Los cuatro lehendakaris apuestan por hacer irreversible el cese de ETA

(Archivo)

nacional

| 27.10.2011 - 19:47 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

En Vitoria, Patxi López se ha reunido esta tarde con los tres exlehendakaris dentro de la ronda de contactos que está manteniendo esta semana para analizar la situación generada después del anuncio de ETA.

Carlos Garaikoetxea y José Antonio Ardanza han asegurado que, una vez que la paz se haya asentado definitivamente en Euskadi, será el momento de afrontar el debate sobre lo que ellos denominan el conflicto o el contencioso político vasco. Además, han dicho, sería conveniente que ETA y su entorno pidan perdón a las víctimas.

Patxi López, Juan José Ibarretxe, José Antonio Ardanza y Carlos Garaikoetxea, han coincidido hoy en que la sociedad vasca debe adoptar las medidas necesarias para "hacer irreversible" el cese definitivo de la actividad terrorista de ETA.

López se ha reunido esta tarde con sus tres antecesores en el cargo en una cita que, según el actual lehendakari, "representa la fortaleza y continuidad del autogobierno vasco, que fue uno de los principales objetivos de la violencia terrorista".

Según una nota difundida por la Presidencia del Gobierno Vasco, todos ellos, pertenecientes a tres partidos distintos -PSE, PNV y EA- han expresado su alegría por este nuevo tiempo en Euskadi, que pone fin a "una larga pesadilla", aunque han manifestado que este momento tendría que haber llegado mucho antes.

Los tres han mostrado asimismo su deseo de que la sociedad vasca adopte las medidas necesarias para hacer irreversible el final de ETA, algo que según Patxi López debe gestionarse con "serenidad e inteligencia", ya que "las prisas son malas consejeras" para clausurar "con el mayor consenso político el ciclo terrorista en Euskadi".

No obstante, Ardanza y Garaikoetxea han señalado tras reunirse con López que una vez asentada la paz en Euskadi habrá que afrontar el denominado "conflicto" o "contencioso" político vasco.

Ibarretxe, que ha sido el que menos tiempo ha estado reunido con López, no ha hecho declaraciones al término del encuentro.

Frente a la serenidad que pide López, Garaikoetxea considera que hay una serie pasos que se deben dar de forma inminente, entre ellos que ETA y su entorno pidan perdón a las víctimas y que se acabe con la dispersión de los presos de ETA, ya que están "sometidos a un agravamiento de sus condenas por algo que ya ha tocado a su fin".

También ha abogado por dar una solución a la situación de personas como Arnaldo Otegi, que está en la cárcel por haber "propugnado el cambio en la izquierda abertzale que ha conducido a esta hoja de ruta en virtud de la cual se ha producido el cese de la estrategia militar".

También ha defendido la legalización de Sortu porque para asentar la situación se necesitan "gestos e iniciativas de todas las partes".

José Antonio Ardanza, por su parte, se ha dirigido a ETA y a la izquierda abertzale al afirmar que "tendrán que reconocer su propio fracaso", ya que después de "34 años sólo han logrado sufrimiento y poner un montón de palos en las ruedas" para que avance Euskadi.

Ardanza se ha mostrado convencido de que la democracia "resolverá" cuestiones del "pos-ETA", como las relacionadas con los presos o los "exiliados", y que una vez que se haya superado todo esto será el "momento de abordar el contencioso que tiene este país desde hace 120 años".

La ronda de López continuará mañana, cuando recibirá al sindicato ELA y a la coalición Bildu y el día 3 de noviembre se reunirá con LAB, cita que se ha retrasado por problemas de agenda de esta central.