Lara ataca a PP y PSOE por ayudar a crear el monstruo Frankenstein de la UE

nacional

| 10.11.2011 - 11:36 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

El candidato de IU al Gobierno, Cayo Lara, ha arremetido contra el PSOE, el PP y otras fuerzas conservadoras como el PNV y CiU por contribuir a la creación del "monstruo de Frankenstein" en el que se ha convertido la UE y que ahora se ha "revuelto" contra sus propios creadores. Un "monstruo" que ha primado la no intervención pública en la economía y la desregulación y que, como consecuencia de ello, ha recalcado, ha dejado a los Estados sin instrumentos para poder corregir la crisis.

En Fuenlabrada, donde IU da apoyo al Ayuntamiento socialista, Cayo Lara ha denunciado ese "monstruo" europeo que está devorando a sus hijos, como Saturno, y que ya ha engullido a Grecia hasta el punto de que la han obligado a hacer un gobierno de concentración y han impedido a su pueblo "que pueda opinar en un referéndum".El sistema no conoce ideologías, ha dicho, y a la vista está porque no ha respetado ni a Berlusconi, "esa joya de virtudes democráticas", que tendrá probablemente que "hacer las maletas" por la presión de los mercados.

LA EUROPA DE LA DESINTEGRACIÓN

El tratado de Lisboa fue una vuelta de tuerca a Maastricht, ha recordado, y ahora en Europa hay 23 millones de parados. "¿Es esa la Europa social que querían construir o es la Europa de la desintegración?", se ha preguntado. Ha censurado a Bruselas que mantuviera la "independencia" del BCE y no permitiera prestar directamente dinero a los países que lo necesitaran, le ha echado en cara que no "homogeneizara" la fiscalidad, promoviendo así el "dumping," y que no adoptara ninguna medida contra los paraísos fiscales.

Y ahí está Gibraltar -ha ironizado- el trozo de tierra "más emprendedor" del mundo, con sólo 30.000 habitantes y, sin embargo, 80.000 empresas. "Fijaos si son emprendedores".Izquierda Unida, según ha afirmado, quiere lo mismo que hace treinta años, cuando España se integró en la UE: una Europa social, en la que la soberanía resida en los pueblos "y no en el Banco Central Europeo", una Europa que no esté en manos de "mangantes" que se han forrado a costa de los ciudadanos ni dirigida por políticos que "se han bajado los pantalones".

Ha agradecido mucho que sus seguidores le vean como el próximo presidente de España, pero él, consciente de sus limitaciones, ha asegurado que aunque no ganará el 20N, él y su gente están trabajando para que alguna vez haya un jefe de Gobierno de verdad de izquierdas. Y, mientras tanto, ha dicho, tratará de "parar las políticas neoliberales que ha traído Europa, pero que han ejecutado los socialistas con la ayuda del PP. Porque, aunque no son iguales, ¡se parecen tanto!", ha asegurado Cayo Lara en el auditorio del Centro Cívico La Serna, a quien ha escuchado medio millar de personas.

Ha recriminado a ambos partidos que hayan permitido que el Estado, y más en esta situación económica tan difícil, haya dejado de ingresar 28.000 millones de euros anuales por la rebaja de impuestos a los ricos y que se hayan reído de propuestas de IU como cambiar el color a los billetes de 500 euros para que aflorara el dinero negro. Dijeron que era una "gilipollez" -ha subrayado- y si bien ha reconocido que era una medida "tonta" porque, entre otras cosas, España no podía aplicarla por sí sola, si se hubiera puesto en práctica habría permitido recuperar para la hacienda pública quince mil millones de euros en impuestos.

Habría sido así, según él, porque en nuestro país están circulando unos 56.000 millones de euros y no precisamente por las panaderías sino muy ocultos, "en maletines y bolsas de plástico". Por su parte, la "número dos" de la candidatura madrileña, Ascensión de las Heras, que también ha tomado parte en este acto, ha acusado al PP de Madrid de "devaluar" los servicios públicos y de conseguir, con sus políticas, que Madrid tenga una de las mayores deudas del país.