Los trabajadores del Prat se manifiestan en contra de la privatización

Reclaman la comprensión de la ciudadanía

Prat, protesta

nacional

| 11.03.2011 - 13:56 h
REDACCIÓN
Más sobre: AENASuscrbeteSuscríbete

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Unos 200 trabajadores de AENA se han manifestado este viernes en la terminal T-1 del aeropuerto de El Prat (Barcelona) para protestar contra la privatización de la gestión de esta instalación y han escenificado una parodia sobre la "defunción" de la AENA pública.

El presidente del Comité de Empresa del ente en Barcelona, Manuel Caro, ha pedido a AENA que "refleje en un documento escrito que garantiza los puestos de trabajo y las condiciones actuales". Caro ha demandado que estas garantías se extiendan también "a los trabajadores que se incorporen una vez la empresa esté privatizada para que no haya trabajadores de primera y de segunda".

El representante sindical ha dicho que es "consciente" de las repercusiones que tendrán las jornadas de huelga convocadas para los días de mayor movimiento turístico en los aeropuertos y ha dicho que "la ciudadanía debe entender que lo que se nos viene encima con la privatización de los aeropuertos es mucho peor".

Caro ha garantizado que durante la jornada de huelga habrá servicios mínimos y que "un número de vuelos determinado podrán operar".

Los trabajadores han reclamado que se mantengan sus condiciones laborales en la nueva empresa privatizada y han pedido al Ministerio de Fomento que también certifique por escrito el documento que recoge sus demandas.

Los trabajadores han protestado con pancartas, silbatos y sirenas y con gritos de "Si esto no se arregla, huelga, huelga, huelga". Además, los sindicatos han escenificado el entierro de AENA como empresa pública con un féretro y velas.

Una trabajadora ha representado al ente público "mileurista" que es vendida por los políticos a varias empresas por un bajo precio y con peores condiciones salariales.