Los jueces que llamaron a declarar a Rajoy por la Gürtel no juzgarán los papeles de Bárcenas

Catalá dice que ni él ni el Gobierno deciden quién juzga la caja B del PP

nacional

| 29.11.2017 - Actualizado: 21:03 h

Redacción Agencias

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los cinco miembros de la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional aprobaron la semana pasada nuevas normas para la composición de los tribunales y la asignación de ponencias, dejando en manos de la presidenta de la Sala de lo Penal, Concepción Espejel, el criterio para su composición. La primera consecuencia de la aplicación de este acuerdo ha supuesto que los dos magistrados que propiciaron la declaración de Mariano Rajoy en el juicio de la trama Gürtel queden apartados del tribunal que juzgará los llamados `papeles de Bárcenasï, y que un magistrado propuesto como vocal del Consejo General del Poder Judicial por el PP, Juan Pablo González, sea el encargado de redactar la sentencia.

El juicio de los papeles de Bárcenas sobre la presunta caja B del Partido Popular está pendiente de que se fije fecha para su inicio. Se juzgará a los extesoreros del PP Álvaro Lapuerta, que ya quedó excluido del juicio de la Gürtel por demencia sobrevenida, y Luis Bárcenas. También al exgerente popular Cristóbal Páez y a los dos arquitectos que reformaron la sede del partido.

El acuerdo significa que Espejel puede cambiar las normas de reparto y designar ponente. La magistrada fue recusada en todas las piezas de la trama Gürtel por sus vínculos con el PP. La Sala a la que correspondía enjuiciar este caso era la misma que ha juzgado la primera época de la trama Gürtel entre 1999 y 2005. Está constituida por Ángel Hurtado, José Ricardo de Prada y Julio de Diego. Estos dos últimos fueron los jueces que votaron a favor de llamar a declarar como testigo al presidente del Gobierno en el juicio de la Gürtel.

María José Rodríguez Duplá sustituyó Espejel en la presidencia de la Sección Segunda y tiene la potestad de presidir todos los juicios, por lo que se modifica la composición de los tribunales y la asignación de las ponencias a los magistrados. Por eso, Juan Pablo González será el ponente al hacerse cargo de los asuntos acabados en 6, como es la causa de los papeles de Bárcenas .

La Fiscalía pide para Bárcenas y Lapuerta cinco años de prisión y penas menores para los otros tres procesados. Los empresarios que fueron investigados vieron archivada la causa y no hay dirigentes políticos del PP encausados.

CATALÁ: EL GOBIERNO NO DECIDE QUIEN JUZGA

El ministro de Justicia, Rafael Catalá, ha recordado hoy que la decisión de modificar la composición del tribunal que estaba previsto que juzgara el caso de la presunta caja B del Partido Popular la ha tomado la Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional, que no la ha elegido él ni el Gobierno. Catalá ha hecho estas manifestaciones durante su respuesta a una interpelación en el Pleno del Congreso del diputado de Unidos Podemos Eduardo Santos, quien ha reprochado al Ejecutivo que se haya apartado a jueces que estaba a punto de juzgar ese caso por la "osadía" de haber llevado a los tribunales al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en el juicio de Gürtel.

El diputado de Podemos ha criticado esta decisión, así como que algunos jueces "con vinculación al PP", como son, en su opinión, Concepción Espejel y Enrique López, ocupen puestos importantes en la Audiencia Nacional, a la vez que ha acusado al Gobierno de querer "controlar" los casos que afectan al partido que le sustenta.

A estos reproches le ha respondido el titular de Justicia, quien ha dejado claro que la composición de las secciones de la Audiencia Nacional la acuerda la Sala de Gobierno de este órgano. Sus decisiones pueden gustar más o menos al Ejecutivo, ha continuado, pero "no las criticamos" porque las toma un órgano que "que no lo ha elegido el ministro ni el Gobierno del PP".

Catalá ha sido tajante al asegurar que los 5.500 jueces españoles y los 2.500 fiscales trabajan cada día "y nadie les dice qué tienen que hacer", ha instado a hablar bien de lo que funciona bien, ha subrayado que la Justicia "funciona razonablemente bien" y ha precisado que los tiempos de respuesta son mejores que en Francia o Alemania.

so/msr