Los partidos dan el visto bueno al escenario del debate a cuatro

Los candidatos se enfrentan este lunes en un debate que encaran con tranquilidad

nacional

| 12.06.2016 - 14:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Representantes de las cuatro principales formaciones políticas han dado hoy su visto bueno al escenario que acogerá mañana el único debate a cuatro entre los candidatos de PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos a la presidencia del Gobierno del próximo 26-J.

El director de campaña del PP, Jorge Moragas; el portavoz del Comité Electoral del PSOE, Antonio Hernando; la jefa de gabinete de Podemos, Irene Montero; y el secretario de Comunicación de Ciudadanos, Fernando del Páramo, han visitado esta mañana las instalaciones del Palacio Municipal de Congresos, donde se celebrará el debate.

Mientras los candidatos dedican esta jornada de domingo a preparar la cita de mañana por la noche, numerosos operarios -500 personas han participado en los trabajos- ultiman los detalles sobre el plató, que está dividido en dos semicírculos asimétricos.

Los candidatos a la presidencia del Gobierno se situarán en el de mayor superficie, de pie y ante un atril, mientras que los tres moderadores, Ana Blanco, Vicente vallés y Pedro Piqueras, se colocarán enfrente de ellos en una mesa corrida a juego con los atriles.

"Estoy convencido de que ganará el mejor y estoy convencido de que será Rajoy", ha señalado Moragas a los periodistas después de visitar el plató y las instalaciones que albergarán el debate.

Moragas ha explicado que el candidato del PP prepara hoy el debate en solitario y que tendrá un almuerzo en familia y practicará deporte como suele hacer habitualmente.

También el candidato socialista prepara a solas la cita de mañana, tal y como ha explicado Hernando, que ha enfatizado que Sánchez se plantea el debate como la campaña electoral y hablará de los problemas que preocupan a los ciudadanos, como el paro, el futuro de las pensiones, la educación y la sanidad.

Iglesias dedicará la jornada de hoy y mañana a preparar el encuentro, el primero que le enfrentará directamente con Rajoy con e el que debatirá sobre "los dos modelos de país que hay sobre la mesa", según Montero.

Rivera dedicará el día de mañana a descansar, hacer deporte y dar un último repaso al debate, tal y como ha explicado Páramo, que se ha mostrado satisfecho con que los que no se atrevían a hacer un debate por fin se hayan sumado a lo que es normal en democracia.

Los responsables políticos de cada partido han ocupado los sitios de cada uno de los candidatos y se han preocupado por comprobar la altura de las sillas y de los atriles.

El realizador y miembro de la Academia de la Televisión Tacho de la Calle ha resuelto algunas de las dudas y les ha enseñado las diferentes cámaras -habrá un total de 28- y las cuatro pantallas que muestran en el suelo los tiempos que cada candidato va consumiendo a lo largo del debate.

También les han mostrado los atriles, donde los candidatos podrán dejar los papeles con sus anotaciones.

Una de las cuestiones que más interés ha despertado en los representantes políticos ha sido el tiempo que los asesores podrán compartir con cada candidato. Será en las pausas publicitarias -habrá dos con una duración de 10 minutos cada una- y durante ese espacio de tiempo un máximo de dos asesores de cada partido podrán entrar al plató.

Solventados ya los problemas de refrigeración después de que las temperaturas se dispararan en Madrid durante esta semana, el aire acondicionado funciona a pleno rendimiento para mitigar el calor que desprenden los numerosos focos que iluminan el escenario.

Y es que la temperatura del plató ha centrado parte de la conversación entre los representantes políticos. "¿Estáis pensando en poner aire acondicionado?", ha bromeado Montero, que ha recibido las explicaciones de técnicos, que han subrayado que se ha reforzado la refrigeración con máquinas que no hacen ruido.

El decorado estará formado por paneles verticales de varias tonalidades de gris, con franjas entrelazadas de los colores que identifican a cada formación política (azul, rojo, morado y naranja), colores que también iluminan los atriles de los distintos candidatos.

Quinientos profesionales se han acreditado para la cobertura de este debate y la señal de televisión, facilitada por la Academia que Telemadrid les ofrecerá en directo, en un especial que comenzará a las 9 menos 10 de la noche.

"UN DEBATE DE SENSACIONES"

Fran Carrillo, Director en La Fábrica de Discursos y José María Peredo María Peredo, profesor de comunicación politica y RRII en la Universidad Europea, han analizado para Telemadrid cual debería ser la estrategia de cada candidato este lunes.

"El debate a cuatro conforma la nueva estructura del sistema político en España con esos cuatro partidos y lo primero es que el candidato debe sentirse cómodo ante ella. La complejidad viene de la mano de hacerse fuerte y firme frente a algunos candidatos y también tender puentes porque el resultado, según las encuestas, harán que necesite de algún tipo de acuerdo o coalición" afirma José María Peredo.

"Rajoy ha hecho bien porque el escenario parlamentario es diferente y tiene la oportunidad de explicar que es lo que se ha hecho estos cuatro años y lo que puede hacer en esta legislatura. Si siguen una estrategia de todos contra Rajoy, podría favorecerle. También puede haber alianzas entre varios candidatos según el bloque temático. Un debate no son sólo los datos sino las sensaciones. Estamos votando también quien va a conformar la mejor alianza posible” asegura Fran Carrillo.

LOS CANDIDATOS AFRONTAN EL DEBATE CON TRANQUILIDAD

Los candidatos del PP, Mariano Rajoy; PSOE, Pedro Sánchez; Unidos Podemos, Pablo Iglesias, y Ciudadanos, Albert Rivera, celebrarán mañana en televisión un debate que afrontan con tranquilidad y que será el único a cuatro que tendrá lugar en el transcurso de la campaña electoral.

El debate, que emitirán a partir de las 22:00 horas todas las cadenas, se perfila como protagonista de la campaña para las elecciones del 26 de junio y marcará su verdadero inicio.

Organizado por la Academia de la Televisión (ATV) en colaboración con TVE, Atresmedia y Mediaset, el debate será moderado por tres periodistas, uno de cada grupo audiovisual: Ana Blanco, Vicente Vallés y Pedro Piqueras, respectivamente.

Rajoy, Sánchez, Rivera e Iglesias debatirán colocados por este orden de izquierda a derecha de la pantalla, en un formato que estará estructurado en varios bloques de duración desigual: Economía y Empleo, Políticas Sociales, Reformas Institucionales y Regeneración Democrática, Política Exterior y Pactos.

Los tres primeros bloques tendrán 36 minutos de duración cada uno, mientras que la política exterior consumirá diez minutos.

Tras los bloques temáticos seguirá un apartado de ocho minutos para que los candidatos a la Presidencia del Gobierno hablen sobre los pactos que piensan proponer tras el 26J.

Dentro de cada bloque temático, cada moderador tiene la soberanía de conducir el espacio como considere oportuno, pero no habrá un límite de tiempo establecido para cada candidato, aunque la voluntad es que sea equilibrado.

El líder de Podemos será el candidato que primero intervenga en el "minuto de oro", la última intervención en este tipo de debates electorales, que cerrará el secretario general socialista, un orden que se ha establecido en un sorteo.

Los candidatos afrontan con tranquilidad el duelo electoral, aunque todos ellos han despejado hoy y mañana sus agendas para prepararlo más concienzudamente.

Mariano Rajoy encara el debate con una actitud constructiva y con el objetivo de hacer una intervención "positiva y propositiva", aunque preparado también para responder, con argumentos, a los ataques que puedan dedicarle sus rivales.

El líder del PP se enfrenta por primera vez a este formato 'a cuatro' tras rechazarlo en diciembre, cuando Podemos y Ciudadanos aún no tenían representación.

Su estreno no supone una preocupación añadida para el partido, que ve a su líder más relajado y con más ánimo que ante el 'cara a cara' que le enfrentó con Sánchez, según fuentes del partido.

El PSOE concede importancia al debate, al ser el único de toda la campaña, pero precisan que "no es tan decisivo" porque "el riesgo de error se diluye", al contrario de lo que ocurre en un 'cara a cara'.

El equipo de Sánchez está convencido de que el duelo a cuatro es un formato que "le viene bien" e "infinitamente mejor" que en la anterior campaña, señala Ferraz.

Otro motivo que lleva al líder socialista a ser optimista es que el debate va a ayudar a movilizar al electorado con casi dos semanas de campaña aún por delante, ante la necesidad de combatir el desánimo de sus bases por la amenaza de 'sorpasso' de Podemos-IU.

Pablo Iglesias lo encara con cautela y prudencia, y espera marcar la línea y llevar la iniciativa con datos y propuestas, respondiendo con "calma" a los previsibles ataques.

El secretario general de Podemos prepara hoy el debate en su casa, estudiando con su equipo -sus seis o siete colaboradores más cercanos-, con quienes ensayará las diferentes posibilidades o situaciones que pueda tener que enfrentar.

Iglesias, que se pondrá corbata, intentará evitar los enfrentamientos que puedan convertir el debate en un intenso cruce de acusaciones, y tratará de contrarrestar a sus oponentes con propuestas.

Albert Rivera también lo afronta con tranquilidad y convencido de que el que más tiene que perder es Pedro Sánchez, y lo prepara trabajando sobre todo la parte de la oratoria, donde más falló en el debate de diciembre, y preparándose para el "contraataque".

Ante sus tres rivales, el líder de Ciudadanos hará valer su proyecto "común" para toda España, y espera que el debate no se convierta en una sucesión de reproches sino en un intercambio de soluciones para que los españoles puedan tomar nota.

Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera estarán de pie, con atril y sin presencia de público general en un plató circular.

La llegada al Palacio Municipal de Congresos será por orden inverso al de representación parlamentaria: Rivera, Iglesias, Sánchez y Rajoy. Y viceversa en la salida.