Los "intermediarios" de ETA confían en que España y Francia no obstaculicen el desarme

Será el próximo 8 de abril en Bayona (Francia)

nacional

| 23.03.2017 - 14:20 h
REDACCIÓN

Los "intermediarios" implicados en la entrega de armas de ETA han asegurado hoy que mantienen contactos con "todas las partes implicadas" y han expresado su confianza en que los gobiernos español y francés no obstaculicen el proceso de desarme. Los "representantes de la sociedad civil" han hecho un llamamiento a los ciudadanos vascos a acudir el próximo 8 de abril al que han bautizado como "día del desarme", del que no han ofrecido ningún detalle más allá de que se desarrollará en Bayona (Francia).

Estas personas, de la mano de la organización Bake Bidea, han ofrecido hoy una rueda de prensa en la capital labortana, en la que Michel Berhocohirigoin, uno de los cinco detenidos en diciembre en Louhossoa, ha presentado a un grupo de medio centenar de personalidades del País Vasco francés con los que se amplía el grupo de "mediadores" a una asamblea.

Ha rechazado ofrecer ninguna explicación sobre cómo se llevará a cabo la entrega de armas de ETA ni sobre el acto del día 8, aunque ha insistido en que el proceso será "transparente" y "público".

Los llamados mediadores han asegurado que mantienen una "relación de confianza" con los gobiernos vasco y navarro, así como con la Mancomunidad del País Vasco francés, al tiempo que han insistido en que la "mejor opción" es que el Ejecutivo galo se implique en el proceso de desarme.

Berhocohirigoin ha reiterado que los "principios" del desarme son que este sea "total, seguro, verificado, sin condiciones políticas, pero respetando algunas condiciones técnicas". Unas condiciones técnicas que, según ha dicho, desean discutir con el gobierno francés, del que aún no han recibido respuesta, pero del que, al menos, esperan que no interfiera.

Berhocohirigoin, expresidente de la cámara agraria del País Vasco francés, ha señalado que la entrega de armas no conllevará ninguna "contrapartida política", lo que no significa, ha explicado, que en el futuro no se deban tratar problemas pendientes relacionados con las víctimas o los presos de la organización terrorista.

Se ha negado reiteradamente a ofrecer detalles de cómo se llevará a cabo el desarme y sobre el acto del 8 de abril se ha limitado a explicar que será en Bayona y que esperan la presencia de los miembros de la denominada Comisión Internacional de Verificación.

Entre los nuevos llamados mediadores figuran, entre otros, representantes políticos como el alcalde de Hendaya, Kotte Ezenarro, miembro del Partido Socialista francés: la diputada socialista Sylviane Alaux; la senadora Fréderique Espagnac -también del PS-; el presidente del PNV de Iparralde, Paco Arizmendi; el expresidente de Emmaus Francia Franz Valli y la exdirectora diocesana de Bayona, Maite Irazoqui.

Estos dos últimos han sido los encargados de leer, en francés y euskera, un texto de llamamiento a los ciudadanos a convertirse el próximo 8 de abril en nuevos "artesanos de la paz", el término con el que han bautizado a los representantes de la sociedad "civil" implicados en el proceso de desarme. "El 8 de abril, sábado, seremos miles los artesanos en favor de la paz, para construir un futuro democrático sin violencia en Euskal Herria", han proclamado.

Se han mostrado convencidos de que el desarme es una condición imprescindible para "solucionar definitivamente el conflicto vasco" y hacer irreversible el abandono de la violencia en Euskadi. No obstante, han advertido de que el desarme no significa el fin del "conflicto", ya que aún quedará pendiente tratar otros asuntos como las "víctimas, los presos, y la convivencia".