Libertad con cargos para los detenidos por la agresión a los guardias civiles en Alsasua

La Guardia Civil colabora con la Policía Foral para determinar si la agresión es delito de terrorismo

El Parlamento navarro condena agresión a guardias con la abstención de EH Bildu

nacional

| 17.10.2016 - Actualizado: 15:11 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Pamplona ha dejado en libertad con cargos a los dos detenidos por la presunta agresión a dos guardias civiles fuera de servicio y a sus parejas en Alsasua. Tras tomarles declaración esta mañana, la juez ha dejado en libertad provisional a los dos detenidos, investigados por un delito de atentado a agentes de la autoridad y otro de lesiones. Además, tienen la obligación de comparecer semanalmente en el juzgado.

Los dos investigados han llegado al Palacio de Justicia sobre las 8,15 horas de este lunes en un vehículo policial y han prestado declaración ante la juez de guardia. El primero ha abandonado el juzgado pasadas las 10.20 horas, tapándose, y el segundo, sobre las 12 horas, también ocultándose y acompañado de otros jóvenes y familiares, que esperaban a su salida.

En la puerta del juzgado de guardia, que estaba custodiado por seis agentes de Policía Foral, se habían congregado una treintena de personas con carteles en los que se leía 'No a los montajes policiales' y 'Utzi pakean Altsasu' ('Dejad en paz Alsasua'), además de numerosos medios de comunicación. Tras finalizar las declaraciones ante la juez, la abogada de los detenidos no ha querido atender a los medios de comunicación para dar la versión de los investigados por este caso.

La agresión se produjo a las 4.55 horas del sábado en las inmediaciones de un bar de la localidad, cuando los agentes, un teniente y un sargento, fueron increpados al ser reconocidos como miembros de la benemérita. Como consecuencia de la agresión, uno de los agentes fue intervenido quirúrgicamente por una fractura en el tobillo. Las otras tres personas afectadas sufrieron policontusiones y magulladuras de carácter leve.

LA GUARDIA CIVIL COLABORA CON LA POLICÍA FORAL

La Guardia Civil colabora desde este fin de semana con la Policía Foral para buscar a testigos presenciales e identificar al medio centenar de personas que agredieron en un bar de Alsasua (Navarra) a dos agentes del Instituto Armado y a sus parejas. Los autores de esta "encerrona", según la definición del director general de la Benemérita, Arsenio Fernández de Mesa, pueden ser acusados de un delito de terrorismo, agravando la pena por las lesiones y el atentado contra la autoridad.

La investigación en curso ha permitido la identificación de al menos ocho testigos de la paliza que infringieron de madrugada en el bar Koxka a un teniente --que se recupera de la operación de un tobillo-- y un sargento de la Guardia Civil cuando estaban disfrutando de un momento de ocio con sus parejas. Los dos detenidos, para los que Sortu pidió su puesta en libertad, han pasado este lunes a disposición judicial.

Las diligencias practicadas por la Policía Foral, con información aportada por la Guardia Civil, tratan de delimitar si los autores de la agresión cometieron además un delito de odio o incluso si incurrieron en otro de terrorismo callejero, han informado a Europa Press fuentes del Instituto Armado. De concretarse lo segundo, podrían enfrentarse a penas de seis a doce años de prisión e inhabilitación especial para empleo o cargo público por tiempo de seis a catorce años.

GRITOS DE 'ALDE HEMENDIK'

Los investigadores tratan de determinar si los dos detenidos hasta el momento y el resto de agresores gritaron consignas como 'Alde Hemendik' ("Fuera de aquí"), una campaña que ETA encargó a movimientos de la izquierda abertzale para coaccionar a las fuerzas de seguridad obligando a que abandonaran el País Vasco y Navarra. Esta campaña se ha mantenido en municipios como Alsasua, según ha recordado el Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), donde cada año se organizan pasacalles con este tipo de lemas para mofarse de la Guardia Civil y de las instituciones del Estado.

De esta forma, los autores de la agresión del sábado se enfrentarían a un delito de lesiones y de atentado contra la autoridad que podría verse agravado por un delito de odio por razón de ideología e incluso por otro de terrorismo. En este último caso, la investigación pasaría del juzgado de Navarra a la Audiencia Nacional.

"La clave aquí no sería tanto determinar lo que han gritado sino los vínculos de los autores de la agresión con ETA o cualquier otra organización con vínculos terroristas", ha explicado a Europa Press la abogada de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Carmen Ladrón de Guevara.

Esta letrada ha recordado que este mismo verano no prosperó una denuncia de Dignidad y Justicia en la Audiencia Nacional contra los organizadores de un 'pasacalles' en Alsasua humillante para la Guardia Civil y las víctimas en el que se acusaba a los organizadores de un delito de injurias graves e incitación al odio por razón ideológica.

"Diferente es si se demuestra que los autores de la agresión en Alsasua estaban previamente organizados y que había un plan prestablecido, además de que tenían vínculos con un grupo terrorista", insiste Ladrón de Guevara, que se remite a las diligencias policiales antes de poder determinar si se trata de un delito de lesiones y atentado contra la autoridad o si tiene el agravante de delito terrorista.

DAR LO MEJOR SIN NINGUN RENCOR

El director de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, lamentó este domingo tras visitar a los heridos que los agentes del cuerpo destinados en esta localidad "estén acostumbrados a que un pequeño núcleo de la población se dedique a atosigarlos permanentemente". "Sin ningún rencor, está dispuesto a seguir", dijo sobre el agente operado de un tobillo, "dando todo lo mejor para servir a los ciudadanos de Navarra y conseguir entre todos esta convivencia en paz que buscamos día a día".

Fernández de Mesa confirmó que el teniente agredido participó en las labores de rescate de expresos de ETA que solicitaron el pasado mes de marzo la ayuda de la Guardia Civil cuando quedaron atrapados por una nevada. También agradeció las muestras de solidaridad de las instituciones navarras, entre las que destacó a la presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos.