Los padres del niño británico defienden que han actuado por amor

Para impedir que quedase en estado "vegetal"

Los padres de Ashya King salían anoche de la cárcel de Soto del Real

nacional

| 03.09.2014 - 09:04 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los padres del niño británico Ashya King, afectado por un tumor cerebral, han defendido este miércoles que sacaron a su hijo del centro médico de Southampton (Reino Unido) donde se encontraba ingresado, porque la radioterapia que los médicos pretendían aplicarle era demasiado "fuerte" y el menor habría corrido riesgo de quedar en estado "vegetal".

"En Inglaterra, los médicos dijeron que si no seguíamos el tratamiento, sacarían al niño de nuestra custodia y el Gobierno se haría con la responsabilidad" (del menor), ha enfatizado el padre del pequeño, quien alega haber actuado "por amor".

Brett y Naghemeh King, testigos de Jehová, sacaron a su hijo Ashya, de cinco años de edad, del hospital general de Southampton en el que estaba siendo tratado del tumor cerebral que padece, pese a no contar con consentimiento médico para ello. El pasado jueves Reino Unido emitió una Orden Europea de Detención y Entrega (OEDE), pues las autoridades británicas acusaban al matrimonio de ejercer crueldad sobre un menor de 16 años.

El viernes pasado, los padres fueron localizados y arrestados por la Policía Nacional en Vélez-Málaga y fueron internados en la prisión madrileña de Soto del Real, toda vez que su hijo fue ingresado en el área de oncología del hospital materno infantil de Málaga, al cuidado de su hermano Daniel, de 23 años. Después de que la Fiscalía británica revocase la petición de arresto, la Audiencia Nacional española ordenó la puesta en libertad de los padres, que este pasado martes abandonaban la mencionada prisión madrileña en compañía del abogado sevillano Juan Isidro Fernández.

EN RIESGO DE QUEDAR EN ESTADO "VEGETAL"

Ya este miércoles, Brett y Naghemeh King han celebrado una comparecencia en el despacho de su abogado, en Sevilla. En el despacho del letrado, abarrotado por un enjambre de profesionales de medios de comunicación españoles y británicos, el padre del menor se ha limitado a manifestar su agradecimiento "a la prensa, al Gobierno español y a Inglaterra", defendiendo que decidieron sacar a su hijo del mencionado hospital de Southampton porque la radioterapia que los médicos pretendían aplicarle era demasiado "fuerte para un niño de cinco años" y, en el caso de sobrevivir, el menor podría haber quedado en estado "vegetal".

Y es que según los padres del menor, el tratamiento de radioterapia planeado por los médicos del hospital de Southampton contemplaría una intensidad de 56 grados, cuando "el cerebro puede aguantar o soportar 23,6". "Después de eso, mi hijo va a ser un vegetal si sobrevive", ha alegado.

Al respecto, el padre de Ashya King ha manifestado que había advertido "muchas veces" a los médicos de que su intención era llevar al niño "a otra clínica" para obtener "un mejor servicio". Por "motivos de amor" hacia su hijo, y en favor de su "bienestar", según su relato, sacaron al menor del hospital porque los médicos "no querían ayudarnos en nada".

"En Inglaterra, los médicos dijeron que si no seguíamos el tratamiento, sacarían al niño de nuestra custodia y el Gobierno se haría con la responsabilidad" (del menor), ha enfatizado el padre, quien explica que sintió "pánico" ante la posibilidad de perder a su hijo en el momento de "mayor necesidad" para él.

"NO SABIAMOS QUE LA POLICIA NOS PERSEGUIA"

Tras abandonar Reino Unido, según ha proseguido narrando, el matrimonio, junto a su hijo, llegó a España para ocuparse de la venta de una vivienda que posee en Casares (Málaga), siempre al objeto de "pagar un tratamiento privado para mi hijo". "No sabíamos que la Policía nos perseguía. Dicen que somos unos criminales , pero yo no sé por qué soy un criminal. Algo no está bien en la justicia que hemos recibido de Inglaterra", ha concluido el padre del menor.

Tras su breve rueda de prensa, el matrimonio ha abandonado el despacho del abogado para preparar su viaje hacia la provincia de Málaga, al objeto de ocuparse de aspectos relacionados con la venta de la citada vivienda de Casares.