Los inmigrantes muertos al intentar entrar en Ceuta podrían ser once

Nueve cadaveres han sido recuperados tras el intento masivo de entrada de 400 inmigrantes

Una ONG denuncia disparos de pelotas de goma a quienes intentaban llegar a nado

Al menos 27 inmigrantes han fallecido desde 2005 tras los asaltos a la valla

nacional

| 06.02.2014 - 12:22 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
80%
No
20%

El hallazgo esta tarde de otro cadáver eleva a nueve el número de inmigrantes subsaharianos que han fallecido en un intento de asalto masivo a la frontera de Ceuta. El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, ha asegurado que el número "podría ser entre 10 y 11", ya que hay cadáveres sin rescatar en el mar.

En declaraciones a los periodistas, Francisco Antonio González ha señalado que los primeros datos recibidos desde Marruecos apuntan a que todas las víctimas han muerto ahogadas. "No puedo afirmar el origen de las muertes porque sería una temeridad por mi parte pero ninguno es por acto violento", ha precisado.

El intento masivo de entrada de unos 400 inmigrantes se produjo hacia las 07:00 de la mañana cuando los subsaharianos avanzaron hacia la frontera de Ceuta desde los montes de Marruecos próximos a la aduana fronteriza, provocando la rápida intervención de la Gendarmería marroquí.

Los inmigrantes se dividieron en varios grupos, de modo que muchos de ellos intentaron entrar a la carrera por la frontera mientras que otros se lanzaron al agua a la desesperada para huir de los agentes marroquíes.

Ninguno de los subsaharianos ha conseguido entrar en Ceuta, ya que todos ellos han podido ser contenidos por las fuerzas marroquíes que custodian el paso fronterizo.

Varios agentes, tanto de la Guardia Civil como de la Gendarmería marroquí, han resultado heridos como consecuencia de la "agresividad" mostrada por los inmigrantes subsaharianos que han asaltado esta mañana la frontera ceutí.

Según el delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, la avalancha protagonizada por más de 400 inmigrantes ha evidenciado una "violencia extrema" por parte de los subsaharianos que han tratado de entrar en la ciudad autónoma.

Esta violencia ha motivado que "algún guardia civil", según el delegado, haya resultado herido al ser alcanzado por piedras y palos, algo que también ha ocurrido en la parte marroquí de la frontera.

Las fuerzas marroquíes continúan a primeras horas de la tarde buscando más cuerpos en el mar, mientras la Guardia Civil mantiene la vigilancia en las inmediaciones de la frontera con una lancha del del Servicio Marítimo, aunque el rastreo en la playa ceutí del Tarajal, la más cercana a la frontera, no se ha encontrado ningún cadáver.

El delegado del Gobierno en Ceuta, Francisco Antonio González, ha lamentado el incidente, que ha calificado como un "drama humano", y ha recordado que unos mil subsaharianos esperan en el entorno fronterizo de Ceuta para entrar de forma clandestina en la ciudad.

UNA ONG CEUTÍ DENUNCIA QUE SE DISPARON PELOTAS DE GOMA A LOS INMIGRANTES; LA GUARDIA CIVIL LO NIEGA

La ONG afincada en Ceuta Caminando Fronteras ha recogido varios testimonios de inmigrantes que han intentado alcanzar a nado la playa del Tarajal esta mañana y según los cuales, la Guardia Civil habría disparado pelotas de goma y gases lacrimógenos al grupo de personas que se encontraban en el mar, provocando que cundiese el pánico. El Instituto Armado niega que haya ocurrido.

Según explica la activista Helena Maleno, citando los testimonios de diversos inmigrantes repartidos en los distintos grupos que fueron después detenidos, se repite entre ellos la misma versión, no han sido las fuerzas policiales marroquíes las más duras al reprimir su intento de llegar a España, sino la Guardia Civil.

"Un chico que estaba herido nos ha llamado y nos decía todo el rato 'la guardia, la guardia ha disparado y nos ha echado gases, esto ha causado que la gente muera en el agua'. Iban con flotadores, con botellas de agua, es gente que no está familiarizada con el mar, muchos no sabían nadar y el uso de material antidisturbios podría haber provocado accidentes en el agua", ha señalado Maleno.

No ha sido el único. En otro grupo de detenidos un chico señaló a la Guardia Civil como responsable de una herida que tenía en la cabeza. "Estaba en la playa cuando aún estaban llegando los cuerpos y lo estaba viendo en directo. Nos decía que su compañero había muerto y que había sido por la actuación de la Guardia Civil. Un segundo chico, que había perdido a su hermano en el agua decía lo mismo", ha apuntado.

Fuentes del Instituto Armado han afirmado en declaraciones a Europa Press que los guardias civiles han disparado armas de fogueo y pelotas de goma a los inmigrantes que se estaban aproximando a la valla con la aparente intención de saltarla, pero en ningún caso a los que ya estaban en el agua.

Para Maleno, el problema es que "hace mucho tiempo que no hay Estado de Derecho en Ceuta y Melilla", que se han convertido "en las cloacas del Estado". "Permitimos que pase todo y acaba pasando algo muy grave. No hay ningún tipo de control democrático y eso no nos lo podemos permitir en un Estado de Derecho por mucho control migratorio que se pretenda conseguir", ha sentenciado.

20 INMIGRANTES FALLECIDOS DESDE 2005

Un total de 20 inmigrantes han fallecido desde 2005 en las fronteras de Ceuta y Melilla con Marruecos, con anterioridad a los hechos registrados hoy.

De los veinte inmigrantes fallecidos, seis fueron en Ceuta y catorce en Melilla.

En Ceuta cinco personas murieron el 29 de septiembre de 2005 durante un asalto masivo a la valla, y mientras que dos perecieron en el lado español, tres lo hicieron en suelo marroquí. El sexto murió en 2009 tras quedar atrapado en la concertina de la valla.

De los catorce que perecieron cuando intentaban saltar la valla de Melilla, nueve murieron en 2005 -siete en territorio marroquí y dos en España-, mientras que tres fallecieron en 2006 -dos en territorio marroquí y uno en español-, uno en 2009, que falleció en la zona marroquí, y otro en noviembre de 2013.