Los controladores respaldan el acuerdo alcanzado con AENA

Ambas partes retomarán la negociación del convenio colectivo a partir del 15 de septiembre

nacional

| 19.08.2010 - 07:39 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

Los controladores han respaldado mayoritariamente el acuerdo alcanzado el pasado viernes entre la Unión Sindical de Controladores (USCA) y Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA).

La mayoría de los controladores que han votado hoy en los 49 centros de trabajo que tiene repartidos por el país este colectivo se han mostrado receptivos al acuerdo de mínimos firmado por el presidente de USCA, Camilo Cela, y por el de AENA, Juan Lema.

Con este acuerdo y el respaldo de los controladores se cierran más de cinco meses de negociaciones y se prepara el camino para comenzar las conversaciones, a partir del 15 de septiembre, para la firma del II Convenio Colectivo del sector antes de que finalice el año.

El acuerdo, que servirá de "base" para la negociación del segundo convenio colectivo, fija un salario medio de 200.000 euros al año hasta 2013, para los controladores operativos, y cuatro categorías de turnos --1.200 horas, 1.300 horas, 1.400 horas y 1.500 horas--, en función de la carga de trabajo de cada centro hasta un máximo de 1.670 horas anuales.

Así, la masa salarial alcanzará los 480 millones de euros este año, tras haber reducido un 40% el salario medio por controlador, frente a los 350.000 euros de hace un año, y las retribuciones se fijarán de acuerdo con lo establecido en la ley y en función del tráfico vinculado a cada dependencia. Con cargo a ella, se abonará el seguro complementario contemplado en el capítulo de acción social.

El resultado de las votaciones, que se celebrarán a lo largo del día en los 49 centros de trabajo y dependencias de control, y que previsiblemente dará su respaldo al acuerdo, se conocerá a primera hora de la tarde una vez se realice el recuento.

Una vez aprobado el acuerdo, en base a los 12 puntos planteados por los controladores en la negociación, ambas partes retomarán a partir del próximo 15 de septiembre las conversaciones para la negociación del II convenio colectivo. Clave en estas conversaciones será la distribución que AENA haga de la plantilla cuando las torres de control se liberalicen, advierten fuentes sindicales, que insistirán en que el ente público les presente el plan empresarial.

PUNTOS CLAVE DEL ACUERDO

Mientras tanto, el "acuerdo global" firmado por ambas partes contempla también que en cualquiera de las dependencias donde sea necesario hacer más horas para cubrir el servicio --siempre hasta el máximo de 1.670 horas anuales contempladas en la ley-- que éstas queden garantizadas por un procedimiento acordado entre ambas partes. Así, se podrían sumar de "carácter voluntario" 80 horas extras al año como máximo.

Para establecer la carga de trabajo de cada dependencia, se realizará una auditoría de los sectores y torres de control en la que participará Eurocontrol y se creará un grupo de trabajo, en colaboración con la Asociación Profesional de Controladores (Aprocta) para proponer mejoras respecto a la configuración de referencia de cada dependencia.

En cuanto a la cobertura de las bajas, se establece un doble sistema con el que programará servicios de guardia organizados para cubrir las incidencias que se produzcan durante el día y, por otra parte, aquellas incidencias que se produzcan 48 horas antes del cumplimiento del servicio se cubrirán "de forma voluntaria" por la limitación de dos servicios al mes y hasta agotar las 80 horas extras que permite la ley.

Para los controladores mayores de 57 años, apartados de las tareas de control tal y como establece la ley, AENA se ha comprometido a ofrecerles tareas no operativas.

Finalmente, en materia de formación se contempla la creación de un grupo de trabajo entre AENA y Aprocta para mejorar la formación continua, las competencias lingüísticas y el desarrollo de la carrera profesional.