Los presupuestos de la Generalitat de 2014 aumentan los impuestos

Se gravarán las reclamaciones al consumo y se recupera el impuesto de sucesiones

nacional

| 05.11.2013 - 14:53 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El Gobierno de Artur Mas ha presentado los presupuestos de 2014. En esta ocasión el gasto se mantiene en los 19.800 millones, la misma cantidad que este año. Sin embargo, las cuentas contemplan numerosas subidas de impuestos. Entre otras cosas, se gravarán las reclamaciones al consumo y se recupera el impuesto de sucesiones. El Gobierno catalán además espera recaudar 1.500 millones por la venta de edificios públicos.

El proyecto de presupuestos de la Generalitat de 2014 que este martes ha aprobado el Consell Executiu. Las cuentas prevén un déficit público del 1% del Producto Interior Bruto (PIB), que no haya nuevos recortes en políticas sociales, y también la venta de activos de la Generalitat, que el consejero de Economía y Conocimiento, Andreu Mas-Colell Mas-Colell todavía no ha concretado, y que, según el consejero, es el "mejor" proyecto que podía hacerse en la actual coyuntura económica.

Para lograr equilibrar las cuentas, habrán nuevas tasas y subidas de impuestos, entre ellos el de Sucesiones, y también nuevas ventas de activos, que se sumarán a las que se hicieron en 2012, con la privatización de la concesionaria de autopistas Tabasa y Aigües Ter Llobregat (ATLL).

Ha reconocido que estas cuentas no son las que le gustaría al Gobierno catalán: "La asignación económica, la situación política y el trato fiscal que recibe la Generalitat queda lejos de lo que nos gustaría".

El conseller ha destacado que en los últimos tres años, el Gobierno catalán ha reducido su gasto en un 22%, y ahora se ha llegado al "límite" en lo que a recortes se refiere.

MENSAJE DE "PRUDENCIA"

Mas-Colell ha apuntado que, aunque hay varios indicios que apuntan a que el momento actual podría ser "el principio de un momento de recuperación", hay que evitar lanzar un mensaje de euforia.

"La prudencia dice que no tenemos que correr a la hora de anunciar el final de la crisis. La crisis continúa, aunque lo cierto es que hemos salido de la recesión", ha explicado el consejero.

Además de incrementarse las ayudas para los colectivos en riesgo de exclusión, Mas-Colell también ha dicho que las cuentas incluyen medidas para ayudar a la reactivación en ámbitos como I+D, innovación, Formación Profesional (FP), empleo y que el Institut Català de Finances (ICF) siga facilitando el acceso al crédito.