Los obispos españoles elegirán este martes a su presidente

El cardenal Rouco Varela ha ejercido como presidente de la CEE durante tres trienios

nacional

| 27.02.2011 - 12:26 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Conferencia Episcopal Española (CEE) celebrará desde el próximo lunes 28 de febrero hasta el 4 de marzo su XCVII Asamblea Plenaria en la que se celebrarán elecciones a presidente, cargo para el que podrá ser reelegido el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco Varela, tras un trienio de mandato.

El cardenal Rouco Varela ha ejercido como presidente de la CEE durante tres trienios no consecutivos, en el periodo de 1999 a 2005 y en el actual, de 2008 a 2011. En el caso de ser reelegido para un segundo trienio consecutivo, el purpurado se convertiría en el primer presidente votado para cuatro trienios, superando al cardenal Vicente Enrique y Tarancón --un año en funciones y tres trienios de presidente--.

No obstante, si el cardenal es reelegido, no podrá volver a serlo por más trienios ya que según los nuevos Estatutos aprobados en diciembre de 2008, los cargos de presidente y vicepresidente sólo podrán renovarse para un segundo trienio sucesivo, a diferencia de los antiguos estatutos, que establecían que podían ser reelegidos por un tercer trienio consecutivo siempre que obtuviesen dos tercios de los votos emitidos.

Además, se da la circunstancia de que el actual presidente de la CEE cumple el próximo mes de agosto 75 años, edad a la que debe presentar su renuncia al Papa Benedicto XVI, coincidiendo con la celebración de la Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) Madrid 2011. Sin embargo, este hecho no impediría su reelección si el Papa Benedicto XVI acepta la renuncia al final del próximo trienio.

Además de la elección del presidente, cuyo resultado se espera que se de a conocer el próximo martes 1 de marzo, se renovarán el resto de puestos de la CEE excepto el de secretario general, ocupado en la actualidad por monseñor Juan Antonio Martínez Camino, que se elige cada cinco años. Tras dos quinquenios consecutivos, monseñor Camino no podrá renovar su mandato, teniendo en cuenta los nuevos estatutos.

El segundo cargo más importante que se renovará en la próxima Asamblea Plenaria será el de vicepresidente de la CEE, cargo que actualmente ocupa el arzobispo de Valladolid, monseñor Ricardo Blázquez, que, en ausencia del presidente, tendría el cometido de suplirlo o de ejercer sus funciones en caso de cese o dimisión.

75 ELECTORES

En esta Asamblea Primaria tienen derecho a voto 75 obispos --dos cardenales, 14 arzobispos, 48 diocesanos, el Ordinario castrense, nueve auxiliares y el obispo emérito de Sig~enza-Guadalajara, monseñor José Sánchez González, que está al frente de la diócesis como administrador apostólico hasta la toma de posesión de su sucesor, monseñor Atilano Rodríguez Martínez.

El resto de los 38 obispos eméritos podrán asistir a la Plenaria, pero no tienen derecho a voto. Tampoco tienen derecho a voto los obispos electos de Huesca y de Jaca, Julián Ruiz Martorell, y de Tarazona, Eusebio Ignacio Hernández Sola, pendientes de su consagración episcopal previstas para el 5 y el 19 de marzo, respectivamente.

Para presidente y vicepresidente son elegibles todos los obispos diocesanos --en la actualidad 64-- y el Ordinario Castrense. Para el resto de cargos, además de los diocesanos, también pueden ser elegidos los obispos auxiliares --en la actualidad 9--.

Actualmente, el Comité Ejecutivo está formado por el presidente, el vicepresidente, el secretario general así como por el cardenal arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro Sierra, el arzobispo castrense, Juan del Río Martín, y el arzobispo de Sevilla, Juan José Asenjo Pelegrina.

Mientras que monseñor Del Río y monseñor Asenjo no han completado ni siquiera un trienio como miembros del Comité Ejecutivo, hecho que les permite ser reelegidos para continuar por tres años más, el cardenal Sistach y monseñor Osoro concluyen su mandato tras dos trienios sucesivos. Esto quiere decir que para que cualquiera de los dos arzobispos siga componiendo el Comité Ejecutivo tras las elecciones, deberán ser elegidos presidente o vicepresidente.

Se da el caso de que el cardenal Sistach cumple el próximo 2012 los 75 años por lo que, al igual que el cardenal Rouco este año, deberá presentar su renuncia al Papa. Así, si se produjera la situación de tener a ambos cardenales en la presidencia y vicepresidencia, se cerraría un ciclo sin posibilidad de que ninguno de los dos vuelva a ocupar estos cargos.

En las Comisiones Episcopales, no podrán repetir en el cargo, al cumplir dos trienios consecutivos de mandato el presidente de Apostolado Seglar, monseñor Julián Barrio Barrio; de Clero, monseñor José Vilaplana Blasco; de Liturgia --que ha cumplido tres trienios--, monseñor Julián López Martín; de Migraciones, monseñor José Sánchez González; de Misiones, monseñor Ramón Del Hoyo López; de Pastoral, monseñor Jesús Catalá Ibáñez; de Relaciones Interconfesionales, monseñor Adolfo González Montes; y de Vida Consagrada, monseñor Jesús Sanz Montes.

Las elecciones comenzarán el próximo lunes por la noche cuando se realizará la primera votación de sondeo para la presidencia. Los obispos presentes --no se podrá votar por correo ni a través de otra persona-- escribirán tres nombres en sus papeletas y se comunicarán a puerta cerrada los resultados orientativos.

El martes por la mañana tendrá lugar la votación real en la que los obispos escribirán un solo nombre esta vez. A ella, le seguirán la votación a vicepresidente, a miembros del Comité Ejecutivo, miembros de la Comisión Permanente y presidentes de las Comisiones Episcopales, con la diferencia de que en estas ocasiones la votación de sondeo y la válida se realizarán seguidas y no con un día de diferencia.

Habrá tres posibles rondas para elegir los cargos de forma que si no se consigue la mayoría absoluta en la primera, ni en la segunda, se votaría en una tercera únicamente entre los dos candidatos que hubieran recibido más votos en la segunda vuelta. Si aún así se produjera un empate entre los dos obispos, sería elegido el de mayor edad.