Los populares insisten en que hay que aglutinar el voto moderado en el PP

Rajoy, sobre las encuestas: "Las mías son buenas"

Avisa hay 25 provincias donde el voto a Ciudadanos "no sirve para nada"

Cifuentes dice que los Gobiernos de Podemos suponen "cambios, pero a peor"

nacional

| 19.06.2016 - 14:52 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80.4%
No
19.6%

El presidente del Gobierno en funciones y candidato del Partido Popular a la reelección, Mariano Rajoy, declaró este domingo que las últimas encuestas preelectorales publicadas son "buenas" para él, puesto que todos estos sondeos coinciden al señalar que el PP se mantiene en la primera posición, aunque también alertan del 'sorpasso' de Unidos Podemos al PSOE.

Rajoy hizo esta consideración en su visita al conjunto monumental del Turó de la Seu Vella, en Lleida, que es candidata a ser declarada patrimonio mundial de la UNESCO, algo que el líder del PP espera que ocurra "pronto". "Merece la pena venir aquí porque es un sitio de primera categoría", comentó a los periodistas a su llegada.

El jefe del Ejecutivo en funciones habló también de las distintas encuestas que se han dado a conocer hoy sobre la estimación de voto de cara al 26 de junio y que dan por seguro que el partido que lidera Rajoy volverá a ser la fuerza más votada, aunque el número de escaños podría oscilar entre 114 y 129 escaños, según los diferentes sondeos. "Las mías son buenas", comentó.

El líder del PP ha advertido de que hay veinticinco provincias españolas en las que los votos a Ciudadanos no han servido "para nada" y por eso ha vuelto a reclamar que todo el voto moderado se concentre en el PP.

Tras admitir que el sistema electoral vigente "prima la concentración de voto y castiga la división de voto", Rajoy ha insistido por eso en la necesidad de que todo el voto moderado vaya a su partido. "Es lo inteligente, lo eficaz, lo que nos va a permitir gobernar", ha dicho.

Y en Lleida, en la primera de sus dos paradas en Cataluña en esta campaña -el martes estará en Barcelona- Rajoy ha puesto de ejemplo esta provincia para subrayar que el voto a Ciudadanos "no sirve para nada", pues en diciembre no le dio un escaño pero hizo que lo perdiera el PP en favor de la izquierda.

"La división (del voto) es lo peor que le puede pasar a la España moderada", ha insistido por eso el líder del PP.

En su décimo día de campaña, el candidato del PP a la Presidencia ha recalado en Lleida, una ciudad estratégica porque los populares esperan lograr el escaño que no consiguieron en los anteriores comicios y que sí obtuvieron Democràcia i Llibertat, Esquerra Republicana de Catalunya, En Comú Podem y el PSOE.

Cifuentes dice que los Gobiernos de Podemos suponen "cambios, pero a peor"

Por su parte, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, ha dicho hoy que los municipios y comunidades donde gobierna Podemos están "viviendo un cambio, pero a peor", como en la ciudad de Madrid, donde el paro es mayor y se han paralizado "todos y cada uno" de los proyectos que había en marcha.

Cifuentes ha asistido hoy a un acto de campaña en Arganda del Rey, acompañada de la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal.

Frente a las políticas de Podemos, ha añadido Cifuentes, el PP es "el único que puede garantizar que España siga avanzando", como ha demostrado tras convertir a la España "en ruina" de 2011 en el país que lidera el crecimiento de empleo y riqueza en la zona euro.

Cifuentes ha dicho que "el efecto Podemos" ha provocado que en la ciudad de Madrid, que era "el motor económico de España", se hayan paralizado una serie de iniciativas que ya estaban en marcha y que, de haberse desarrollado, hubieran dado empleo a 160.000 personas.

También ha reprobado que actualmente Madrid tiene una "peor limpieza y servicios públicos", y ha censurado que el Gobierno de Ahora Madrid haya cerrado en un año la oficina para atender los desahucios, pese a que era su "gran promesa electoral".