Los Reyes presidirán el desfile militar por la Fiesta Nacional, sin tanques ni cazas debido a la crisis

La mitad de los presidentes autonómicos no asistirá a la Fiesta Nacional

nacional

| 09.06.2016 - Actualizado: 20:55 h
REDACCIÓN

Los Reyes presidirán este viernes el desfile militar con motivo de la Fiesta Nacional, el primero desde que Mariano Rajoy es presidente del Gobierno, y que este año tendrá la austeridad como protagonista: la parada se limitará prácticamente al paso de unidades a pie, sin carros de combate, ni 'cazas'. Con esta medida, el Ministerio de Defensa pretende ahorrar hasta un 65% respecto a 2011, cuando se gastaron 2,8 millones de euros. El recorte afectará también a la llegada de la enseña nacional a la Plaza Cánovas del Castillo, donde se situará la tribuna presidencial, ya que este año no será portada desde el cielo por un especialista de la Patrulla Acrobática Paracaidista del Ejército del Aire.

Aunque se mantiene el recorrido del año pasado y la ubicación de la zona presidencial, se reduce también tramo por el que discurrirá el desfile, que partirá desde la puerta principal del Jardín Botánico hasta la Plaza de Colón, en lugar de hacerlo desde Atocha como el año pasado. Esta distancia la recorrerán los 2.600 militares que desfilarán este año, unos 400 menos que el año pasado.

Frente a los 147 vehículos pesados y 55 aviones que salieron a las calles en 2011, este año sólo lo harán 50 vehículos ligeros --'Aníbal' y motos de la Guardia Real-- y los siete aviones de la Patrulla Aguila, que harán dos pasadas.

NO ASISTIRAN LOS DUQUES DE PALMA

Junto a los Reyes, asistirán al desfile los Príncipes de Asturias y la Infanta Elena, pero no los duques de Palma, según ha confirmado la Casa del Rey. La Infanta Cristina e Iñaki Urdangarín se mantienen apartados de la agenda oficial de la Familia Real precisamente desde el 12 de octubre del año pasado, última actividad oficial en la que participaron antes de que estallara el escándalo judicial en el que el yerno del Rey está imputado.

Acudirán también, entre otras autoridades, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, el presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, la alcaldesa de la capital, Ana Botella, y el jefe del Estado Mayor de la Defensa, almirante Fernando García Sánchez.

Algunos de los ciudadanos que se acerquen al Paseo del Prado y el Paseo Recoletos para ver el desfile podrán seguir también lo que ocurra en la Plaza de Neptuno gracias a las cuatro pantallas que se colocarán en el recorrido. El año pasado, cuando se pusieron por primera vez, hubo una decena.

Desde estas pantallas hace un año se pidió respeto al público asistente para los momentos más solemnes, después de que un año antes los abucheos y peticiones de dimisión al entonces jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, habituales cada año, se produjeran incluso en el homenaje a los que dieron su vida por España.

En 2011, la ubicación de la tribuna presidencial, en un espacio menor y del que el público estaba más alejado, permitió que los gritos no llegaran hasta la zona donde estaban las autoridades. También se evitó anunciar la llegada del presidente del Gobierno.

La celebración mantendrá el carácter austero que ha querido imprimir a los actos militares el ministro de Defensa, Pedro Morenés, y que ya se estrenó en el último Día de las Fuerzas Armadas, en cuya celebración central, en Valladolid, se eliminó la exhibición operativa, pasando de gastar 1,53 millones de euros a 417.000.

En el desfile militar por la Fiesta Nacional Defensa espera gastar algo menos de un millón de euros, según han indicado fuentes de este Departamento, que explican que aproximadamente la mitad del presupuesto corresponde a los gastos de infraestructuras. El ahorro frente a los 2,8 millones que según indica el Ministerio se gastaron el año pasado procede principalmente de la ausencia de vehículos pesados y aviones.

AUSENCIAS DE LOS PRESIDENTES AUTONÓMICOS

La mitad de los presidentes autonómicos no asistirá a los actos en Madrid con motivo de la Fiesta Nacional.

Al desfile militar que se desarrollará en el centro de la capital tienen previsto asistir los presidentes de Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra y Castilla-La Mancha, además del de Ceuta.

En cambio, han decidido no acudir los jefes de los Ejecutivos de Cataluña, Andalucía, Baleares, Comunidad Valenciana, Galicia, País Vasco, La Rioja, Cantabria y Melilla. En total, no asistirán ocho presidentes de comunidades, además del melillense, el mismo número que los que no estuvieron el pasado año.

Una de las ausencias más comentadas en el desfile será la del presidente de la Generalitat, Artur Mas, que no enviará a ningún miembro de su Gobierno como sustituto en este tradicional evento del 12 de octubre. La Generalitat, que tampoco estuvo presente el pasado año, ha decidido no presenciar el desfile en la tribuna de autoridades porque entiende que la fiesta "nacional" es la Diada del 11 de septiembre en Cataluña. "Nosotros ya lo hemos celebrado", afirmó el martes el portavoz del Gobierno catalán, que enfatizó que el Ejecutivo central no envió a ningún representante a la Diada en Barcelona.

Otros presidentes, como los de Baleares, José Ramón Bauzá, y de Cantabria, Ignacio Diego, no asistirán en Madrid al desfile, pero sí tienen previsto participar en las conmemoraciones que tendrán lugar en sus comunidades.

Tampoco estará presente el lehendakari, Patxi López, que no ha acudido en las ediciones anteriores y que se encuentra en plena campaña de las elecciones vascas del 21 de octubre. No obstante, el Gobierno vasco ha querido tener representación y enviará a la delegada autonómica en la capital, Irune Aguirrezábal

De campaña también en Galicia, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, no se dejará ver esta edición en el desfile que presidirá el rey.

Frente a estas ausencias, dos nuevos jefes autonómicos debutarán en el desfile del 12 de octubre: Javier Fernández (Asturias) e Ignacio González (Madrid), que ya coincidieron en la V Conferencia de Presidentes celebrada hace diez días en el Senado.

HOMENAJE A LA BANDERA Y LOS CAIDOS

Tras la llegada de los Reyes, prevista a las 10.30 horas, comenzarán los actos, con el izado y homenaje a la bandera nacional y el posterior homenaje a los que dieron su vida por España, tras el que los aviones de la Patrulla Aguila harán su primera pasada. Inmediatamente después se iniciará el desfile, que comenzará con la sección de motos de la Guardia Real y el paso del mando del desfile, que este año está a cargo del general jefe de la Brigada de Infantería Paracaidista 'Almogávares' VI, general Juan Gómez de Salazar Minguez, cuyos hombres y mujeres están ahora desplegados en Afganistán.

Tras él, irá el Estado Mayor de la BRIPAC y las unidades de veteranos de las Fuerzas Armadas y de la Guardia Civil y de reservistas voluntarios, en los vehículos ligeros 'Aníbal'. Su paso lo cerrará el primer vuelo de la Patrulla Aguila.

Seguidamente comenzará el desfile a pie, en tres agrupaciones. La primera, al mando del director de la Academia Básica del aire, coronel Lucas Muñoz, estará integrada por un batallón de la Guardia Real, un batallón de alumnos de la Armada, un escuadrón de alumnos del Ejército del Aire, un batallón de alumnos del Ejército de Tierra y un batallón mixto de la Guardia Civil.

La segunda agrupación, al mando del jefe de la Agrupación de Infantería de Marina de Madrid, coronel Ramón Pérez Alonso, incluirá un batallón mixto de la Armada, con infantes de Marina y miembros de unidades de la Flota de Cádiz; un escuadrón del Ejército del Aire, con efectivos de la Agrupación del Cuartel General y de las bases aéreas de Cuatro Vientos, Getafe y Torrejón; y un batallón del Ejército de Tierra, con 'paracaidistas', una compañía del Regimiento de Infantería 'Inmemorial del Rey' n¦1 y de la compañía de esquiadores-escasladoresde la jefatura de tropas de montaña.

Finalmente, en la tercera agrupación, mandada por el jefe del Tercio 'Alejandro Farnesio'4¦ de la Legión, coronel Antonio Ruiz Benítez, desfilarán legionarios del Tercio de Ronda, con su rápido avance de 160 pasos por minuto, y los Regulares de Ceuta y Melilla, que volverán a mostrar su característico uniforme y su lenta cadencia de desfile, a 90 pasos por minuto, antes de que las unidades a caballo de la Batería Real y la Gaurdia Civil cierren el desfile.

RECEPCION EN EL PALACIO REAL

Una vez finalice el desfile, la Familia Real ofrecerá la tradicional recepción a una representación de todos los estamentos de la sociedad. En el besamanos estarán los Reyes, los Príncipes de Asturias y la infanta Elena. Después compartirán un vino español con los invitados.

El año pasado el besamanos se redujo debido a la convalecencia del Rey tras una operación en su pie izquierdo. Debido a que todavía se encontraba recuperándose de la intervención a la que se había sometido el 5 de septiembre de ese año, el monarca pasó revista a un batallón de la Guardia Real a bordo de un 'jeep' militar y después permaneció sentado durante gran parte del desfile, gracias a que por primera vez se colocaron sillas en la tribuna.