tres han vuelto a la cárcel.

Félix Vidal, el "violador del estilete", no está arrepentido para nada. En abril atacó a una mujer en Lugo. Condenado a un año y nueve meses por coacciones.

Pablo García Ribado, el "violador de los portales", está pendiente de juicio acusado de abusos. Se hacía pasar por fisioterapueta en Trijueque, en Guadalajara, hasta que fue detenido por dar masajes del todo inapropiados.

Pedro Antonio Seco se instaló en su pueblo, Villarobledo, en Albacete. Al poco le pillaron in fraganti cuando intentaba robar un coche. Condenado a siete meses, salió en agosto y regresó a Villarobredo.

La mayoría están sometidos a una vigilancia aleatoria no invasiva. Lo demuestra lo rápido que estos tres fueron detenidos tras cometer nuevos delitos.

Miguel Ricart, secuestrador, violador y asesino de las niñas de Alcasser. Condenado a 170 años, al salir se dio tumbos durante semanas por Jaén, Madrid, Córdoba, Barcelona y Gerona. Luego viajó a Francia, donde eludió la vigilancia. Es seguro que a España no ha vuelto.

Pedro Luis Gallego, el "violador del ascensor" vive en la calle camino de la Esperanza, junto al Matadero Municipal de Valladolid. Apenas se ha dejado ver desde que salió de la cárcel.

Joaquín Villalón, el "asesino señorito". Lunático completo, mató a tres personas. La policía tiene localizada su vivienda "oficial" en Madrid. En un pueblo de Cáceres pasa largas temporadas.