La Xunta culpa a los pirómanos de la muerte de los brigadistas

nacional

| 15.08.2010 - 13:49 h
REDACCIÓN

La Encuesta de Telemadrid

¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
¿Para combatir la corrupción te muestras a favor de la eliminación de los billetes de 500 euros?
Si
96.7%
No
3.3%

La Xunta ha acusado a los "incendiarios" que prendieron fuego en los montes de ser la principal causa de la muerte de los dos jóvenes brigadistas la noche del jueves al viernes cuando intentaban extinguir un incendio aparentemente provocado con un "mechero" en el municipio pontevedrés de Fornelos de Montes.

Las víctimas, Julio Martínez da Silva, de 27 años, y Rodrigo Amo, de 35 años, recibieron un último adiós en los municipios pontevedreses de Tomiño y Nigrán, respectivamente, de donde eran originarios, en presencia del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, y del delegado del Gobierno en Galicia, Antón Louro, y otras autoridades y representantes de formaciones políticas.

El conselleiro de Medio Rural, Samuel Juárez, que acudió al funeral de Tomiño esta mañana, indicó en una conferencia de prensa en Pontevedra esta tarde los "datos provisionales" de los agentes que investigaron las causas concluyen que hay "tres puntos de ignición próximos" en los que "no hay restos" por lo que "intuyen que puede tratarse de un mechero".

Por su parte, el conselleiro de Justicia, Alfonso Rueda, que acompañó a Juarez en la conferencia, destacó que hay "varios incendios en la misma zona muy concentrados, varios de ellos iniciados de noche" lo que muestra que hay una "intencionalidad".

En ese sentido, consideró que "perder eso de vista sería hacer una flaco favor a la investigación de las verdaderas causas del desgraciado suceso de Fornelos".

"El problema no es luchar contra los incendios, sino sobre todo contra los que intencionadamente los causan", indicó Rueda y señaló que la Xunta presentará un informe preliminar con indicios ante el Juzgado número dos de Redondela, que instruye el asunto.

Según Juárez, los agentes fallecidos resultaron probablemente "desorientados" a causa de un repentino cambio de dirección del viento, por lo que es posible que partieran "hacia otro lado" y por ello perdieran el contacto con sus compañeros.

Ambos formaban parte de la primera brigada que llegó al lugar del incendio hacia las 22:49 horas del jueves e inicialmente "parecía que tenían condiciones para abordarlo con los medios de que disponían en aquel momento", según Juárez.

Precisó que uno de ellos, el capataz, "bajó a buscar una motobomba mientras los otros -seis agentes- se quedaron en el lugar" y se situaron a lo largo de una pista forestal, pero en un momento determinado hubo "un incremento súbito de la fuerza del viento y probablemente de algún cambio en la dirección del viento" de manera que surgió "humo y una lengua de fuego atravesó la pista".

En ese momento, uno de los agentes procedió a retirar el vehículo ante la proximidad de las llamas y al regresar preguntó a sus compañeros si estaban bien, "pensó que le habían contestado los que estaban con él", ahora fallecidos, pero en realidad respondieron "los otros", de manera no se dieron cuenta de su desaparición.

Al ser preguntado por la demora de una hora para localizarlos, ya que la Xunta indicó ayer que la búsqueda comenzó a las 23:05 horas y que los cuerpos sin vida fueron localizados después de medianoche, dijo: "No tengo una respuesta para decir por qué tardaron".

El incendio de Fornelos de Montes ha sido extinguido en las últimas horas después de quemar cerca de cien hectáreas.