Los Reyes adentran a sus hijas en el arte de Miró y Picasso en Mallorca

Don Felipe y Doña Letizia han elegido Sóller para hacer la excursión

Los Reyes adentran a sus hijas en el arte de Miró y Picasso en Mallorca

nacional

| 06.08.2017 - 15:07 h

EFE

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

Los Reyes han visitado hoy con sus hijas, Leonor y Sofía, la exposición "Pablo Picasso y Joan Miró, historia de una amistad", en el museo modernista Can Prunera del municipio mallorquín de Sóller, para que pudieran conocer con detalle la obra de los dos grandes genios.

Ha sido la segunda ocasión en la que se ha podido ver en público a los Reyes con la princesa y la infanta durante su vacaciones en Mallorca, después del posado que protagonizaron el pasado lunes en el Palacio de Marivent.

Como ya ocurrió en 2012, don Felipe y doña Letizia han elegido Sóller para hacer la excursión, aunque esta vez se han desplazado en coche y no en el tren turístico de madera que atraviesa la Sierra de Tramuntana.

En torno a las 10.50 horas, don Felipe de la mano de Leonor y doña Letizia de la de Sofía han llegado a la plaza de la Constitución, donde aguardaban varias decenas de turistas y curiosos a los que han saludado mientras pasaba delante de ellos el tranvía de madera que cruza Sóller.

Vestidos con ropa informal de verano, han recorrido a pie una de las calles peatonales del centro del pueblo hasta Can Prunera, aunque al ser domingo, apenas había gente y casi todas las tiendas estaban cerradas.

A continuación, se han adentrado en el museo, donde les esperaban los nietos de los dos grandes artistas, Joan Punyet Miró y Bernard Ruiz-Picasso, que han hecho de 'guías' durante el recorrido, que se ha prolongado durante más de 45 minutos.

La exposición, inaugurada en mayo y que coincide con el 80 aniversario del "Guernica", repasa la relación que tuvieron Picasso y Miró a través de medio centenar de obras de uno y otro, algunas de ellas inéditas.

El punto de partida es la foto en blanco y negro en la que aparecen juntos el artista malagueño (1881-1973) y el catalán (1893-1983).

Ante la imagen, los dos nietos se han abrazado como señal de renovación de la amistad de sus abuelos, que surgió cuando el artista catalán llevó al malagueño una ensaimada a París.

Una de las pruebas de su buena sintonía se refleja en el vídeo grabado en 1958 en un estudio en el sur de Francia en el que se ve a ambos y que la Familia Real ha observado en un banco ante la información que le facilitaba Punyet Miró.

"Los gestos demostraban que estaban a gusto. La pena es que no hay sonido", ha dicho el nieto del artista catalán sobre la filmación, la única que se conserva en la que están los dos.

En la grabación, se ve como Picasso disfraza a Miró como el capitán Haddock, del cómic de Tintín, lo que ha hecho reír a Leonor y Sofía.

Punyet Miró ha contado de forma sencilla y didáctica los detalles de cada obra, entremezclados con anécdotas, para captar la atención de las dos hermanas, que han estado atentas en todo momento.

"¿Queréis hacer alguna pregunta?", les ha animado doña Letizia para resolver sus dudas.

Felipe VI ha ido haciendo también observaciones sobre el trazo que caracterizaba a los dos artistas para complementar la explicación.

Al término del itinerario, que se ha completado en la sala de muñecas antiguas que alberga el museo, los Reyes han comentado que les había gustado mucho la exposición, a la que se ha unido el alcalde de Sóller, Jaume Servera.

Antes de irse, se han acercado a estrechar la mano a quienes aguardaban en el exterior y se han fotografiado con un grupo de niñas de la edad de Leonor y Sofía después de que doña Letizia las animara a acercarse a ellas.

Con la visita a Can Prunera, los Reyes han querido tener un gesto hacia la familia de Miró después de que cediera doce esculturas para ser expuestas de forma permanente en los jardines de Marivent, con motivo de su apertura al público desde el pasado mes de mayo.

Don Felipe y doña Letizia ya pretendieron que el posado en Marivent fuera ante las obras de Miró, pero al final no se pudo hacer al no haber espacio suficiente para los fotógrafos.

La estancia en Sóller se une a otras excursiones que don Felipe y doña Letizia han hecho con sus hijas por Mallorca en verano.

Además de su primera experiencia en Sóller en 2012, con motivo del primer centenario del tren que enlaza con Palma, al año siguiente estuvieron en la granja de Esporles, también situada en la Sierra de Tramuntana, como apoyo a los afectados por el incendio que azotó esa zona semanas antes.

Ya como Reyes, en agosto de 2014, dieron un paseo por la finca Raixa, donde conocieron el centro de interpretación sobre la sierra declarada Paisaje de la Humanidad por la Unesco.